La pelea definitiva

Uno de los juegos de lucha más importantes e influyentes de todos los tiempos, Street Fighter, ha sido recuperado para la causa por Capcom. Y lo ha hecho con una cuarta entrega que recoge la esencia de Street Fighter II y la acicala con nuevas ideas e innovaciones.

Seguro que muchos de vosotros os pasasteis muchas horas de vuestra vida echando monedas a la máquina correspondiente de Street Fighter II, considerado por muchos como el mejor juego de lucha de la historia. ¿No es así? Bien, pues Capcom ha recuperado dicha franquicia y la ha querido “poner al día” con una cuarta entrega que combina viejos conceptos con importantes novedades.

Lucha tradicional

La propuesta de esta cuarta edición del torneo de lucha de Capcom sigue los mismos derroteros jugables que encumbraron al original. ¿Y qué quiere esto decir? Pues que cada una de las peleas tiene un desarrollo tradicional en 2D, o lo que es lo mismo, que los luchadores solo pueden desplazarse en el mismo plano: de derecha a izquierda (y viceversa).

De igual forma, la compañía nipona también ha respetado el sistema de control. Seis botones son los empleados para realizar los golpes básicos (tres puñetazos y otras tres patadas de distinta intensidad), botones que por supuesto pueden combinarse entre sí y en conjunción de la cruceta digital (o stick analógico izquierdo) para llevar a cabo una gama de movimientos realmente amplia.

Ese mismo término también podemos emplearlo para calificar el plantel de personajes controlables. La plantilla de personajes está formada por 35 luchadores nada menos, tipos como Ryu, Ken, Chun-Li, Guile, Sagat, Cammy… y otro tantos nuevos como Juri o Hakan.

Novedades reseñables

Al igual que los nuevos personajes, esta cuarta entrega presenta varias innovaciones. La más llamativa es el salto tecnológico a las 3D. Y decimos tecnológico porque, como ya os avisamos líneas más arriba, la jugabilidad sigue siendo 2D, si bien tanto los personajes como los escenarios han sido recreados en tres dimensiones. Esta mejora gráfica ha permitido alcanzar un nivel de detalle mucho más elevado que el registrado antaño, incorporar animaciones faciales a los personajes, dotar de más vida a los escenarios…

Pero las innovaciones no solo se quedan en la “chapa y pintura” del título, sino que también alcanzan a la jugabilidad. Por ejemplo, los Focus Attacks nos permiten realizar ataques incontestables así como recuperar algo de energía, siendo un elemento muy a tener en cuenta… al igual que el elevadísimo número de nuevos movimientos y ataques especiales que pueden llegar a realizar los personajes.

Sin duda, este lanzamiento ha servido para revitalizar el género de los juegos de lucha, de “capa caída” en los últimos tiempos. Hasta tal punto es así, que es muy difícil echarle algo en cara… bueno, quizá el excesivo coste de los múltiples contenidos descargables que se han sacado de la manga los chicos de Capcom, contenidos que simplemente aportan nuevos trajes y demás para los personajes. Eso sí, la excepción a esto la encontramos con la reciente expansión Arcade Edition, descargable que ofrece múltiples novedades (como cuatro nuevos personajes) por un precio bastante ajustado.

Publicaciones relacionadas

Cerrar