Fiebre nostálgica

Nintendo recupera las cuatro primeras aventuras de Mario, mostrando de nuevo en Wii la que fue una parte importante de la historia de los videojuegos. Como el buen vino, mejoran con los años.

Hay que ver cómo pasan los años. Parece que fue ayer cuando disfrutábamos en nuestra flamante Super Nintendo de Super Mario All Stars, y ya han pasado veinticinco años de aquello. Se dice pronto… Pero el caso es que, aprovechando la fiebre nostálgica que parece envolverlo todo, Nintendo se ha dispuesto a celebrar el que fue el mejor momento de su fontanero, y qué mejor manera de hacerlo que desempolvando sus aventuras de dieciséis bits.

Pasión por el pasado

¿De dieciséis bits? ¿Pero estos juegos no eran de ocho? Sí pero no. Nos explicamos. Super Mario All Stars fue algo así como una conversión por cuatro. Para el estreno de su por aquel entonces potente Súper Nintendo, la compañía decidió dar un lavado de cara gráfico y sonoro a Super Mario Bros, Super Mario Bros 2, Super Mario Bros 3 y Super Mario: The Lost Levels. Éste en realidad era el Super Mario Bros 2 auténtico, el japonés, que por su elevada dificultad fue sustituido en Occidente por un juego que no era de Mario, pero al que pusieron los personajes del fontanero y compañía… y marchando. El caso es que el recopilatorio los incluye todos.

En definitiva, que esta colección incluía cuatro juegos para la mítica NES de 8 bits readaptados a una máquina de una generación posterior; pero además también se incluyó una novedad más que importante (para los que vivimos aquella época al menos), el poder guardar las partidas. Por primera vez podíamos salvar nuestros progresos sin tener que pasarnos el juego del tirón. Y esta es la versión de los clásicos que nos llega a Wii. Para bien o para mal, Nintendo no ha cambiado nada. Nostalgia en estado puro, sin colorantes ni conservantes. Lo que sí ha incluido en la edición es un libreto de veinticinco páginas contando la historia de su querido fontanero, así como un CD de música con algunas de las melodías más famosas de la serie.

En definitiva, una oportunidad de poder disfrutar de nuevo de juegos de plataformas en 2D que, sin ningún género de dudas, han influido en la historia de este sector de manera absoluta. Te pueden gustar más o menos los clásicos de este tipo, pero sin Mario (especialmente su primera parte para NES) nada sería lo mismo. De eso podemos estar más que seguros.

Publicaciones relacionadas

Cerrar