Análisis de Super Mario Odyssey – La aventura del año

14209

 

Parecía que el 27 de octubre nunca llegaría debido a las ganas que los usuarios de Nintendo Switch tenían de poder adentrarse en las nuevas aventuras de su fontanero favorito: Mario. Y es que por fin llega a la consola híbrida de la compañía japonesa Super Mario Odyssey, la nueva entrega del bigotudo personaje, y la primera para la máquina híbrida de la Gran N. En AlfaBetaJuega ya hemos completado la historia del título y jugado a fondo durante varios días para traerte el análisis más completo de una de las mejores, quizá la mejor, entregas de este personaje.

Mario es uno de los grandes protagonistas y uno de los pilares de Nintendo, por lo que no podía faltar a su cita con Nintendo Switch. En esta nueva aventura se nos invita a viajar por todo el mundo, lleno de distintos reinos donde habrá que explorar cada rincón para encontrar múltiples secretos, además de recoger las ya famosas energilunas.

La historia de Super Mario Odyssey nos cuenta que la princesa Peach ha desaparecido, una vez más, y le toca de nuevo a Mario rescatarla de las garras de Bowser. Pero esta vez el maquiavélico villano está planeando una boda de altura donde contraer matrimonio con Peach, por lo que robará de cada uno de los reinos varios elementos para su gran día. ¡Hay que impedirlo como sea!

En esta ocasión nos acompaña Cappy, el nuevo y misterioso amigo de Mario procedente del país de los sombreros, y que se convierte en la emblemática gorra de Mario. Y es que Bowser también ha secuestrado a un familiar suyo, por lo que hay que ayudarse mutuamente en un viaje fascinante, divertido y adictivo. A continuación te contamos todo lo que debes saber sobre Super Mario Odyssey, uno de los juegos del año y uno de los títulos con más papeletas para coronarse como GOTY 2017.

Super Mario Odyssey es uno de los títulos más importantes del primer año de vida de Nintendo Switch, por lo que la expectación generada entre los fans del fontanero era desmedida y lógica. Mario no podía perderse su cita con la nueva consola de la compañía, incluso en su momento se rumoreó con el lanzamiento de esta entrega, que al fin llega a nosotros mañana viernes, 27 de octubre. Y como no podía ser de otra forma, Super Mario Odyssey mantiene la base de todo juego de Mario: la princesa Peach ha sido secuestrada por Bowser y tenemos que hacer lo imposible para salvarla, incluso hay momentos para pequeños toques de humor o elementos que te harán sacar tu mejor sonrisa.

El juego comienza con una breve cinemática donde vemos cómo Bowser se escapa junto a la princesa Peach en su nave con forma de barco. Mario pierde su gorra y cae en el país de los sombreros, donde se encuentra a Cappy, el que será su nuevo y misterioso amigo, además de compañero de aventuras, y que se convierte en la emblemática gorra de Mario. Este primer mundo sirve como un breve tutorial para conocer las mecánicas de juego. Cappy es la herramienta principal que usaremos para superar los escenarios y plataformas de cada reino. Nos servirá para atacar a nuestros enemigos, para saltar más alto o para tomar el control de rivales como Goombas o Chomp Cadenas, entre muchos otros, hay más de 50 especies que capturar.

Al capturar un elemento o a un enemigo, podemos usar para nuestro beneficio sus habilidades. Por ejemplo, un Cheep Cheep no servirá para bucear por el agua todo el tiempo que queramos sin necesidad de estar con un ojo pendiente del medidor de aire, un Goomba nos servirá para subirnos encima de otros y formas una pila muy alta para llegar a determinados sitios, o el famoso Tiranosaurio, con el que abrirnos camino rompiendo rocas y atacando a rivales de la talla de los Chomp Cadenas. Y esta faceta es lo más interesante del juego. Y es que para conseguir muchas de las energilunas debemos hacer uso de las habilidades de los personajes que capturamos. Tampoco queremos nombrar a todos para que puedas descubrirlos por ti mismo.

Un punto que llama muchísimo la atención son sus grandes escenarios, llenos de secretos por descubrir y energilunas que recoger. En total hay unos 15 mundos por explorar, desde el Reino Champiñón, pasando por el Reino Sombrero, el famoso Reino Urbano (también conocido como New Donk City, lo que viene siendo Nueva York, donde habitan humanos y no Goombas, por ejemplo) o el Reino Helado, entre otros. En ellos hay que resolver puzles y rompecabezas, pero también hay que recuperar los elementos que Bowser ha robado de cada uno de ellos: como el ramo de la novia, el anillo, la tarta, el vestido, etc.

Existe una gran variedad, y es que hay reinos para todos gustos y colores. Pero lo mejor de todo es que tenemos plena libertad para explorar como nos plazca cada rincón de dichos reinos, ya que en cualquier dirección vemos elementos con los que interactuar, monedas que recoger, energilunas que recolectar o enemigos que eliminar. 

Y entramos en uno de los momentos más esperados: las energilunas. No diremos el número total de energilunas que hay para no quitarle el encanto, pero sí que llevamos unos 300 recolectadas y todavía nos quedan muchas más por conseguir. Para salir de cada mundo y poner rumbo al siguiente necesitamos un número determinado de energilunas para poner en marcha la Odyssey (nuestra nave con forma de sombrero) para seguir la estela de Bowser.

Por ejemplo, un reino te puede pedir 15 energilunas para hacer que la Odyssey funcione, pero es que en ese mismo reino hay muchísimas energilunas más por recolectar de las que se piden. De hecho, por lo general siempre hemos recolectado más energilunas de las que se nos pedían en cada reino. Incluso se pueden comprar energilunas en las tiendas y puedes obtener pistas del paradero de las mismas gracias a un Toad aventurero, eso sí, a cambio de 50 monedas.

Y eso es lo bueno, ya que no hay que seguir una guía ni un esquema determinado para poder lograr salir de un reino. Tú eliges por donde tirar, qué energiluna capturar primero, qué explorar o, incluso, qué ropa poner a Mario. Y es que en cada reino tenemos una tienda en la que se nos venden diferentes tipos de prendas, como un disfraz de payaso, mario sin camiseta, un traje de cavernícola, uno de gala, de samurai o el mítico traje de mariachi, entre muchos otros, con los que vestir a Mario.

Pero no se queda solamente en un mero apartado estético, los trajes nos ayudarán en varias ocasiones a seguir avanzando por los mundos. Por ejemplo, para abrir determinadas puertas de cada reino, donde acceder a puzles para conseguir energilunas, se nos pide ir de una forma concreta, como en el caso del reino del Lago, donde se nos pide una vestimenta más acorde con el reino (bañador y gafas de buceo) para acceder a un recinto. 

Para poder personalizar a Mario tenemos dos posibilidades, aunque ambas tienen a las monedas como protagonistas. En todo reino hay monedas normales, las amarillas, y otras moradas específicas de cada uno de los mundos (por ejemplo, en el reino de la playa tienen conchas de mar) escondidas en cada rincón. Cada uno de los mundos tiene una tienda, donde puedes gastar monedas amarillas o moradas, y dependiendo de la elección puedes optar a comprar unas cosas u otras.

Por lo general, es recomendable usar las moradas para conseguir los trajes.Y es que las monedas amarillas también son nuestro medidor de salud. Es decir, cuando morimos no perdemos vidas, perdemos monedas, por lo que tiene lógico guardar cuantas más monedas amarillas mejor. Con tres golpes Mario cae, por lo que al regresar lo hace con menos monedas en su cuenta. 

Las plataformas continúan siendo el principal reclamo en Super Mario Odyssey, por lo que Mario dispone de su set de movimientos original, como el salto básico, sus saltos encadenados para alcanzar largas distancias o el salto con culetazo, incluso podrá rodar. Para recuperar los elementos que Bowser ha robado de cada mundo, como la tarta, tendremos que enfrentarnos a los Broodlas, los conejos secuaces del famoso villano. Pero, además, para hacer un poco más nostálgico el juego, en los reinos podemos encontrar pequeñas zonas que nos ponen en la piel del clásico Mario Pixelado donde habrá que superar los clásicos niveles de avance lateral. Igualmente, el título cuenta con un modo foto para guardar nuestros mejores momentos.

Pero si hay algo por lo que destaca esta nueva entrega es que te hace disfrutar, y mucho, porque cada detalle denota que sus responsables se lo han pasado en grande creando esta nueva obra, y eso se transmite perfectamente al jugador. Y, aunque no lo pueda parecer, en varias ocasiones debemos ser ágiles para poder superar los obstáculos. Igualmente, en cada reino nos podemos teletransportar por el mapa gracias a Cappy, siempre y cuando hayamos activado las banderas primero. De la misma manera, el juego nos permite capturar recuerdos y pistas de música, que podemos ver en el menú del mapa cuando queramos echar un vistazo o escuchar algo. 

En cuanto al juego, una vez que logramos salvar a Peach, el juego no termina. Y es que tenemos total libertad para volver a todos y cada uno de los mundos para intentar recolectar todas las energilunas que se nos han quedado por el camino, por lo que la experiencia de juego aumenta en duración. Lo que sí es recomendable, aunque nosotros hemos jugado la gran parte de tiempo en el modo portátil, es disfrutar del título con los dos Joy-Con por separado.

Y es que de esta forma la experiencia aumenta de una forma considerable, ya que, por ejemplo, para lanzar a Cappy nos basta con un suave movimiento de muñeca. Es decir, hacemos uso del control por movimiento con pequeños gestos y simples acciones que nos meten de lleno en el juego. Aunque también puedes jugar, como es obvio, con el mando Pro. Además, si te cuesta encontrar energilunas, también puedes activar el modo ayuda, donde unas flechas de irán guiando.

En cuanto a gráficos, el juego corre a 60fps y a nivel artístico es toda una maravilla. Los escenarios son coloridos, variopintos, peculiares y muy diversos, lo que crea una atmósfera que enamora. La jugabilidad es simple pero adictiva, los mapas de los reinos son bastantes amplios y están llenos de secretos, energilunas, puzles… En definitiva, estamos ante una de las mejores entregas, sino la mejor, de la saga Mario y ante un firme candidato a GOTY 2017. Si eres fan de Nintendo y Mario, disfrutarás muchísimo con esta nueva entrega.

Nacho Castañón

 

JUGABILIDAD: Las plataformas continúan siendo el principal reclamo en Super Mario Odyssey, por lo que Mario dispone de su set de movimientos original, como el salto básico, sus saltos encadenados para alcanzar largas distancias o el salto con culetazo, incluso podrá rodar. Cappy es la herramienta principal que usaremos para superar los escenarios y plataformas de cada reino. Nos servirá para atacar a nuestros enemigos, para saltar más alto o para tomar el control de rivales como Goombas o Chomp Cadenas, entre muchos otros, hay más de 50 especies que capturar. Pero, además, para hacer un poco más nostálgico el juego, en los reinos podemos encontrar pequeñas zonas que nos ponen en la piel del clásico Mario Pixelado donde habrá que superar los clásicos niveles de avance lateral. Y hay una gran cantidad de energilunas por recolectar, incluso una vez terminada la historia.

GRÁFICOS: En cuanto a gráficos, el juego corre a 60fps y a nivel artístico es toda una maravilla. Los escenarios son coloridos, variopintos, peculiares y muy diversos, lo que crea una atmósfera que enamora, y están llenos de secretos y energilunas que recolectar.

SONIDO: Cada reino tiene música acorde a su ambiente, y se mantienen sonidos clásicos de la saga, como cuando recolectamos una energiluna, los gritos de Mario al saltar o el sonido de las monedas. Además, las pistas que capturemos las podemos volver a escuchar cuando queramos en el menú del mapa.

DURACIÓN: La historia, por llamarlo de algún modo, se podrá completar en unas cuantas horas. Pero es mejor no hablar de tiempo, porque depende de la habilidad de cada uno, de si se prefiere explorar cada reino hasta el último milímetro, etc. Pero el juego da para muchas horas de diversión, porque una vez salvada Peach podemos volver a los reinos para recolectar todas las energilunas que nos hemos dejado por el camino, y avanzamos que van a ser muchas, porque hay una gran cantidad de ellas en total.

CONCLUSIÓN: Super Mario Odyssey es una experiencia fascinante, divertida, colorida, refrescante y que hará disfrutar a todos los amantes del personaje de Nintendo. Debido al gran tamaño y variedad de sus escenarios, el nivel de exploración, la personalización, la incorporación de Cappy como elemento jugable (se puede utilizar como arma para acabar con los enemigos o para capturarlos y convertirnos en ellos), la gran cantidad de energilunas para recolectar, sumando a las bases míticas de los juegos de Mario, como las plataformas y puzles; hacen que estemos ante uno de los mejores juegos, sino el mejor, de la saga del fontanero. Además, esta nueva entrega de Mario presenta sus credenciales para convertirse en GOTY del año y es que estamos ante una entrega que te hace disfrutar cada instante, porque se nota todo el mimo y cariño que sus creadores tienen a Mario y a sus juegos. Si eres fan del fontanero, no lo dudes, lo pasarás realmente bien.

Nacho Castañón

Editor y PR en Andro4all. Licenciado en Periodismo y Comunicación Integral. Formado en El Referente, Agencia Colpisa y AlfaBetaJuega, y escribiendo sobre el mundo de la tecnología, videojuegos y deporte desde 2013. Mi perfil en LinkedIn.

Publicaciones relacionadas

Cerrar