El arte de combatir

El que posiblemente sea el juego de lucha en tres dimensiones más exitoso de la historia, da el salto a la generación actual con un ambicioso y completo título. Tekken está de vuelta para recuperar su merecido trono.

Si hablar de lucha en dos dimensiones siempre ha sido y será sinónimo de Street Fighter, algo parecido sucede con la saga Tekken al pensar en las 3D. Desde que viera la luz en los salones recreativos en los noventa, el clásico de Namco nos ha regalado combates inolvidables en arcade y consolas. Ahora la serie llega a las máquinas actuales por todo lo alto, rompiendo además su vieja exclusividad con las máquinas de Sony.

A vida o muerte
Empezamos por los números: Tekken 6 cuenta con cuarenta personajes, cada uno de ellos con sus propios movimientos y llaves, pero bastante equilibrados entre sí (salvo algunas excepciones). Además de los clásicos de la serie, también se estrenan combatientes nuevos, entre los que hayamos un español llamado Miguel, quien se esforzará por hacerse un hueco junto al ya mítico Vega de Street Fighter. Por otro lado, el juego cuenta con quince escenarios distintos, que además permiten cierta interactuación con ellos, como en los últimos Mortal Kombat. De hecho, como sucede con el clásico de Warner, es posible lanzar a los enemigos contra las paredes y así encontrar zonas secretas donde continuar peleando.

El título, que cuenta con cinco niveles de dificultad, ofrece, como decíamos, una gran variedad entre todos sus personajes. En realidad el juego, como viene siendo habitual desde los tiempos de PSOne, resulta muy sencillo y arcade. Pero eso no quita que existan multitud de movimientos y llaves que poder utilizar y aprender a dominar. Por supuesto, a los más expertos en Tekken les recomendamos que vayan directamente a los niveles más altos si quieren encontrar un auténtico reto.

Por lo demás, Tekken 6 destaca por su oferta de modos, que asegura horas y horas de juego tanto solo como viéndonos las caras con otros luchadores. El juego incluye algunos como Lucha por Equipos o Modo Online. Pero el más importante de todos es el ya clásico Arcade. En él podemos seleccionar a cualquiera de los personajes del título para ir enfrentándonos en combates a otros, siguiendo un  guión personalizado y llegando hasta un final exclusivo para cada luchador.

Como novedad -al menos teniendo en cuenta las últimas entregas de la serie-, encontramos otro interesante modo llamado Campaña. En este podemos disfrutar de un juego al más puro estilo Double Dragon, en el que vamos avanzando por escenarios lineales y peleando contra enemigos continuamente. Es decir, con una mecánica totalmente directa alejada en este caso de los combates. Como opción, hay que reconocer que es algo limitada, especialmente por lo poco carismáticos que resultan los enemigos comunes, pero aún así da un toque de frescura al conjunto.

Por último, Tekken 6 también permite personalizar a sus luchadores, con un amplio número de ítems y complementos que podemos ir adquiriendo a medida que ganamos combates. Pero si lo que queremos es diseñar a nuestro propio luchador desde cero, el juego también cuenta con un completo editor con el que podernos llevarlo a cabo.

Así pues, no nos cabe duda de que estamos ante uno de los juegos de lucha más completos y variados de la actual generación de consolas. A sus muchos modos y opciones, por supuesto, tenéis que sumarle también la incombustible jugabilidad que ha hecho de Tekken todo un clásico del género. Un regreso insuperable.

Cerrar