La cueva de los monos

6688

El maestro Ron Gilbert vuelve a dejarnos anonadados con esta reinvención de la aventura gráfica clásica vestida de título de plataformas. Uno de los títulos imprescindibles de este 2013.

En cine se suele decir de las road movies, esos films en el que un grupo de personas se montan en un coche para viajar de un punto a otro, que sirven para hacer que los protagonistas hagan al tiempo que un viaje físico, un viaje emocional. Vale. Pues The Cave es una road movie con una cueva parlante.

Sin compararnos con el gran Ron Gilbert, así es el estilo narrativo y el tono que desprende constantemente The Cave, su última obra. El maestro por definición de las aventuras gráficas, no porque lo digamos nosotros, sino porque si tú mencionas en una conversación Monkey Island o Maniac Mansion, a alguien se le erizará el bello, ha cogido el género que le dio fama y lo ha revolucionado.

The Cave, es una aventura gráfica moderna, por donde debería transitar un género que lleva años a la sombra, si no cadáver, en un peligro alarmante de extinción. Un engañoso título de plataformas, enmascarado en juego de puzles pero que realmente es una aventura gráfica. Demasiados conceptos, vamos por piezas. De hecho, hasta inicialmente el título del juego iba a ser un homenaje a Monkey Island llamándole Monkey Cave, aunque al final se quitó a los monos del nombre del juego.

En The Cave somos siete exploradores (un caballero medieval, un monje budista, una viajera del tiempo…) que deberán adentrarse en una cueva que toma una forma determinada dependiendo del explorador que manejemos. En cada partida que arranquemos estaremos obligados a escoger a tres de los siete exploradores que deberán cooperar entre ellos para conseguir cada uno su objetivo y aprender una valiosa lección moral (que no van a aprender).

El juego propone, por tanto, dos formas de juego distintas: o buscarnos a dos amigos más para resolver conjuntamente los puzles, o manejar uno mismo a los tres personajes de manera simultánea; ambas opciones igual de gratificantes.

Los retos que se nos plantean rara vez van a poder resolverse con un único personaje y necesitaremos de la combinación de dos y hasta de los tres protagonistas para poder dar solución a las pruebas.

Todo desde una sencillez jugable y de planteamiento pasmosa para que nos podamos centrar en lo que de verdad importa: resolver puzles de concepto muy surrealista pero siempre con decisiones lógicas y evidentes.

The Cave nos va a pedir siempre que prestemos atención a todo lo que nos rodea: dibujos en las paredes, objetos tirados por el suelo, lo que nos dicen el resto de personajes desperdigados por la cueva… Si nos atascamos en un puzle no es porque este sea especialmente complicado y tengamos que buscarle la solución más inverosímil (como ha pasado tan a menudo en el género), si no porque no hemos estado atentos a algún detalle que en cuánto descubrimos pensamos: "como habré sido tan estúpido de no haber caído en ello antes".

 

 

El juego, por tanto, ni es fácil ni es difícil. Es decir, habrá desafíos que un jugón resolverá en el acto nada más verlos y que otro estará horas mirando a la pantalla porque no ha caído en que en una pared hay un jeroglífico que se activa desde otra parte de la pirámide y que debe hacerse con dos muñecos a la vez… por poner un ejemplo sin desvelaros nada.

Lo divertido del asunto es que no hay ningún desafío que se parezca al anterior, ninguna ambientación que se parezca a otra que ya hayamos visto en el juego y que cada personaje tiene una habilidad única gracias a la cual podemos superar determinadas zonas y otras no.

Concretamente en la misma cueva con apariencia a cualquier cueva vamos a encontrar un castillo medieval, una pirámide, la feria de un pueblo perdido en mitad de EEUU, un laboratorio futurista, una mansión encantada… Todo con unas transiciones divertidísimas en zonas que son comunes a cualquier personaje que escojamos.

Así que el juego es tremendamente variado y no hemos entrado a hablar del continuo sentido del humor que tienen tanto los puzles como los diálogos de los personajes y las situaciones, todo muy Made in Gilbert. Es imposible predecir cual es la siguiente cosa absurda con la que nos vamos a encontrar o la conversación con la que nos va a dejar con cara de cuadro de Picasso.

————————————————————————————————————————————-

Valoración final

Jugabilidad: Moverse, saltar, coger objetos, usarlos y utilizar un poder en determinado momento. Eso es todo lo que tenemos que hacer y no se necesita ni pide nada más.

Gráficos: Con una fuerte apariencia cartoon, son tan divertidos como la situación y los diálogos de todo el juego. Una estética memorable.

Sonido: Las voces en inglés son muy necesarias en este caso, pues muchos chistes perderían la gracia. Eso sí, tranquilos que tenemos subtítulos. 

Duración: Teniendo en cuenta que superar el juego con tres personajes a la inteligencia artificial súper avanzada a la que hemos puesto a escribir este análisis le llevó unas 5 ó 6 horas y que para ver todo el juego debemos jugar con los 7 y completarlo…  multiplicadlo y alucinaréis.

Conclusión: ¿Queréis saber qué quiere decir un crítico cuando dice que algo es fresco? Pues probad The Cave sin ninguna duda. Uno de los mejores juegos de corte independiente que vais a ver este año. Vais a tener para horas de partiros de risa, devanaros los seos y, a lo mejor, aprender alguna valiosa lección moral. Bueno, eso último seguro que no.  ¿Os hemos dicho que cuesta 12,99 euros?

————————————————————————————————————————————-

Si te ha gustado te gustará

Limbo

Quantum Conundrum

No te quedes solo en el juego

Película: La Caverna Maldita de Bruce Hunt

Canción: Hombre de las cavernas de Barón Rojo

Libro: El mito de la caverna de Platón

Publicaciones relacionadas

Cerrar