La fuerza de BioWare

5945

Los creadores de Mass Effect y Dragon Age han cumplido con lo prometido: crear el juego de rol masivo online más profundo y llamativo del mercado, y basado en el fantástico mundo de Star Wars. ¿Alguien da más?

Ha tardado en ver la luz y ha costado lo suyo, pero finalmente Star Wars The Old Republic es toda una realidad que hemos podido disfrutar por nosotros mismos. Un juego que, bajo el siempre talentoso sello del estudio BioWare, presenta una propuesta muy superior a la de la mayoría de MMORPG que se pueden encontrar a día de hoy en el mercado. Como se suele decir, el trabajo duro ha tenido su recompensa.

Comienza tu propia leyenda

La mayor diferencia entre The Old Republic y la mayor parte de sus competidores dentro el género está clara: su poderío argumental. Mientras que la mayoría de lanzamientos de este tipo presentan meras excusas para salir a cumplir misiones más o menos sencillas, aquí nos encontramos con una elaborada historia. Y, sobre todo, con la sensación de que todo lo que hacemos tiene un por qué y unas consecuencias. Algo que hasta ahora solamente existía en algunos juegos de rol individuales y de primer nivel.

The Old Republic se ambienta miles de años antes del primer episodio cinematográfico de Star Wars. Es entonces cuando de nosotros depende elegir por qué tipo de bando queremos decantarnos y, de esta forma, sumarnos a una terrible guerra entre la República y el Imperio que decidirá el destino de la galaxia. En total podemos elegir entre cuatro clases distintas, cada una de ellas con sus propias características. Por lo tanto, al decidir que tipo de Jedi o de Sith somos tenemos que tener muy presente que el juego cambiará considerablemente.

Y es que The Old Republic, a pesar de su carácter multijugador online nos hace sentir en todo momento que todo gira a nuestro alrededor. Y en parte es así. El juego adapta cada partida al usuario, permitiendo cierta flexibilidad a la hora de tomar decisiones, principalmente éticas.

Porque, si por algo han destacado hasta ahora los juegos “convencionales” de BioWare ha sido por darnos ciertas libertades a la hora de encarar un desarrollo. Y esa particular percepción de los videojuegos se sigue dando también aquí. Aunque adaptados a cada tipo de jugador, el título cuenta con diálogos y argumentos que preceden a las misiones y otorgan de una gran profundidad a la aventura. Es decir, que aquí nada sucede porque sí, sino que en todo momento podemos sentir cómo nuestro personaje se va forjando su propio camino. Aún así, si llega el momento en que nos encontramos con demasiadas charlas (lo cual puede pasar) y sentimos que el ritmo es demasiado lento, podemos saltárnoslas.

Aunque en realidad es precisamente eso, sus escenas de vídeo, introductorias y su argumento lo que diferencia The Old Republic de su mayor competidor, el veterano World of Warcraft. Principalmente porque, por lo demás, BioWare ha seguido casi a pis juntillas lo visto en el juego de Blizzard, intentando así apostar sobre seguro en su planteamiento. ¿Estamos, pues, ante un WOW pero con un guión digno de Mass Effect? Podríamos decir que sí.

Por supuesto, hablamos de un juego de rol, con todo lo que eso significa. Nuestro principal objetivo en el título es superar misiones y conseguir objetos, para de esta forma aumentar nuestro nivel, nuestros atributos y poder especializarnos de manera progresiva. Estas misiones no son, por lo general, especialmente originales, ya que suelen consistir en derrotar a una serie de enemigo, llevas a cabo búsquedas determinadas y cosas por el estilo que nos van llevando de acá para allá. No obstante, sí encontramos también algunas más propias del universo Star Wars, que se salen de este marco genérico y nos permiten recorrer algunos de los lugares más emblemáticos creados en el mundo de George Lucas. Y es que si algo queda claro desde los primeros minutos de juego, incluso mientras superamos los diez primeros e iniciativos niveles, es que The Old Republic es un título hecho por y para amantes de Star Wars. Un universo realmente generoso -incluso ya, recién salido del horno- que nos permite formar parte de esta saga como nunca antes.

Tu fiel compañero

Otro de los aspectos más importantes del juego lo encontramos en los compañeros. Un elemento más que hace que The Old Republic sea una fusión singular entre los MMORPG y lo que podríamos considerar “juegos de rol normales”. Estos compañeros no solamente nos pueden seguir y prestar apoyo durante las misiones, sino que su papel resulta mucho más relevante.

Al igual que a nosotros mismos, es posible mejorarles y equipar objetos para así potenciar sus propias habilidades. Habilidades que, claro está, nos vienen muy bien durante algunos momentos determinados.

Cada uno de estos compañeros, además, cuenta con su propia historia. Una clara demostración de lo importante que resulta para BioWare dar profundidad a todos los detalles de sus productos. Es más, durante muchos momentos, estos “ayudantes” nos dan sus opiniones sobre algunos aspectos morales, opiniones que incluso pueden no estar de acuerdo con las nuestras.

Por su parte, el juego cuenta con un acabado gráfico realmente solvente que, si bien no está a la altura de otros juegos actuales, sí mantiene el tipo de sobra, teniendo en cuenta el género al que pertenece. El trabajo de texturas se nota muy cuidado, lo mismo que los personajes o los propios escenarios. Y es que más de un viejo aficionado a Star Wars se quedará con la boca abierta al recorrer muchos de los escenarios del juego, sobre todo pasadas las primeras horas.

A esto también hay que sumarle una calidad sonora a tener en cuenta. El título incluye tanto temas clásicos de los episodios cinematográficos de Star Wars como composiciones originales creadas desde cero para el juego. Y además, todos los diálogos están doblados, aunque al inglés, eso sí. Por el momento el juego llega sin localizar al castellano.

VALORACIÓN FINAL

Jugabilidad: Parte de la base de World of Warcraft, pero cuenta con un argumento de lujo, adaptado a cada jugador y basado en el rico mundo de Star Wars. El sistema de progresión, clases, subida de nivel, misiones y demás funciona, sin ser especialmente innovador.

Gráficos: Teniendo en cuenta el género del título, tienen un gran nivel. Todo está muy cuidado, tanto técnica como artísticamente, y sin requerir grandes máquinas para poder moverlo.

Sonido: La banda sonora es muy parecida a las de las entregas cinematográficas. Es decir, que tiene mucha calidad. Los diálogos están doblados al inglés, aunque no al castellano.

Duración: Como es habitual en este tipo de lanzamientos, la duración es casi incalculable. Una apuesta a largo plazo que promete infinidad de horas de diversión frente a nuestros ordenadores.

Conclusión
Star Wars The Old Republic ha conseguido cumplir con todo lo que se había propuesto en un principio. Estamos ante el que posiblemente sea el MMORPG más grande del momento, que parte del encanto de La Guerra de las Galaxias, la jugabilidad ya clásica de World of Warcraft y, además, un estilo argumental propio de BioWare. A poco que os guste el género la serie, es una apuesta que no os decepcionará, todo lo contrario.

Publicaciones relacionadas

Cerrar