Aventuras de bolsillo

10184

Estamos acostumbrados a ver como en cada estreno multitudinario de las películas de Hollywood vienen con un videojuego bajo el brazo, normalmente si estas películas son de aventuras o acción. Con el cine español la situación es bastante distinta, también puede ser por las temáticas tan dispares que se tratan en él, pero el éxito que ha cosechado Las Aventuras de Tadeo Jones en las salas han llevado que el creador del personaje, Enrique Gato, haya decidido desmarcarse y tener un juego homónimo basado en la cinta.

Así pues, un año tras el estreno del film, Las Aventuras de Tadeo Jones llega a Playstation Vita con un juego enfocado al público infantil, desarrollado por los barceloneses U-Play Studios, que ya habían trabajado en la franquicia trayéndonos alguna aplicación para dispositivos móviles.

Las Aventuras de Tadeo Jones nos pone en la piel de Tadeo Jones, un albañil español que se encuentra trabajando en la construcción en la ciudad americana de Chicago, pero que su verdadera vocación es ser arqueólogo. Tras quedarse absorto en una de sus innumerables fantasías, es despedido de su trabajo, por lo que se va a visitar a un amigo suyo, el Profesor Humbert, justo en el momento en el que éste recibe una carta de un colega de profesión insistiéndole a que acuda a Cuzco, ya que ha encontrado una pista que podría conducirles a la ciudad inca de Paititi, la cual esconde un gran misterio. Ya con todo preparado para partir, el Profesor Humbert sufre un accidente, por lo que Tadeo decide tomar su lugar junto a su perro Jeff y embarcarse en la aventura que tanto tiempo llevaba deseando, pero una malvada organización llamada Odysseus también va en busca de Paititi, por lo que a Tadeo las cosas se le pondrán un tanto difíciles.

Antes de realizar la película que todos conocemos, Enrique Gato hizo unos cortos de animación sobre Tadeo Jones, los cuales han usado los chicos de U-Play dentro del juego a modo de flashbacks que sirven como introducción, en los que veremos a Tadeo recorrer las pirámides de Egipto, o saber cómo conoció a su canino compañero.

Una vez que entramos en materia, lo primero que vemos es que nos encontramos ante un juego de scroll lateral bastante simple y con unas mecánicas muy sencillas, excesivamente sencillas para un público más adulto del que Tadeo Jones busca satisfacer. Nuestro principal objetivo será ir hacia delante, haciendo que Tadeo esquive la infinidad de obstáculos que se encontrará en su camino, desde simples saltos para no caer al vacío, hasta sierras que emergen del suelo y del techo, pasando por los soldados de Odysseus, hachas que cuelgan del techo y plataformas móviles, a lo largo de las 58 pantallas en las que se divide el juego.

Estas pantallas estarán ambientadas en las diferentes localizaciones por las que pasará Tadeo, pero debido a la abundancia de ellas se hacen muy repetitivas, abusando del reciclado de recursos y situaciones para alargar la duración del juego, que puede llevarnos unas 5 o 6 horas el completarlo. Esta repetitividad hace que en algunas ocasiones pensemos si estamos jugando pantallas que ya habíamos pasado anteriormente, como por ejemplo, en las que están ambientadas en la selva un puma sale de entre las rocas para perseguirnos hasta que le damos esquinazo en un barranco, esquema que veremos hasta la saciedad en casi todas las fases, haciendo que se haga aburrido el completarlas, aunque no olvidemos que los niños a los que va dirigido el juego quizás pasen por alto este aspecto al ser menos exigentes.

En muchas ocasiones para seguir adelante tendremos que resolver algunos puzzles que nos permitan abrir una puerta que nos corta el paso. Estos normalmente consistirán en hacer coincidir unos dibujos que moveremos desde la pantalla táctil de la PSVita, o hacer girar con los sticks de la consola una navaja suiza para activar el mecanismo que abra dicha puerta, o descubrir la combinación de dibujos que sigue a una sucesión que veremos en las paredes. Durante todo el juego la resolución de los puzzles será siempre la misma, restándole aun más dificultad a la poca que tiene el título, aunque cuando se acerca el final de la aventura, éstos se vuelven notablemente más complicados, que más de un chiquillo tendrá que pedir ayuda a un adulto para poder avanzar.

Como Tadeo no cuenta con poderosos ataques con los que hacer frente sus enemigos, como momias, soldados, el puma que nos persigue y golems de piedra (ya en la recta final del juego), a la mayoría de ellos se les derrota siempre de la misma manera: con un empujón. Estos enemigos no brillan especialmente por su variedad, aunque dentro de los soldados vemos algunas clases, como el vigilante, al que tendremos que esperar a que nos dé la espalda para abordarle, el patrullero, al que debemos sortear saltando sobre él para pillarle desprevenido por la espalda, y el soldado armado, que para llegar hasta el habrá que sortear sus balas agachándonos.

En contadas ocasiones nuestro control sobre Tadeo cambiará, pasando a una benevolente secuencia de Quick Time Event (QTE), normalmente cuando nos enfrentamos a un enemigo bastante más poderoso que nosotros, en cuyo enfrentamiento predomina más la acción. Los botones que deberemos pulsar para salir airosos aparecen en la parte izquierda de la pantalla, de gran tamaño, y con tiempo suficiente para que podamos apretar dicho botón. Estos momentos se aprovechan para ofrecer una narrativa más cinematográfica, intentando emular posibles escenas de la película.

Tal y como vimos en la película, a lo largo de su andadura Tadeo Jones está acompañado de su perro Jeff, el guía Freddy con su loro Belzoni y Sara, los cuales serán controlables en su paso por la portátil de Sony en algunas fases del juego, cambiando el esquema de la jugabilidad, salvo cuando manejamos a Sara, que tendrá las mismas acciones y posibilidades que jugando con Tadeo. Cuando Jeff es el protagonista se nos plantean pantallas más agiles y rápidas, gracias a la capacidad que tiene el perro para correr y saltar de pared en pared para superar obstáculos, en cambio, cambiaremos totalmente de perspectiva, pasando a una en tres dimensiones, cuando controlamos al loro Belzoni, en una fase en la que tendremos que alcanzar el primer vagón de un tren usando el acelerómetro del que dispone PSVita para evitar que nos demos de bruces con los indicadores apostados junto a los raíles. 

En otras usaremos el giroscopio de la consola en las bordo del GloboBurguer en el que escapan Tadeo y sus amigos, con el que tendremos que esquivar los misiles que nos disparan los aviones de Odysseus, con un control horroroso, igual que el sistema de colisiones, que nos frustrará más de la cuenta, por lo que terminaremos agradeciendo que no haya más. De cualquier manera, el uso de las capacidades de PSVita en algunas partes del juego hace que este sea un poco más variado, pero están muy desaprovechadas, ya que de entre las casi 60 fases que componen el titulo, tan solo habrá un par en las que manejaremos a Belzoni o a Jeff.

Gráficamente el juego luce muy bien, sin llegar a ser todo un portento. Los escenarios cumplen sobradamente con su cometido, muy acordes a lo que intentan representar, por ejemplo, las grutas de los templos que recorremos desde que viajamos a Cuzco presentan detalles de la simbología Inca, mientras que los que hemos pasado anteriormente no los tienen, detalles que pueden pasar inadvertidos, pero que hacen ver que son un aspecto que se ha intentado cuidar. Los efectos de luces están también muy trabajados, terminando de redondear un nivel técnico que resulta ser el aspecto más sobresaliente del título, muy por encima de lo que esperamos para un juego para niños. 

Sin embargo, en el apartado sonoro es donde Las aventuras de Tadeo Jones vuelve a cojear. A lo largo del juego tenemos unas melodías orquestadas que combinan muy bien con la temática, pero pronto descubrimos que son temas excesivamente cortos, teniendo en cuenta que las fases también lo son, y que se repiten en bucle, no solo hasta que lleguemos a la meta de la que nos ocupa, si no que se mantienen durante algunas de las pantallas siguientes. Afortunadamente, no se trata siempre de la misma composición, si no que hay algo de variedad, pero todas adolecen del mismo problema, acusando aun más la repetitividad presente durante casi todo el juego.

Álvaro Moral Arce

——————————————-

Valoración final

Jugabilidad: Tadeo Jones es un aceptable titulo de plataformas que no plantea ningún desafío para el jugador experimentado, la cosa cambia si ponemos el juego en manos de los más pequeños de la casa, a quienes va dirigido principalmente el juego, quienes lo verán con otros ojos. A la larga puede resultar tedioso de jugar, pese a las ideas interesantes que plantea en las fases con otros personajes, intentando aportar algo de variedad.

Sonido: Temas muy bien compuestos y mínimamente variados que vendrían como anillo al dedo a la temática aventurera del título, si no fuera por su repetitividad, tampoco ayuda que los efectos de sonido sean de lo más simples.

Gráficos: Verdaderamente el punto más sorprendente del juego, y donde más destaca. Escenarios trabajados con detalles muy buenos, así como su juego de luces. Las animaciones de los personajes no brillan tanto como su entorno, pero son más que correctas.

Duración: Completar el juego nos puede llevar unas 5 horas, algo más si intentamos conseguir los coleccionables que hay "escondidos" en algunos niveles. En nuestras manos el juego no contiene demasiados alicientes para que queramos rejugarlo de nuevo.

Conclusión

Las aventuras de Tadeo Jones resulta ser un juego de plataformas bastante justito, y no porque no tenga buenas ideas, ya que a priori el planteamiento puede tener cierto atractivo para el público infantil con una PSVita. En ejecución, tenemos un juego repetitivo, con una dificultad baja (salvo por el tramo final), que busca evitar la frustración de sus jugadores con abundantes checkpoints, aunque las fases del GloboBurguer pueden sacarnos de nuestras casillas. Debido a esta repetitividad en muchas ocasiones nos dará la sensación de estar jugando lo mismo una y otra vez.. Como parte positiva, gráficamente supera las expectativas que podemos tener de un juego de corte infantil. Todos los fallos que podamos achacarle al juego, y que hace que no pueda ser de nuestro interés, pueden no ser tan graves cuando es un pequeño quien se encuentra jugando, ya que, insisto, Las aventuras de Tadeo Jones está concebido para ser disfrutado por los niños de la casa.

Si te ha gustado te gustará:

No te quedes sólo en el juego:

  • Las aventuras de Tadeo Jones, la películ
  • Indiana Jones, la saga de películas

Cerrar