Estrellas apagadas

12751

La mítica saga de ciencia ficción Star Ocean regresa con su quinta entrega. Nuevamente de la mano de tri-Ace, Integrity and Faithlessness hace del rol y los combates en tiempo real sus pilares jugables, aunque peca de algunos errores que condenan gran parte de la experiencia, que podría haber resultado muy satisfactoria.

Cuando hablamos de videojuegos de rol japonés se nos vienen a la mente historias de fantasía, dragones y todo tipo de criaturas mágicas. Es por ello que la saga Star Ocean, con la ciencia ficción por bandera, ha destacado sobre el resto desde su aparición en Super Nintendo Entertainment System allá por el año 1996. Ahora, veinte años después llega su quinta entrega, que pese a estar numerada en un primer momento finalmente optó por el subtítulo Integrity and Faithlessness.

Estamos en el año espacial 567, durante lo acontecido entre el segundo y tercer episodio de la serie. Después de que los humanos hayan abandonado la Tierra y la galaxia esté a punto de alcanzar la ansiada paz interestelar, en el planeta Faykreed vuelve a prenderse la llama del conflicto. Una fuerza misteriosa y desconocida amenaza la tranquilidad del lugar. Nosotros, en el papel de Fidel Camuze, y acompañados de la joven Miki y la vital Relia, debemos tomar partido en la terrible lucha que se avecina para evitar que Faykreed alcance un destino del que no pueda escapar.

En este contexto, los chicos de tri-Ace han querido adaptar la fórmula tradicional de Star Ocean a los nuevos tiempos con una propuesta mucho más directa y dinámica. Cuando tomamos el rol de Fidel en los combates ya no hay pausa que valga entre el descubrimiento del enemigo que se interpone en nuestro camino y el comienzo de la refriega. Eso no es todo, pues la táctica es vuelve fundamental en este quinto episodio de la saga. A lo largo de la aventura conoceremos a muchos personajes que se irán uniendo a nuestras filas, hasta un total de siete contando a nuestro protagonista.

Podremos hacernos con el control de cualquiera de ellos en el momento de la batalla que deseemos, siendo vital seleccionar al más indicado en cada instante para sobrevivir a la lucha. Fidel, por ejemplo, lucha cuerpo a cuerpo, pues es un habilidoso espadachín; la encantadora Miki, por su parte, hace gala de bastones mágicos para atacar a distancia y de sellos de curación. Cada componente del equipo tiene su función y coordinar los movimientos de todos ellos dota de gran complejidad cada combate.

Por supuesto, no todo es positivo y debemos hacer hincapié en los graves errores de los que goza el programa. En primer lugar, la cámara de batalla se mueve de forma errática incluso en los combates que se desarrollan en espacios muy amplios. Movimientos acelerados repentinamente o situaciones en las que lo único que vemos es una rama de árbol atravesando el plano. Eso no es todo, pues en las contiendas más multitudinarias se produce un guirigay de números que indican el daño que estamos haciendo a los enemigos y destellos por cada impacto sobre ellos que no nos permite saber si un enemigo va a atacarnos y si debemos colocarnos en posición defensiva para salir al contraataque.

Fuera del combate, tenemos ante nosotros distintos lugares que explorar. Podemos recorrer libremente escenarios que, por desgracia, resultan ser más pasilleros de lo que parece en un primer momento. Paredes invisibles que no nos permiten acceder a determinados lugares y una sensación de artificio nos acompañan a todas partes. Sin embargo sí podemos acceder a diversas casas y edificaciones para guardar partida, entrenar nuestras habilidades o conocer a nuevos personajes que nos acompañen en nuestras aventuras.

En las ciudades encontramos algunos errores muy notables con los NPCs. El primero de ellos es que la gran mayoría no gozan de doblaje propio, por lo que lo que tengan que decirnos aparecerá en un aparatoso cartel con texto. Eso no es lo peor, pues en ocasiones tendremos la mala fortuna de cruzarnos en el camino de hasta cuatro personajes secundarios que inundarán la pantalla sin que podamos ver nada durante unos segundos. El segundo gran problema con ellos es el escandaloso clipping del que hace gala Star Ocean: Integrity and Faithlessness. No solo podemos atravesar un brazo de un NPC con Fidel en un momento puntual, sino que podremos atravesar por completo su cuerpo cada vez que se pongan en nuestra trayectoria. No es molesto jugablemente, pero saca al usuario de la historia.

Una historia que, de hecho, es el punto fuerte del programa. A su interesante punto de partida cabe añadir un desarrollo más que interesante y unos acompañantes del protagonista que encarnamos a los que no hay más remedio que adorar. Mención especial para la ya comentada Miki, de la que quedaremos prendados por su ternura y, al mismo tiempo, determinación. Asimismo, las acciones privadas, un sistema con el que podemos descubrir más sobre los personajes y determinar el final de la aventura, se postulan como uno de los elementos principales a la hora de que Star Ocean 5 gane interés. En el apartado de jugabilidad cabe añadir un gran componente estratégico a la hora de hacer subir de nivel a nuestros personajes controlables, crear objetos que nos vayan a ser útiles o mejorar los que ya tengamos en nuestro inventario.

En cuanto a la vertiente audiovisual del videojuego de tri-Ace es necesario poner en valor el gran trabajo realizado a nivel artístico. Los escenarios parecen sacados directamente de artes conceptuales. Lamentablemente el apartado gráfico no se encuentra al mismo nivel y casi no da la sensación de pertenecer a la nueva generación de consolas, pues la que hemos probado ha sido la versión de PlayStation 4. Sin embargo sí hay que mencionar que a nivel de estabilidad la obra funciona a la perfección y no hemos experimentado ninguna caída en el frame-rate que merezca ser mencionada. El diseño de personajes, a cargo de Akira Yasuda es, probablemente, el punto más destacado en cuanto a este apartado.

No ocurre lo mismo con la parte sonora del videojuego. Si bien tenemos un correcto doblaje al japonés y al inglés, Star Ocean 5 llega sin doblar al castellano y, lamentablemente, también sin subtítulos a nuestro idioma, lo que puede suponer un impedimento para muchas personas dado el peso del argumento en el título. En la cara de la moneda encontramos la banda sonora, que rinde a un nivel excepcional y hace gala de temas realmente inolvidables.

Joel Castillo

 

Jugabilidad: El salto definitivo a una acción en tiempo real ofrece un dinamismo sin parangón en la serie. Contamos con un gran número de personajes jugables cuyas habilidades deberemos combinar para aprovechar la vertiente táctica del programa. Por desgracia, la errática cámara entorpece la experiencia.

Gráficos: El acabado final de Star Ocean: Integrity and Faithlessness no parece estar a la altura de la nueva generación de consolas, aunque artísticamente, especialmente los personajes protagonistas, el juego sobresale, al mismo tiempo que su estabilidad.

Sonido: La ausencia de un doblaje y un subtitulado en castellano lastran notablemente el resultado de la obra en España, aunque el doblaje al inglés rinde a un buen nivel y la banda sonora destaca por encima de casi cualquier otro apartado de la aventura de rol.

Duración: Como buen título de rol con un gran componente táctico, Star Ocean 5 nos exprimirá durante unas decenas de horas. Una duración más que adecuada para un videojuego de estas características.

Historia: Tal vez el punto fuerte de lo nuevo de tri-Ace. A su interesantísimo punto de partida cabe añadir que las secuencias cinemáticas donde los personajes avanzan en sus tramas personales son de los más interesante de la propuesta.

Conclusión: Integrity and Faithlessness dispone de un buen número de ingredientes para ser un gran título de rol de acción en tiempo real, aunque la experiencia de juego queda mermada por diversos y numerosos problemas: estar íntegramente en inglés, algunos inconvenientes con la cámara y el desfasado apartado visual (clipping incluido) son los principales. Recomendado para los fans del rol de corte japonés.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Beyond the Labyrinth
 


El título no dispone de doblaje ni textos en castellano.

Cerrar