El ocaso Jedi

¿Alguna vez has deseado estar en el lado oscuro de la Fuerza? Ahora tienes la oportunidad de convertirte en el aprendiz del mismísimo Darth Vader. Que la Fuerza te acompañe, guerrero…

Videojuegos basados en el conocido mundo de Star Wars hemos jugado muchos, pero pocos tan ambiciosos como este Star Wars: El Poder de la Fuerza. Un título que llega con la intención de ser un claro referente dentro de la saga y de las aventuras de esta generación.

Instinto asesino

Este título, desarrollado por la propia LucasArts, se lleva a cabo entre los episodios tercero y cuarto de las entregas cinematográficas. Es decir, que sirve como puente entre la vieja trilogía y la nueva. En él somos Starkiller, un aprendiz del mismísimo Darth Vader que tiene la tarea de terminar con los Caballeros Jedi. Sí, el juego nos pone a trabajar en el lado oscuro de la Fuerza.

Durante el juego, podemos llevar a cabo todas las acciones de estos míticos guerreros, empezando por el uso de una de sus espadas láser. Pero además de enfrentarnos a un amplio número de enemigos con esta arma, también podemos utilizar la Fuerza. ¿Cómo? Pues igual que pasaba en las películas: moviendo objetos, empujando a los enemigos, etc. Sobra decir que estamos ante una aventura en tercera persona de acción directa, cargada de adrenalina y muy lineal, en la que los niveles no nos conceden ni un segundo de descanso. Por suerte el control es sencillo de dominar y permite llevar a cabo todo tipo de acciones sin complicación alguna.

Uno de los aspectos que más ha dado de qué hablar de este El Poder de la Fuerza ha sido sin duda su apartado gráfico. En este sentido hay que destacar que el juego cuenta con un motor propio, diseñado por LucasArts para la ocasión. Y uno de los detalles más llamativos del mismo es la manera en la que se han tratado los escenarios. No sólo podemos interactuar con ellos en gran medida, sino que resultan muy vistosos. Además, las físicas se comportan de manera muy creíble cuando movemos un objeto mentalmente o destruimos algo.

Esta posibilidad de tratar los escenarios no sólo tiene un sentido estético, sino que también influye en el desarrollo. Aparte de utilizar los objetos como armas arrojadizas y cosas así, en más de una ocasión descubrimos que, tras romper algo, encontramos un camino alternativo, o algún que otro secreto más. En este sentido, el juego le saca mucho provecho a los poderes Jedi. Por último hay que resaltar su estilo cinematográfico, que en todo momento mantiene una ambientación similar a la de las películas. Es una lástima que sea tan corto y que su desarrollo no sea un pelín más variado.

Publicaciones relacionadas

Cerrar