Lucha de titanes

En un lado del ring, Street Fighter. En el otro, Tekken. Posiblemente los dos nombres propios más importantes del mundo de la lucha, frente a frente. ¿Y cuál ha sido el resultado del combate? Descúbrelo con nosotros…

Que dos pesos pesados de la lucha se vean las caras en un mismo juego ya es todo un acontecimiento de por sí. ¡Y qué acontecimiento! Si hace unos años, simplemente, nos hubiesen dicho que íbamos a ver a los más ilustres luchadores de las sagas Tekken y Street Fighter juntos, posiblemente no nos lo hubiésemos creído. Pero ahora ya es toda una realidad. Capcom ha puesto toda su experiencia en el género en marcha para crear uno de los títulos de lucha del año. Ya le llegará el turno a Namco de tener su oportunidad.

Y el resultado, al contrario de lo que algunos aventuraban, es mucho más que un mero Street Fighter IV con más personajes. En realidad Street Fighter X Tekken es un completo, vibrante y divertido juego de lucha con personalidad propia. Está claro que la mano de Yoshinori Ono, el principal responsable del juego, y compañía se nota desde el primer combate, pero estamos ante el nacimiento de un nombre completamente nuevo y con sus propias características.

En primer lugar, y a diferencia del ya mencionado Street Fighter IV, en esta ocasión nos encontramos con peleas que se desarrollan mediante luchas “dos contra dos”. O lo que es lo mismo, que antes de cada combate hemos de elegir dos personajes para formar un equipo y entre los que podemos alternar en cualquier momento. Pero, al contrario de otros juegos similares, en esta ocasión la lucha se pierde en cuanto uno de los dos personajes se queda sin salud. Es decir, que tenemos que andar con mucho ojo para que ninguno de los dos sea derrotado, o la pelea llega a su fin.

Este planteamiento hace que el juego resulte más táctico que, por ejemplo, King of Fighters, y que elegir un equipo equilibrado y que se complemente bien sea clave si queremos ganar. Además, claro, esta opción permite también enfrentamientos en cooperativo para hasta cuatro jugadores.

En cualquier caso, Capcom ha decidido aprovechar al máximo el planteamiento del juego, dándole, como decíamos, un carácter muy especial. No sólo podemos cambiar entre un luchador y otro cuando deseemos, sino que es posible hacerlo de formas muy distintas y efectivas. Por ejemplo, después de ejecutar un combo, o incluso podemos utilizar los dos personajes a la vez. Eso sí, para hacerlo primero es necesario rellenar una barra de energía, que aumenta durante la lucha. En caso de que juguemos en solitario, el segundo luchador lo maneja la propia máquina.

Por supuesto, estas técnicas no son sencillas de llevar a cabo, y requieren bastante pericia con el pad. Sobra decir, en este sentido, que Street Fighter X Tekken es un juego realmente profundo y lleno de posibilidades. Un título capaz de adaptarse al jugador, y no al contrario. Eso hace que su jugabilidad sea realmente flexible. ¿Más opciones durante las peleas? Las hay. Por ejemplo, podemos sacrificar a uno de nuestros luchadores para que, gracias a esto, el otro desate un mayor potencia. Eso sí, sólo durante unos segundos. Una técnica que, una vez dominada, da muchísimo juego en esos momentos en los que estamos a un paso de perder un combate.

Además, cada personaje tiene sus propios movimientos y características, así como combos especiales, algunos de ellos verdaderamente espectaculares y casi capaces de decantar el resultado de un enfrentamiento por ellos mismos.

Así que, como veis, Street Fighter X Tekken no es una mera excusa para aprovechar el tirón o el atractivo de ver a personajes de la talla de Ryu, Ken, Guile, Chun-Li, Sagat, Balrog, Kazuya, Law, Paul, Mishima, Nina, etc., dándose caña, sino que es un juego inteligentemente planificado, y capaz de hacer las delicias de todos los amantes de la lucha. Igualmente, a su generoso plantel de luchadores de ambas franquicias, hay que añadirle alguna que otra estrella invitada, que sin duda a más de uno sorprenderá, como el mismísimo Pac-Man.

La complejidad de Street Fighter X Tekken se completa, a su vez, con un ingenioso sistema de gemas. Este, como ya adelantamos en su día, consiste básicamente en una personalización de los personajes. Durante el juego vamos desbloqueando distintas gemas que, divididas en dos grupos, nos permiten potenciar a nuestros púgiles. ¿Cómo? Pues mejorando su salud, haciendo que sus técnicas sean más fuertes, aumentando nuestra resistencia a los golpes, etc. Existen un montón de dichas gemas, las cuales podemos combinar durante las luchas (hasta tres). Algo que sin duda resulta muy interesante, sobre todo a la hora de pelear con otros usuarios a través de Internet.

Aunque la utilidad de las gemas no termina ahí, y también encontramos algunas que ayudan a simplificar elementos del juego y así dar algo de ayuda a los menos puestos en los juegos de lucha. Una manera bastante aceptable y original de permitir que los usuarios que no tengan mucha experiencia cuenten con alguna posibilidad en las luchas online.

Visualmente, lo nuevo de Capcom sí sigue muy de cerca lo visto en Street Fighter IV, para bien o para mal, dependiendo de lo que nos guste o no su estética en plan cartoon. En cualquier caso, de lo que no cabe duda es que el título cuenta con unas animaciones de los personajes fantásticas, así como de unos fondos llenos de detalles, muy variados y con frecuentes guiños a ambas sagas. En general hablamos de un juego espectacular y vistoso a partes iguales.

Valoración final

Jugabilidad: Profunda, variada, personalizable y muy, muy intensa. Vamos, un juego cien por cien Capcom, pero con su propia personalidad.

Gráficos: Muy parecidos a los de Street Fighter IV. Tanto los personajes como los escenarios son para quitarse el sombrero.

Sonido: Las voces están en inglés y japonés. La banda sonora está llena de melodías que acompañan perfectamente y animan en todo momento.

Duración: Teniendo en cuenta la gran cantidad de personajes y sus muchas opciones de personalización, se trata de un título muy duradero. Incluso para estar dentro del género de la lucha.

Conclusión
Capcom lo ha conseguido. Ha cumplido con lo que se esperaba en esta histórica cita, presentando un vibrante juego de lucha lleno de posibilidades, bastante innovador en algunos aspectos y que lleva el inconfundible sello de la desarrolladora japonesa. Un auténtico imprescindible para los amantes del género. Poco más que decir, salvo que ahora le toca el turno a Namco con su Tekken X Street Fighter.

Publicaciones relacionadas

Cerrar