Análisis de The Elder Scrolls Online: Horns of the Reach – En las profundidades

The Elder Scrolls Online lleva uno años siendo el videojuego más importante de la franquicia para Bethesda, aquel al que miman constantemente para seguir sumando nuevos aficionados y mantener enganchados a los que ya disponen del título. Es por ello que hace unos meses pudimos disfrutar de Morrowind, la expansión más grande hasta la fecha. Tan sumamente grande que incluso podría llegar a considerarse juego completo.

Tuvo una nueva línea argumental, un mapeado icónico que pudimos revisitar en mejores condiciones que nunca, un modo desafío e incluso una nueva clase de personaje. Sin embargo Morrowind dejó fuera las queridas mazmorras públicas, algo que ahora Bethesda ha querido paliar con el lanzamiento de Horns of the Reach, un nuevo DLC que introduce dos nuevas mazmorras completamente explorables.

En esta ocasión, no obstante, las dos mazmorras son distintas a las que ya hayamos podido encontrar en otros contenidos adicionales como Shadows of the Hist. Las dos incorporan dos mazmorras, cierto, pero mientras que por costumbre hasta ahora salían mazmorras de máximo nivel, en Horns of the Reach se ha apostado por una fórmula nueva. Te la contamos en nuestro análisis tras haber jugado en la versión de PlayStation 4.

En este caso la compañía norteamericana ha optado por ofrecernos con Horns of the Reach lo que podríamos llamar una experiencia dual. Es decir, en el nuevo DLC de The Elder Scrolls Online encontramos una mazmorra de escasa duración y enfocada a jugadores inexpertos y una segunda más extensa y en la que la habilidad y el nivel de los usuarios debe ser mayor si quieren completar el reto sin demasiados problemas.

La mazmorra más sencilla tiene por nombre Falkreath Hold y presenta un escaso número de jefes y no requiere un nivel demasiado elevado para poder superarla. Seguramente pensando en los recién llegados al juego, esta raid también presenta mecánicas simples, como colocarse en un punto determinado de la zona para poder avanzar o interactuar con los muertos con el mismo propósito.

Del mismo modo los jefes no tienen movimientos especialmente impactantes ni sorprendentes, de modo que Falkreath Hold se convierte en la mazmorra perfecta tanto para jugadores experimentados de The Elder Scrolls Online que no deseen enfrentarse a un reto mayúsculo como para nuevos usuarios que todavía no tengan a su personaje demasiado subido de nivel y que no quieran perecer constantemente a causa de la dificultad.

En la otra cara de la moneda nos encontramos con Bloodroot Forge, una mazmorra mucho más compleja y difícil a todos los niveles. Por el camino debemos superar la lava que puede abrasarnos, pero también acabar con los temibles minotauros. De hecho, hay algunas mecánicas nada simples que incluso los experimentados en The Elder Scrolls Online podrían tardar en discernir. Mientras tanto nos encontraremos inmersos en una mazmorra que nos pondrá las cosas complicadas.

Sin embargo, lo que eleva la dificultad de Bloodroot Forge por encima de todas las cosas es un jefe llamado Galchobhar, un minotauro de grandes proporciones cuya batalla se desarrolla en una pequeña isla y que no solo es resistente e inflige grandes cantidades de daño, sino que incluso tiene un ataque especial capaz de noquear a un aliado o a nosotros mismos de un solo golpe. Hay que tener mucho cuidado con él.

Aunque es cierto que se agradece que Horns of the Reach incluya dos mazmorras tan distintas entre sí para que el DLC sea accesible a todo tipo de jugador de The Elder Scrolls Online lo cierto es que la calidad entre una y otra mazmorra también varía considerablemente. Mientras que Bloodroot Forge es exigente y emocionante en muchos momentos (pues podemos morir en cualquier instante), Falkreath Hold se queda atrás.

Puede que los recién llegados al videojuego MMO de la saga The Elder Scrolls agradezcan una mazmorra de dificultad reducida, pero los jugadores más experimentados no encontrarán demasiados motivos para rejugarla una vez la hayan completado por primera vez. Eso sí, Bloodroot Forge se coloca desde ya entre las mejores de todo el juego y en una imprescindible de los incondicionales del título.

Joel Castillo

Jugabilidad: Una de las mazmorras es accesible a todo tipo de jugadores de The Elder Scrolls Online y divertida incluso para los más experimentados, pero no ofrece demasiadas sorpresas. Por su parte, la otra mazmorra es compleja, exigente y nos pone las cosas difíciles. Es el tipo de reto que tanto gusta a los amantes de los MMO y sin duda un nuevo contenido imprescindible para los fans.

Gráficos: Visualmente The Elder Scrolls Online sigue luciendo igual de bien que siempre en este Horns of the Reach. Los escenarios son majestuosos, los efectos de luz (especialmente los de la lava) son atemorizantes y el diseño de los enemigos es sobrecogedor. Los minotauros nos darán muchos quebraderos de cabeza.

Sonido: La banda sonora y el trabajo de sonido sigue siendo igual de exquisito que siempre, pero como sin duda ya sabrás si eres jugador de The Elder Scrolls Online seguimos teniendo un apartado sonoro cien por cien en inglés y los textos, lamentablemente, también están en la lengua de Shakespeare.

Duración: Especialmente la mazmorra más sencilla no es especialmente extensa, pero entre ambas tendremos diversión para unas cuantas horas. Con Bloodroot Forge tal vez queramos volver a dar una segunda pasada, aunque no se trata de un contenido excesivamente largo.

Conclusión: Horns of the Reach es una forma más de mantenernos enganchados a The Elder Scrolls Online si ya le hemos sacado todo el jugo posible a la expansión de Morrowind. Con este DLC podremos acceder a dos nuevas mazmorras, una simple y breve y otra bastante compleja y con una dificultad elevada, y disfrutar del videojuego de Bethesda durante unas horas más. Junto a este contenido han llegado algunos nuevos sets de armadura que a buen seguro tanto los jugadores experimentados como los nuevos querrán enfundarse para lucir mejor que nunca.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
The Elder Scrolls Online El DLC incluye dos mazmorras distintas.

Cerrar