Pidamos el cielo

13010

Paradox Interactive se lanza a la piscina con Stellaris, un videojuego estratégico ambientado en el espacio que no dejará a ningún jugador indiferente y que se ha guardado un puesto en Steam como uno de los mejores valorados. El cosmos gusta, y con Stellaris vivirás un viaje sin igual.

¿Quién no ha querido alguna vez hacerse astronauta o ir al espacio? Si hay algo que maraville al ser humano es el mirar el cielo y tratar de desentrañar los misterios que guarda el espacio. Pese a que nuestra actual situación nos permite cosas como detectar planetas potencialmente habitables o nuevas estrellas a años luz, todavía tenemos algo lejos el poder llegar a movernos por ahí con nuestras naves como si estuviéramos en una película de ciencia ficción.

Stellaris supone una alternativa maravillosa para estas pequeñas frustraciones, y nos permite hacernos amos de la galaxia a base de mucha estrategia y toma de decisiones. Nadie dijo que sería fácil colonizar otros planetas, tratar de llegar a un trato cordial con otras especies ni mucho menos mantener todos nuestros recursos, pero todo esfuerzo tiene su propia recompensa y con este nuevo título de Paradox Interactive es el poder disfrutar de un videojuego de temática espacial como pocos.

 

Stellaris se presenta como un videojuego donde el único límite lo pones tú mismo… o en todo caso tus enemigos. En primer lugar destaca en este videojuego el gran repertorio de especies para elegir a la hora de crear tu imperio. Mientras que por un lado se te presentan una serie de especies predefinidas, como humanos y hongos, puedes crear la tuya propia con más del doble de especies más por ver. Uno de los puntos fuertes de la creación de razas es que puedes personalizarla en gran medida, decidiendo tanto el avatar como el nombre y bandera de tu ciudad.

Sin embargo, lo que más atrae la atención sin lugar a dudas es la posibilidad de elegir una ética y política. Destacan una serie de clasificaciones como la militarista, la espiritual o la pacífica entre otras, y puedes encontrarlas en versión moderada o radical. Tal vez te preguntes qué beneficio sacarías de ser un xenófilo radical, por poner un ejemplo, y es que cada alineación se corresponde con una serie de ventajas y desventajas.

De la mano a esto va el tipo de gobierno ejercido, que dependerá de tu ética. Puedes elegir un total de tres éticas que puedes combinar como quieras, lo que te permitirá elegir un tipo de política u otro que va desde una dictadura militar hasta una democracia directa.

Otro aspecto de la creación de la especie y que cabe destacar es el de sus propias características. Podrás elegir hasta dos puntos fuertes, aunque si eliges algún punto débil recibirás una unidad a canjear por otra ventaja. Todo se trata de ver qué es lo que más se ajusta a tus gustos o necesidades y hacer uso de la estrategia, elemento muy presente a lo largo del juego. Por ejemplo, te puedes crear una especie muy científica, longeva y resiliente pero débil en combate.

Una vez que ya hemos creado nuestra raza toca ponerse manos a la obra. Podrás personalizar el tamaño de la galaxia a explorar, por lo que tal vez te interese empezar por una relativamente pequeña para posteriormente ir ampliando horizontes una vez que cojas la dinámica de juego.

Empezarás con dos naves: una de construcción y una científica. En primer lugar te tocará explorar todo el sistema para descubrir qué planetas o estrellas hay en un cuadrante y ver qué recursos puedes ser capaz de explotar. El proceso no durará mucho y se te abrirán una serie de diálogos cuando encuentres cosas interesantes. Por ejemplo, puede que en algún momento dado des con una especie alienígena extraña que podrás investigar o ignorar, todo depende de cuáles sean tus prioridades. Según tu alineación tendrás a tu disposición unas decisiones morales u otras, y habrá situaciones inolvidables como el hecho de destruir un meteorito que amenaza con volatilizar todo un planeta, o dejar que la naturaleza siga su curso. 

Una vez que tengas un cuadrante totalmente explorado, es la hora de organizarse. Si hay algún astro con recursos se te marcará con un icono identificativo, para o que necesitarás una serie de recursos a la hora de establecer una planta minera. Por otro lado, puede que encuentres planetas potencialmente habitables, aunque tardarás un poco en poder colonizarlos porque requerirás de una nave colonizadora que no desbloquearás hasta más tarde.

Aquí entra en juego tu planeta natal. Tendrás el poder de decidir gobernador y las normas y ayudas que proporcionarás a tus ciudadanos, lo que será esencial para ganarse su apoyo. En el apartado superficie verás cuál es tu población, que se mostrará en unos recuadros. Si ésta tiene debajo, por ejemplo, el símbolo de una manzana, significará que si ahí poner un biolaboratorio o algún edificio productor de comida obtendrás mensualmente X unidades de comida con las que alimentar a tu pueblo. Lo mismo pasa con los minerales, la investigación y la energía. Cabe mencionar que quizá el recurso más importante es la energía, ya que te verás obligado a construir varias plantas para poder lograr mantener todo tu imperio.

Tanto las naves como los edificios y construcciones consumirán mensualmente cierto nivel de energía, por lo que deberás estar preparado y encontrar un punto de equilibrio si no quieres tener pérdidas. De todas formas, a medida que avances podrás ir mejorando los edificios para obtener más ganancias, también tienes la posibilidad de construir edificios en cuadrantes que no estén específicamente destinados a sus funciones, la única condición es que perderás esa propiedad (por ejemplo, si haces un centro de investigación en un lugar con beneficios en energía, éste se perderá). Recuerda que para mantener un edificio tendrás que hacer que una población desarrollada (aquella que no es transparente) se sitúe en el mismo cuadrante, motivo por el que debes jugar mucho con la estrategia.

Continuando con el apartado superficie, habrá algunos recuadros que estarán bloqueados por vertederos o chabolas entr otros. Deberás despejarlos en cuanto puedas a cambio de cierta inversión, pero será esencial cuando tu población crezcas y necesites más recursos.

Ya que hemos comenzado hablando de tu planeta natal, éste también tendrá varias funciones. Aquí podrás construir todas las naves que vayas desbloqueando y, además, deberás vigilarlo constantemente porque cada cierto tiempo (dependiendo de tu política) habrá elecciones. Si tu sistema es una democracia, podrás echar un vistazo a los candidatos, a sus alineaciones, e incluso podrás apoyar a uno de ellos para intentar ayudar a que gane. Cabe mencionar que el desarrollo del juego va en función de días, meses y años. Los segundos en la vida real equivalen a días, por lo que el nivel del juego va bastante rápido para que las construcciones no tarden demasiado en hacerse.

Una vez que haya un ganador, éste querrá implantar sus propias medidas, por lo que en tu diario de desarrollo figurará una serie de misiones dedicadas a cumplir con el programa electoral prometido. Aquí también podrás visualizar tutoriales y otros descubrimientos que vayas haciendo, para que vayas siguiendo lo que hay que hacer.

Otro punto esencial para evolucionar en Stellaris en la investigación. Necesitarás tres personas a cargo de tres áreas: sociedad, física e ingeniería. Se te darán normalmente tres opciones de investigación y tú deberás elegir una para cada una, la que creas que te convenga más. Con esto podrás potenciar crear planos para edificios nuevos o mejorados, conocimientos sobre otras especies, la creación de nuevas naves como la colonizadora e incluso robots con los que poco a poco sustituir tu población.

No hay que olvidar que en este juego de exploración espacial es estratégico, y si debes colonizar planetas e investigar partes remotas de la galaxia… deberás estar preparado para los conflictos. Para ello será fundamental ir bien equipado, o de lo contrario los enemigos acabarán contigo en un periquete. Dependiendo de tu alineación tus naves tendrán una prioridad a la hora de actuar en cuanto vean a una especie hostil, aunque tú también podrás elegir si realizar una táctica evasiva u ofensiva. Tendrás que jugar con ello y decidir lo que más te conviene, pero debes tener en cuenta una cosa: si tu nave, cualquiera de ellas, es destruida, la persona al mando también morirá y necesitarás contratar a más personal.

Una ayuda en estos casos será la de pedir ayuda a tu propio ejército. Empezaras con pocos, pero poco a poco puedes ir incrementando su número si te interesa tener una alta defensa. Éste acudirá a tu rescate para combatir el enemigo y comenzará una ágil e impresionante batalla de la que, con suerte, puede que salgas victorioso.

En algunas ocasiones no se te dará la ocasión de conocer a las especies que te atacan, pero habrá momentos en los que sí. Aquí toma un papel fundamental el tener ciertas actitudes de cara a esta nueva especie: ssi quiere mantener una relación cordial, puede que al principio le caigas mal debido a su alineamiento (puede ser xenófobo) pero con el tiempo la amistad aumentará. Si lo consigues, esta especie podrá ayudarte a la hora de defender tu territorio, abrirá caminos comerciales contigo e incluso podréis instalar embajadas entre vosotros en vuestros planetas, pero no creas que aliándote con ellos te darán carta blanca para colonizarlos… Si se enfadan o desde un primer momento se declaran enemigos tuyos, se desencadenará una encarnizada batalla espacial repleta de luces y explosiones.

Un elemento del que no se ha hablado anteriormente es el de la influencia. Este es esencial también a la hora de decretar edictos y reclutar líderes, y solo podrás aumentar su cifra mensual mejorando edificios e incluso declarándote enemigo público de otras especies extraterrestres, ya que así ganas confianza.

Tal y como se ha mencionado con anterioridad, el videojuego se desarrolla a lo largo de años. El tiempo va pasando a cada segundo, por lo que puede que para organizarte bien tengas que pausar en algunas ocasiones. Aun así, debes tener muy en cuenta el tiempo que tardan tus naves en moverse a lo largo de la galaxia, porque si entras en batalla con una nave en cierto punto pero tus apoyos están demasiado lejos, puede que sea demasiado tarde cuando lleguen. Es por esta razón que a la hora de hacer distancias muy largas tendrás un viaje a velocidad ultralumínica si posees un motor de curvatura, que también te ofrecerá una vista increíble de toda la galaxia.

A nivel de resumen, hay muchas más cosas que puedes realizar en Stellaris pero normalmente estos son los puntos básicos que debes vigilar. Como ves, hay gran cantidad de cosas a tener en cuenta lo que puede hacer que aquellos que no están acostumbrados al género estratégico se vean algo abordados. A lo largo del juego puedes activar un tutorial que te vaya dando consejos e indicando qué puedes hacer con todo lo que tienes, por lo que poco a poco vas cogiéndole el truco.

A nivel gráfico hay que decir que Stellaris es excelso. Puedes observar todo el cuadrante desde la lejanía, para controlar todos los planetas y estrellas de un solo vistazo, pero en cuanto acercas la vista no puedes hacer más que maravillarte.

Presenciar las exploraciones los combates bien de cerca es impresionante, pues las naves están hechas de manera impecable y los planetas tienen una superficie que a lo mejor sonará porque pueden parecerse a la de los planetas de nuestro sistema solar, pero aun así son impresionantes debido a su variedad en tamaño y color. Los agujeros negros dan auténtico terror pero quizá lo que más te deleite la vista sean las estrellas. Te encontrarás tanto enanas rojas como otras tipologías, con un aspecto fiel a la realidad, y en cuanto las ves de cerca te enamoras del gran cuidado con el que están hechas. Sin duda alguna, más de una vez pausarás el juego para realizar capturas de pantalla.

Otro aspecto que impresiona muchísimo es que el universo no es un mero espacio fijo que tú debes conquistar, sino que este va cambiando y evolucionando mientras juegas, motivo por el que puedes encontrarte especies combatiendo y planetas que cambian de manos.

En cuanto al sonido, las melodías que te acompañan ayudan a que obtengas una mayor inmersión y recogen perfectamente la temática espacial, con pistas que te harán detener el juego para disfrutar de ellas. Mientras que el sonido es en inglés, el videojuego está totalmente subtitulado al español con una precisión exquisita, aunque puede que al principio ver tanto por leer podría llegar a agobiarte.

Stellaris está disponible para PC y contiene un modo individual y multijugador, por lo que si de por sí es tenso jugar tú solo y combatir contra otras especies… imagínate contra otros jugadores sedientos de poder. Una recomendación: cuidado a la hora de confiar en alguien.

Lo nuevo de Paradox Interactive ha ido recibiendo gran cantidad de mods desde su propio lanzamiento, lo que amplía la experiencia del videojuego a niveles inimaginables. Si además eres fan de Star Wars, prepárate porque hay algunos que te trasladarán directamente a las películas y te harán disfrutar como un niño.

María Rosado

 

Jugabilidad: Es algo complicado de dominar pues debes tener en cuenta muchos factores, pero posee una impresionante riqueza que te invita a sumergirte en esta aventura sin igual. La herramienta de creación de personajes es simplemente magnífica y aunque puede que te encuentres momentos en los que no harás nada mientras tus naves exploran, siempre habrá objetivos por cumplir y recursos por distribuir.

Duración: ¡Ilimitada! Por mucho que te hagas con toda la galaxia, siempre habrá algún evento inesperado que le pueda dar la vuelta a la tortilla.

Gráficos: Son maravillosos y recogen con fidelidad todos los elementos del cosmos. Quizá habría estado bien el poder ver a las especies dentro de sus propios planetas, pero se perdona teniendo en cuenta todo el trabajo que ha habido a la hora de crear los planetas, las estrellas, los avatares de las especies (que son increíbles), los diseños de las naves…

Sonido: Las melodías son hermosas y casan perfectamente con el juego, con pistas que distinguen perfectamente un momento de descubrimiento con otro de enfrentamiento. A pesar de que las voces estén en inglés, se agradece muchísimo el que haya venido totalmente traducido a un español impoluto.

Conclusión: Si te gustan los juegos estratégicos de ciencia ficción, sin duda alguna Stellaris es lo tuyo. Paradox Interactive ha hecho un gran trabajo con este título que va a dar que hablar por mucho tiempo, como ya se está comprobando al ser todo un éxito en Steam. Eso sí, te recomendamos que tengas mucha paciencia cuando juegues y que vayas paso a paso y no intentes abarcar demasiado, o podrás acabar rápidamente en una crisis energética insalvable. 

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…


Strellaris viene del latín "stella", que significa estrella.

Cerrar