Galaxia al cuadrado

5965

Si la primera incursión de Mario en Wii situó muy alto el listón, con esta continuación Nintendo ha conseguido elevarlo un poquito más si cabe añadiendo una plétora de nuevas ideas, mecánicas de juego y pequeñas innovaciones.

A pesar de que el primer Super Mario Galaxy fue una aventura bastante larga y completa, lo cierto es que muchos jugadores se quedaron con ganas de más. Por eso mismo Nintendo ha dado continuidad a esta serie y ha lanzado un segundo juego para Wii de esta misma saga, algo que no ocurría desde los tiempos (¡y qué tiempos!) de Super Nintendo.

Más de todo

Super Mario Galaxy 2 es una continuación del clásico de Wii con todas las de la ley. Y con esto queremos decir que el título sigue a pies juntillas la misma propuesta, composición y desarrollo disfrutados en aquel. Y es algo muy lógico teniendo en cuenta el bestial éxito tanto de ventas como de crítica que obtuvo.

Por lo tanto, en esta aventura plataformera tenemos que guiar una vez más al fontanero por mundos realmente variados, tanto en lo que respecta a su ambientación como también a sus proporciones. Sin embargo, en esta ocasión la cantidad de estos mundos ha crecido significativamente, así como el número de estrellas que es necesario recoger para superar la aventura al completo. ¡Nada menos que 242 estrellas están esperándonos!

Pero mucho ojo, que esta línea continuista no quiere decir que el título venga exento de novedades. Más bien todo lo contrario. Tras finalizar el desarrollo del primer Super Mario Galaxy, Nintendo -con Shigeru Miyamoto a la cabeza- confesó que se había dejado por el camino una buena cantidad de ideas que no pudieron implementarse por diversos motivos. Pues bien, con esta segunda entrega han querido desquitarse y han introducido un buen cúmulo de nuevas mecánicas de juego e ideas para hacer la aventura aún más variada que la anterior. Y ya es decir. Planetas con distinta gravedad, zonas que combinan las 3D con las 2D, nuevos trajes para Mario que le aportan aún más habilidades, enemigos de nuevo cuño, guiños a juegos pasados de la serie (como Super Mario Bros 3 de NES)…

Luigi y Yoshi saltan a escena

No obstante, y a pesar de todo lo que os hemos contado, puede que las mayores novedades sean las apariciones de Luigi y Yoshi. El hermano de Mario ya se dejó ver en el primer Mario Galaxy, pero solo cuando superábamos el título. En esta ocasión está disponible casi desde el inicio, presentando pequeñas diferencias con su hermano Mario.

En cambio Yoshi sí que es una novedad total y, de hecho, su papel en esta aventura es igual de importante que el que ya desempeñara allá por 1992 cuando hizo su primera aparición en Super Mario World de Super Nintendo. El dinosaurio nos ofrece aún más posibilidades y habilidades únicas, siendo fundamental su ayuda para conseguir un buen puñado de estrellas.

Gráficamente supera a su predecesor en determinadas áreas concretas como son la iluminación, el empleo del color y el tamaño de ciertos enemigos finales y escenarios. Lo demás se mantiene inalterable, lo cual es algo lógico teniendo en cuenta lo mucho que ya exprimió el potencial de la consola el primer Mario Galaxy.

Al igual que ya ocurriera con Super Mario Galaxy, es todo un desafío hallar una sola pega importante a esta aventura. Incluso el modo cooperativo para dos jugadores, algo discreto en la primera entrega, se ha visto un tanto reforzado.

Publicaciones relacionadas

Cerrar