La migración de las almas

 
 
 
Hace ya mucho tiempo que los fans de Syberia habían sentido anhelo de una nueva entrega que continuara las aventuras de Kate Walker. Syberia 3 se anunció en 2009 pero el desarrollo se ha ido alargando poco a poco, para terminar saliendo 15 años después de que lo hiciera su primera aventura. Aunque continúa con la esencia que lo hizo grande, los avances tecnológicos y la jugabilidad han experimentado un cambio notable que lo diferencia.
 
Como ya avanzábamos Syberia 3 continúa la historia desde el punto en que concluyó la anterior entrega, situándose solo unas semanas después. La protagonista, un personaje lleno de carácter y cualidades, Kate Walker está medio moribunda y es llevada por una tribu nómada a una clínica con la esperanza de que sane pronto. Gracias a su estancia en dicho lugar – aunque algo lúgubre y turbio – Kate comenzará una nueva aventura cargada de entrega y espiritualidad. 
 
Los Youkols son una tribu de lo más peculiar, y su guía espiritual será el detonante de la historia que narra Syberia 3: Kate deberá guiar a la tribu hasta la tierra prometida a través de la migración de los avestruces por las nieves. Un planteamiento que emana belleza y originalidad, como no podía ser de otro modo en esta saga nacida del imaginario de Benoit Sokal. 
 
El camino no será fácil y el jugador deberá utilizar su ingenio, su capacidad analítica y su infinita paciencia para ir abriéndose paso en unos entornos cuidados pero que supondrán un reto hasta para el aventurero más experimentado. Sin duda, Syberia 3 cuenta con una historia a la altura de las anteriores, y es el punto fuerte que invita a vivirla mano a mano con Kate Walker. Atrás quedaron los Mamuts y los misterios de la isla de Syberia para dar comienzo a un viaje sin rumbo, donde todo parece encallado y a la espera de que lo salven.
 
Además de lo tradicional, Syberia 3 añade un toque de persecución y una subtrama llena de personajes de lo más variopintos como un inventor cascarrabias o un capitán de barco muy peculiar. Todo acompañado con una raza que vive enfrentada a la exclusión social en su tierra, por lo que su destino será encontrar finalmente su lugar en el mundo. 
 
Para completar Syberia 3 se ofrecen dos opciones que vienen siendo habituales en las aventuras gráficas actualmente. El modo “Viaje” que resulta ser un paseo por la historia cargado de ayudas visuales para no sentir dolor de cabeza en ningún momento, y el modo “aventura” que permitirá disfrutar de la experiencia por uno mismo.
 
 
 
 
 
 
Syberia 3 sigue la tónica de las dos anteriores entregas, pero ha sufrido algunos cambios que generan sensaciones diversas según el tipo de aventurero que uno sea. Lógicamente, el paso de los años ha repercutido en la concepción de un juego que comenzó su andanza hace más de una década confeccionado como una aventura clásica al uso. 
 
La representación del mundo de Kate Walker ahora cobra más importancia gracias a la concepción íntegra en 3D. El problema es que muchos aventureros gráficos consideran perfecta la fórmula que combina el 3D para los personajes y el 2D para los entornos, sin que todo se vuelva recargado y lentifique lo importante, la historia. En este caso, la calidad gráfica está muy cuidada y no resulta excesivamente molesta, aunque este juego habría podido ser notable igualmente siguiendo la fórmula que lo hizo famoso tiempo atrás.
 
La jugabilidad se mantiene y es de agradecer, pues asistimos a una época donde la resolución de los puzles se ha vuelto rutinaria y falta de originalidad. La dificultad de Syberia 3 se mantiene, teniendo que combinar objetos en muchas ocasiones y en otros observar hasta llegar a la solución mediante el ingenio. Resulta profundamente satisfactorio darse cuenta de que se ha resuelto finalmente un puzle sin ayuda de ninguna clase. 
 
Ahora, los diálogos tienen un impacto real sobre la historia y la experiencia. Así pues, hay que ir eligiendo el posicionamiento de la protagonista respecto a diferentes temas y esto produce en muchas ocasiones que se asista a una secuencia u otra del juego, lo que invita a volver a pasarlo en un momento dado, para no perder detalle. En este punto sí que se agradece la lucha por un doblaje al castellano, ya que en su versión original resulta algo atropellado y molesto para seguir adecuadamente la historia. Los subtítulos no son del todo cómodos y es muy posible que la experiencia mejore pudiendo prestar atención a los personajes y escuchando su voz.
 
 
La banda sonora sigue siendo tan envolvente y épica como lo fue en las anteriores entregas. Son piezas tranquilas, que saben guiar al jugador a través del viaje y establecer los estados de ánimo según las situaciones. Música que no cansa, ni se vuelve repetitiva, y que logra aportar a Syberia 3 una banda sonora a la altura.
 
Donde únicamente se aprecia más una carencia del juego es en las sincronizaciones, a veces resulta bastante ortopédico asistir a los diálogos y ver voz y gestos actuar de un modo independiente. Esto es importante porque se trata de un juego donde el lenguaje y la expresividad se convierten en el motor principal. También se aprecian algunos fallos técnicos en la fluidez de los fotogramas que no acaba de verse limpio, esto sucede habitualmente cuando ocurren grandes movimientos de cámara.
 
Es cierto que para muchos acostumbrados a las dos entregas anteriores, esta resultará un tanto fría en general. Quizás la necesidad de avanzar y de explotar muchos palos que antes no existían es lo que ha llevado a que la optimización y los problemas puramente técnicos se sobrepongan a la esencia de lo que era realmente Syberia.
 
A pesar de los pequeños problemas, y de las virtudes ya mencionadas que tiene este juego, sin duda, donde reside la magia es en su historia, y es un hecho que ya sucedía en sus anteriores episodios. En todo momento se está ante la magnitud de algo diferente, una historia que no es fácil de encontrar, un planteamiento y una filosofía novedosa y de agradecer. La belleza abandonada de Sokal vuelve a estar presente en los entornos, en los personajes, y en la humanidad de sus motivaciones. 
 
 
Elena Fernández "Elfvera"
 
 
 

Jugabilidad: La jugabilidad y las mecánicas han sido refinadas, los rompecabezas pondrán a prueba todos los recursos intelectuales de los jugadores y conseguir así que Kate Walker siga su camino y logre su objetivo. La exploración del escenario sigue siendo en tercera persona, el inventario podrá seguir ocupándose de numerosos objetos hallados en el entorno y con opciones a ser combinados. Además, los diálogos tendrán un impacto real sobre la historia y la experiencia, mucho más de lo que nunca lo han tenido en la saga.

Gráficos: han variado con relación a las anteriores entregas de entornos en 2D y personajes en 3D a estar completamente concebido en 3D. Esto es un acierto por los avances tecnológicos y lo que piden los videojuegos hoy en día, pero también le supone ciertos problemas de fluidez gráficos. El juego podría haber sido igualmente notable con una concepción clásica.
 
Sonido: la banda sonora es de lo mejorcito de Syberia 3. Sigue la esencia de las anteriores entregas, creando un ambiente envolvente y pronunciando los sentimientos que demanda cada secuencia del juego. Además, tiene una personalidad propia reconocible e Inon Zur, compositor también de la segunda parte, y de otros títulos como Dragon Age: Origins, no defrauda a su regreso. Como ya se menciona en el análisis, el gran problema del juego está en la sincronización de los diálogos, por lo que el doblaje podría subsanar parcialmente este problema.
 
Duración: la historia garantiza unas 15 horas, que no se hacen excesivamente largas. No es de las aventuras gráficas que más tiempo impliquen en su resolución, pero la dificultad de los puzles resulta adecuada y tampoco se vuelve un juego al que se le pueda tachar de corto.
 
Conclusión: es un gustazo volver a restacar una saga que se ganó su exitoso lugar dentro del mundo de los videojuegos. La historia sigue siendo bonita y original y uno de los puntos fuertes de Syberia, pero el querer avanzar ha podido pasar factura al juego que no resulta demasiado cómodo de jugar, y que en algunas ocasiones está desincronizado y mal optimizado. Aún así, es un título recomendable para los que quieran cerrar un capítulo en la vida de Kate Walker y para los amantes de la aventura por la aventura. 
 
 
Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Una canción…

Syberia 1

Syberia 2


Bandas sonoras épicas de películas o videojuegos de aventuras.

Publicaciones relacionadas

Cerrar