Un nuevo amanecer

El título de GameCube se reinventa de nuevo en Wii, con un argumento original e influencias de sagas como Dragon Quest o Final Fantasy.

Fue en 1995 cuando viera la luz uno de los últimos grandes éxitos de Super Nintendo, Tales of Phantasia. Una aventura de rol que revolucionaría el mercado en su momento, gracias a contar con 48 megas (una pasada por aquel entonces), voces digitalizadas, personajes carismáticos y una historia que recordaba a la de un anime (de hecho en Japón tuvo su propia serie animada años después). A partir de entonces, la serie Tales of no ha dejado de aparecer en máquinas como PlayStation 2, Game Boy Advance (con una conversión del original), PSP o GameCube. En esta ocasión precisamente hablamos de una secuela directa de aquél, Tales of Symphonia 2.

Historias asombrosas

El guión de Tales of Symphonia 2 sigue lo visto en la primera parte, si bien los acontecimientos y los personajes han cambiado. En esta ocasión han pasado dos años desde el final del original (que no desvelaremos) y el reino continúa dividido y golpeado por constantes guerras. Una situación en la que conocemos a dos nuevos personajes, Emil y Marta, que toman el relevo de Lloyd y compañía cuyo recuerdo, no obstante, se muestra muy presente a lo largo del título.

Una de las novedades más importantes del juego es lo concerniente a los monstruos. Se trata de una idea similar a lo que ya lleva años mostrándose en Dragon Quest y, cómo no, en Pokémon. Durante Tales of Symphonia 2 podemos pactar con hasta doscientas criaturas y conseguir que se pongan de nuestro lado, entrenarlas y combatir con ellas.

Como es habitual, Tales of Symphonia 2: Dawn of the New World ofrece muchas opciones de personalización de los personajes, la mayoría de ellas enfocadas a los combates. Estos, por su parte, siguen manteniendo el estilo de siempre dentro de la saga; es decir, se llevan a cabo en escenarios en los que podemos mover libremente a nuestros personajes para realizar ataques sencillos o técnicas especiales. Además, el juego permite jugar estos enfrentamientos de manera cooperativa, con hasta tres amigos.

Lo que tampoco cambia es el desarrollo que, durante alrededor de cuarenta horas, nos lleva a diferentes lugares de un mapamundi, dialogando con todo tipo de personajes, quienes nos encargan misiones. Tal es la fidelidad a las raíces que hasta podemos preparar comidas (uno de los aspectos más originales de la saga), solo que esta vez enfocadas a los monstruos.

Técnicamente, Dawn of the New World cuenta con escenarios y personajes más detallados que los de la primera parte, si bien se mantiene su estética colorida y propia de un manga. También cuenta con subtítulos en castellano y diálogos en inglés.

Publicaciones relacionadas

Cerrar