El reino de los cielos

11303

Sin lugar a dudas el género de estrategia ha vivido en PC una época dorada, algo que sigue vigente hoy en día y que esperamos siga presente con el paso de los años. Posiblemente sea uno de los géneros más importantes en esta plataforma, con permiso de las increíbles aventuras gráficas que hemos visto nacer con el paso de los años. Ahora, la franquicia Stronghold Crusader vuelve con una nueva entrega, dispuesta a asentar los cimientos de un género que tantas horas de diversión nos ha dado y que, además, ha conseguido que el jugador estruje sus sesos hasta la desesperación para dar con la estrategia ideal en el campo de batalla. Conoce con nosotros Stronghold Crusader 2, un título por y para amantes de la gestión y la estrategia.

Firefly Studios vuelve de nuevo a la carga con lo que mejor sabe hacer: ofrecer una experiencia única de estrategia a los usuarios de PC. Fue en el año 2002 cuando tuvimos la oportunidad de disfrutar de Stronghold Crusader y ahora, doce años después, ha sido el momento elegido para poder meternos de lleno en la esperada secuela de esta franquicia, que ha sabido hacerse un huevo en el corazón de los fans de juegos de estrategia en tiempo real.

En esta ocasión, tal y como su nombre indica, el título se centrará en narrarnos historias inspiradas en la época de las cruzadas, donde se enfrentarán dos bandos: musulmanes y cristianos. A pesar de que la premisa ya es de por sí bastante llamativa, el juego introduce jugosas novedades, además de explotar todas aquellas que ya son características en este género tan laureado.

Así descubrimos que la puesta en marcha de Stronghold Crusader II es bastante sencilla en la teoría, aunque por supuesto, nuestra aventura no será un paseo durante su transcurso. Como objetivo claro y principal nos encontramos con la construcción de nuestro castillo, base principal en la que se instalarán los diferentes aldeanos que serán los engranajes del desarrollo de nuestro bando. Podríamos decir que existe una especie de retroalimentación, ya que los pueblerinos no tardarán mucho en morir sin el trabajo del ejército y la administración de recursos por nuestra parte, mientras que los combatientes tendrán los días contados si los trabajadores no cumplen su cometido dentro del castillo.

Aquí es donde entra el factor que caracteriza a Stronghold Crusader II: la gestión de recursos y la buena administración de los mismos. Como buen juego de estrategia en el que nos encontramos, nuestros aldeanos contarán con todo tipo de elementos, algunos de ellos para satisfacer necesidades tan importantes como la felicidad o la salud, y otros tantos vitales para la creación de nuevos edificios o armamento para llevar a cabo una batalla.

Porque si de algo se caracteriza Stronghold Crusader II es de que, además de tener que defender el fuerte con uñas y dientes, el jugador también tendrá que aniquilar al bando contrario, alzándose de esta forma con la victoria. Para facilitar esta tarea, el título cuenta con un sistema de creación automatizado, así, los jugadores decidirán qué elementos quieren construir dentro de su fortaleza y éstos aparecerán de forma automática en el lugar seleccionado, siempre y cuando tengamos los recursos necesarios, claro está. Tal vez esto no sea lo más realista que hayamos visto en el género de estrategia, pero también supone la ventaja de no tener que esperar largos periodos de tiempo hasta ver nuestra construcción finalizada.

Eso sí, a pesar de que estas edificaciones aparecerán de forma inmediata en el mapa, tenemos que tener en cuenta una serie de características. Por poner un ejemplo, tenemos que pensar que serán los aldeanos del lugar los que tendrán que desempeñar diferentes funciones, como crear armas u otro tipo de elementos, por lo que elegir el lugar idóneo para su colocación será de vital importancia. De esta forma el usuario tendrá que jugar con la cantidad de espacio disponible e intentar a toda costa que las distancias que tengan que recorrer los trabajadores sean lo más pequeñas posibles, para ahorrar tiempo entre las diferentes fases de creación de elementos.

Además, el juego también opta por un sistema automatizado a la hora de asignar diferentes trabajos, por lo que en el momento en el que algún aldeano se encuentre en la plaza del pueblo sin trabajo, será posicionado de forma automática a su nuevo puesto, sin obligar al usuario a estar atento a este aspecto de la gestión. 

Por supuesto, al tratarse de un juego en el que tendremos que velar por la felicidad de nuestros habitantes, también será necesario prestar especial atención a las necesidades de nuestros inquilinos. Así nos encontramos con suministros como la comida, que no podrán faltar en ningún momento si lo que queremos es que el sistema de producción vaya al alza. También contamos con un factor importante en nuestra aldea: la popularidad. Si nuestra reputación se encuentra por los suelos, es de esperar que suframos abandonos por parte de los integrantes de nuestro pueblo, algo que no ocurrirá si permanecemos atentos a características como la religión, las raciones de cerveza, que correrá por doquier en las celebraciones de victoria, o los impuestos, que mermarán los bolsillos de los pueblerinos.

Además de esto, como ya hemos mencionado, Stronghold Crusader II también cuenta con mecánicas ofensivas en su propuesta, por lo que dependiendo del bando en el que nos encontremos, tendremos que llevar a cabo una estrategia de combate idónea. Por desgracia, y a pesar de existir dos clases en el título, musulmanes y cristianos, las diferencias entre ambos no parecen muy palpables en el momento de la acción, limitándose a simples cambios en el color dependiendo del bando en el que nos encontremos. Sin lugar a dudas se trata de una característica bastante desaprovechada, que de haber exprimido su jugo más, habría dado un resultado redondo.

En cuanto a los ejércitos disponibles en Stronghold Crusader II contaremos con los ya habituales en el género, como por ejemplo los arqueros, espadachines, caballeros templarios o incluso asesinos, que tienen la capacidad de franquear murallas enemigas. Pero si una característica nos ha entusiasmado especialmente, en lo que se refiere a posibilidades de ataque, son las catapultas. Estas catapultas se nutren de dos tipos diferentes de proyectiles, por un lado estarán las piedras, especialmente útiles para causar estragos en las unidades enemigas, y por otro se encuentran los animales enfermos. Estos animales enfermos van desde burros y vacas hasta leones o incluso camellos que, al ser lanzados, impactan contra el suelo haciéndose pedazos. Como resultado se produce una nube de pestilencia, que no hará más que desatar todo tipo de enfermedades entre los aldeanos del bando contrario, o bien acabar con su vida si son el centro del impacto.

Pero la cosa no acaba aquí, ya que Firefly Studios ha querido poner la guinda a su pastel con numerosos elementos aleatorios en la partida. Así, viviremos todo tipo de inclemencias meteorológicas o epidemias, que no harán más que poner a nuestros ciudadanos en la cuerda floja, por lo que será de especial importancia actuar de una forma rápida y eficaz. Por poner unos ejemplos, siempre tendremos que ser precavidos con las tormentas de arena, las eléctricas o las incesantes plagas que azotarán a nuestros aldeanos, siendo elementos que pueden decidir la victoria, o no, en una partida.

Tal vez uno de los aspectos más descuidados en Stronghold Crusader II ha sido su modo para un jugador, que en esta ocasión se ha visto superado, con creces, por su vertiente multijugador. Los usuarios que decidan disfrutar de la experiencia en solitario se encontrarán con que el título presenta de primera mano un tutorial que se puede volver bastante pesado, mientras que además, se han incluido tres campañas que pueden llegar a ser entendidas como incluso una prolongación del tutorial, así como diferentes misiones. Es cierto que también hay un modo libre para el usuario, pero por desgracia, en esta ocasión el título no cuenta con una historia elaborada que nos sumerja en la época de las Cruzadas, momento histórico que sin lugar a dudas habría dado mucho juego de haber sido explotado.

Por su parte, el modo multijugador sí que ofrece una mayor variedad, además de diversión, ya que podremos cooperar y combatir con hasta ocho jugadores más. El principal problema que hemos encontrado ha sido la escasez de jugadores en esta modalidad, algo que afecta de forma directa a todos aquellos que quieran disfrutar de esta vertiente que además es la que más favorecida sale del conjunto final.

En suma tenemos un título que ofrece muchas horas de diversión a pesar de las carencias del modo en solitario, así como un editor de mapas que será objeto de deseo para todos aquellos que adoran trastear con las herramientas de creación.

En cuanto a su apartado gráfico nos encontramos con un acabado correcto, sin más, no destacando en ninguno de los aspectos y desaprovechando las posibilidades que los ordenadores de hoy en día ofrecen. Es cierto que no son necesarios grandes alardes gráficos en un título de este calibre, pero habría sido de agradecer un mayor mimo en el resultado final del juego. Además, la interfaz de Stronghold Crusader II se nos antoja bastante pobre y descuidada, pidiendo a gritos un lavado de cara drástico.

Por su parte, en lo que a sonido se refiere, la obra de Firefly Studios cuenta con un correcto doblaje al castellano, acompañado de subtítulos en nuestro idioma. Además las melodías que nos acompañarán durante los enfrentamientos entre cristianos y musulmanes serán acordes en todo momento, aunque tal vez, en largas sesiones de juego, pueden llegar a ser un poco repetitivas.

Rubén Moyano


————————————————-
Valoración final

Gráficos: En este sentido podríamos decir que el título no consigue explotar todas las bondades que ofrece una plataforma como es el PC. Es cierto que se trata de un título pensado para funcionar sin muchos requisitos, pero también, los que busquen una experiencia gráfica más potente, pueden llegar a sentirse decepcionados por este apartado.

Jugabilidad: Stronghold Crusader II asienta los cimientos de lo que mejor sabe hacer: una propuesta de estrategia en tiempo real capaz de calar hondo en el corazón de los jugadores. Sabe jugar sus cartas a la perfección y, además, cuenta con nuevas incorporaciones que no hacen más que darnos pistas de dónde pueden evolucionar los títulos de este género en un futuro próxima. En su contra encontramos un modo historia que nos sabe a poco, que además se ve superado con creces por su modalidad en línea.

Sonido: Sonidos ambientales serán los que la mayoría del tiempo nos acompañarán durante nuestra aventura, contando con melodías que se ajustan a la perfección al desarrollo de la partida. Además, el título cuenta con un correcto doblaje al castellano, además de subtítulos a nuestro idioma.

Duración: Stronghold Crusader II ofrece diversión para rato, ya no solo por su modo para un jugador, sino también por su experiencia multijugador que puede ser disfrutada por hasta ocho jugadores en total. Además, contamos con un editor de mapas, dispuesto a alargar hasta el infinito la vida útil del juego.

Conclusión:

Los amantes de la estrategia en tiempo real pueden estar tranquilos, Stronghold Crusader II es un digno sucesor de la obra que disfrutamos en el año 2002, incluyendo jugosas novedades que marcan un antes y un después en el género. Hay características como los elementos aleatorios o la gestión de nuestros recursos que nos dejado encantados, pero otros tantos, como las escasas diferencias entre los bandos y el modo historia insípido, que han conseguido crear una sensación agridulce en el conjunto. Si buscas una experiencia compleja, con muchas horas por delante y con ese sabor añejo que caracteriza a los títulos de estrategia, Stronghold Crusader II es para ti.
—————————————————-

Si te ha gustado te gustará:

No te quedes solo en el juego:

  • Una película: El reino de los cielos, de Ridley Scott
  • Un libro: Las Cruzadas, de Zoé Oldembourg 

Cerrar