Análisis de The Elder Scrolls V: Skyrim para Switch – Un mundo gigante en tus manos

The Elder Scrolls V: Skyrim es una de las grandes obras maestras de nuestro tiempo. En menos de una década ha conseguido ser considerado como uno de los mejores RPGs occidentales de la historia y también como uno de esos imprescindibles que todo el mundo debería jugar. Hasta ahora lo habíamos podido hacer en PlayStation 4, PlayStation 3, Xbox One, Xbox 360 y PC, pero faltaba una versión fundamental.

Bethesda se ha dado cuenta de ello y es por eso que ahora, justo seis años después del estreno del Skyrim original, ha llegado la demandada versión de Nintendo Switch, que fue uno de los primeros anuncios que hizo la Gran N para su consola híbrida. No importa si ya le has dedicado cientos de horas o eres nuevo en el videojuego, pues poder jugarlo del modo que quieras en cada momento es lo que le aporta el toque diferencial a este port.

Por si a estas alturas todavía no lo sabes, Skyrim nos pone en la piel del Dovahkiin o Sangre de Dragón, un elegido para terminar de forma definitiva con la amenaza de los dragones, que han vuelto a despertar por misteriosas causas. Para ello deberemos establecer relaciones con todo tipo de personalidades de la región norteña de Tamriel, pues serán ellas quienes nos ofrezcan apoyo, consejo y la información que tanto buscamos.

A estas alturas todos conocen la historia, la ambientación, los enemigos que podemos encontrar, el inmenso abanico de misiones, las infinitas posibilidades de acción y movimiento y todas las bondades de The Elder Scrolls V: Skyrim, de modo que lo lógico es enfocar este análisis a hacer hincapié en las diferencias de la versión que Bethesda ha elaborado para Nintendo Switch, que es precisamente lo que vamos a hacer.

Si el año pasado teníamos la oportunidad de jugar a Skyrim con mayor resolución y calidad gráfica que nunca gracias a la Special Edition que aterrizó en PlayStation 4, Xbox One y PC en esta ocasión tenemos una opción que es todavía más interesante y necesaria. Y es que las diferentes formas de jugar que ofrece Nintendo Switch se adaptan a la perfección a Skyrim, que luce especialmente bien en formato portátil.

Para que quede claro de entrada, Skyrim en Switch es una versión mejorada en lo gráfico, de modo que podemos concluir que se ve mucho mejor que los originales que aparecieron en Xbox 360 y PlayStation 3, aunque no alcanza en lo técnico a lo visto en la Special Edition del pasado año. Sorprendentemente el rendimiento de Skyrim en Switch a nivel de frames por segundo es más que notable, pues se mantiene estable en todo momento, juguemos en portátil o en modo televisión.

Al situar nuestra Switch en el dock podemos notar algunas cosas de forma instantánea. El rendimiento en cuanto a fotogramas por segundo sigue siendo excelente, aunque sí notaremos que algunas texturas como los suelos o las paredes tienen algo menos de brillo y excelencia que en la versión portátil, en la que The Elder Scrolls V: Skyrim luce absolutamente increíble. Jamás pensamos que una obra de la magnitud de Skyrim podría llegar a lucir tan bien en portátil.

Lo bueno de esta versión para Nintendo Switch de Skyrim es que incluye todo el contenido adicional que tuvo la obra de Bethesda. Nos referimos a las dos grandes expansiones llamadas Dawnguard y Dragonborn (que añaden decenas de horas de nuevas aventuras y misiones) y también al DLC Hearthfire, que nos permite adquirir un terreno, construir nuestra propia casa con los recursos que vayamos recolectando e incluso formar una familia con pareja e hijos.

Como añadido adicional cabe destacar el pequeño guiño que se ha introducido para los amantes de Nintendo, pues a través de amiibo o cofres repartidos por el mundo de Skyrim podemos conseguir el atuendo de Link, el escudo hyliano y la Espada Maestra, todo de The Legend of Zelda: Breath of the Wild. No deja de ser un easter egg curioso más que algo útil, pero se agradece que la versión de Switch tenga su toque diferencial.

Otra de las novedades en esta versión de The Elder Scrolls V: Skyrim para Switch es el control mejorado para los Joy-Con. Si así lo deseamos podemos usar cada uno de ellos como nuestras manos (escudo y espada, magias o arco) para meternos todavía más de lleno en la aventura que nos propone Bethesda. Aunque es satisfactorio jugar de este modo es posible que en los máximos niveles de dificultad te sea más sencillo superar los mayores desafíos con un mando tradicional o con los Joy-Con acoplados a la Switch.

Cabe señalar que la descarga digital de Skyrim en Switch tiene un peso de 14,3 GB, por lo que deberás hacer sitio al título si lo compras en digital. También es interesante señalar que si lo adquieres de este modo deberás descargar un paquete adicional gratuito para poder tener acceso al doblaje al castellano, pues si inicias el videojuego sin descargarlo tan solo podrás jugar en inglés y, como mucho, con subtítulos en nuestro idioma.

Aunque en el modo televisión es donde Skyrim alcanza la mayor resolución, lo cierto es que hemos quedado impresionados con el rendimiento y la calidad gráfica que exhibe la obra maestra de Bethesda en formato portátil a pesar de las limitaciones de resolución (la pantalla tiene resolución 720p). Con eso y con poder revivir esta maravillosa aventura en cualquier parte nos quedamos de esta fantástica adaptación que no te puedes perder si eres fan del género.

Joel Castillo

Jugabilidad: La divertida faceta jugable de Skyrim halla la mejor plataforma para desarrollarse en Nintendo Switch. Y es que ahora no solo podemos jugar a esta obra maestra con un mando tradicional en una televisión, sino que también podemos hacerlo de forma portátil e incluso utilizando los Joy-Con como si fueran los brazos de nuestro personaje.

Gráficos: La versión de Switch de The Elder Scrolls V: Skyrim es inferior a la Special Edition del año pasado en lo gráfico, pero superior al original de PlayStation 3 y Xbox 360, de modo que nos encontramos ante un producto que se ve estupendamente bien. Lo técnico destaca especialmente en modo portátil, donde el juego sigue manteniéndose estable en cuanto a frames por segundo.

Sonido: Pocas cosas hay mejores en el mundo de los videojuegos que la banda sonora de Skyrim. Asimismo también contamos con un estupendo doblaje al castellano que, eso sí, deberemos descargar gratuitamente si nos hacemos con la versión digital del título. De lo contrario tan solo contaremos con textos en nuestro idioma.

Duración: Superar la campaña principal de Skyrim puede llevarnos un par de decenas de horas, pero disfrutar en profundidad de la obra maestra de Bethesda exige cientos de ellas. Además el videojuego en Switch cuenta con las expansiones Dawnguard, Dragonborn y Hearthfire, por lo que podemos estar centenares de horas entretenidos en su mundo sin dejar de descubrir nuevas cosas.

Conclusión: Skyrim ha sido considerado como una obra maestra desde su lanzamiento original a finales de 2011 y ahora al fin obtiene una de sus versiones más solicitadas. Su llegada a Switch no solo es una nueva oportunidad para quienes no lo han jugado todavía, sino que es una auténtica delicia para aquellos que quieren llevarse un videojuego de semejante calibre a cualquier parte gracias al modo portátil de la consola de Nintendo. Todo el contenido adicional, alguna novedad extra para los compradores  de la versión en Switch y un rendimiento por encima de lo esperado es todo lo que queríamos de este Skyrim. Una obra imprescindible.

Publicaciones relacionadas

Cerrar