El Sangre de Dragón ha regresado

13838

La quinta aventura de la saga The Elder Scrolls regresa actualizada y compatible con las consolas de nueva generación. La mejor noticia es que nuevos jugadores podrán vivir la experiencia que ofrece Skyrim y ya no habrá excusas. Una historia y ambientación sin parangón en el género de rol para videojuegos, que conquista los corazones y llena de épica las horas.

Una guerra asola los rincones de Skyrim. Los Imperiales, aliados de los Thalmor, elfos de Admer, buscan una supremacía racial de su especie, algo que choca directamente con Los Capas de la Tormenta, rebeldes por naturaleza. A esta disputa se suma el retorno de los dragones y su afán por quemarlo todo a su paso. Pero el Sangre de Dragón también ha regresado y está en su mano ayudar a Tamriel, tomando decisiones y destruyendo a sus enemigos. Ese eres tú.

La historia de este juego se ha conservado intacta y es de agradecer. Para los que nunca hayan pisado los suelos de Skyrim, esta es su oportunidad de conocer un mundo agitado y muy épico. Esta quinta entrega ocurre 200 años después de Oblivion, tras el asesinato del gobernador de Skyrim, perteneciente al Imperio, por parte de los separatistas nórdicos llamados Capas de la Tormenta, la región se encuentra sumida en una devastadora guerra civil.

Nada más comenzar, se pone al jugador en la piel del Sangre de Dragón, pero se oculta este dato hasta más adelante. Un carromato y algunos presos son las únicas pistas que se ofrecen, además de un entorno espectacular desde los primeros compases. La travesía deja entrever la relación tormentosa entre los dos bandos, así como el rapto de Ulfric, Capa de la Tormenta, y Jarl – gobernador – de Ventalia. 

El detonante que implica el comienzo de la historia sucede en cuanto el protagonista va a ser ejecutado. Un momento de tensión, en el que también se presenta la figura del Dragón. Imponente, peligroso y en esos momentos, una forma de salvar la vida que no hay que desaprovechar. Por algo somos Sangre de Dragón.

Tras terminar la primera misión el mundo se abre para ser explorado con total libertad. Cuidado con ella, porque es tan ilimitada que alguno puede echar a andar y perderse entre las montañas. La elección siempre está ahí, tanto seguir la trama principal, que pasará por ir a Carrera Blanca, el primer pueblo importante, o hacer misiones secundarias por donde quiera que sucedan. 

No todo queda en las misiones, también existen los gremios que se mantienen después de su éxito en Oblivion. Cada uno de ellos tendrá misiones propias que habrá que superar si uno quiere convertirse en lider. La asociación a estos gremios, no es excluyentes y puede ser simultánea. Compañeros, Ladrones, Magos y la Hermandad Oscura, son las opciones, siendo la última la más secreta y sanguinaria de todas.

Además, el protagonista podrá crecer en habilidades abstractas y físicas, con un total de 18: herrería, armadura pesada, bloquear, a dos manos, a una mano, arquería, armadura ligera, discreción, abrir cerraduras, robo, elocuencia, alquimia, ilusión, conjuración, destrucción, restauración, alteración y encantamiento. Pero todas estas opciones ya se encontraban en la versión de 2011, así que no contamos nada nuevo.

Esta remasterización no es una de esas que actualizan el videojuego, mejoran sus gráficos, amplían su jugabilidad e incluso su rendimiento. Realmente, recuperar Skyrim supone que muchos usuarios que no pudieron jugarlo, lo hagan ahora. La sensación de que había poco que cambiar, está latente desde los primeros compases del juego y es que, si algo funciona bien, ¿para qué cambiarlo?

Hay que señalar la gran diferencia que existe entre la versión de este videojuego para PC y para consolas, siendo esta segunda más de andar por casa. No es algo nuevo que los gráficos en el ordenador puedan dar más de sí, pero también implican mayor capacidad de rendimiento del dispositivo. El análisis que se haría de Skyrim en ese caso, variaría según las prestaciones del PC en el que se jugase, por ello vamos a centarnos en los cambios en consolas, que es la novedad.

Las texturas de los entornos tienen mayor nitidez, así como la profundidad de los paisajes. La iluminación también ha sido modificada, generando mayor claridad en lugares que se quedaban algo oscuros en su versión anterior. Donde menos se ven los cambios es en la construcción de los personajes, se puede adivinar que están diseñados en 2011 y quizás habría hecho falta darle otro toque más realista. 

Muchos pensarán que aplicando un par de mods de los que había creados, la remasterización habría sido estupenda, pero es cierto que la esencia de Skyrim se habría visto también comprometida y eso es algo que se ha respetado en todo momento. No se ha añadido una mecánica para poder seleccionar al enemigo, se ha mantenido el sistema de combate en el que si te descuidas puedes dar puñetazos al aire, pero que es característico del juego.

La resolución en 1080p se nota mucho más en PC que en consolas, aunque también es de lo más destacable. A pesar de la ampliación gráfica no se aprecia ralentización en ningún momento, salvo en los movimientos de algunos personajes en PC, pero es prácticamente inperceptible. La posibilidad de incluir mods en consolas sí es una novedad a tener en cuenta, de momento no existen pruebas de cambios hechos por los fans, pero seguramente será una nueva herramienta a tener en cuenta.

Otra buena noticia para quienes lo vayan a jugar por primera vez es que incluye todos los DLCs que salieron por separado en su inicio. Es un placer poder experimentar todas las opciones que se van ampliando, así como las nuevas tramas para hacer más largo el juego y no tener que salir nunca de Skyrim.

Jugabilidad: es lo que más ortopédico parece. Lo han mantenido prácticamente igual que en 2011 y no resulta natural. Los movimientos del personaje son un tanto mecánicos y poco fluidos, así como el sistema de combate, sin la posibilidad de enemigos, que a veces implica darle puñetazos al aire. En cualquier caso, esta jugabilidad es la que hizo famoso el juego y con la que han disfrutado miles de seguidores.

Gráficos: este apartado sí ha sido modificado. Algunas texturas han sido mejoradas, así como la luminosidad de algunos entornos. Cabe decir que la variación entre el juego para consolas y el de PC es enorme, teniendo este segundo una mejor calidad gráfica. En consola, la modificación acerca el juego a la primera versión que salió para PC, que ya era buena.
 
Sonido: uno de los puntos fuertes de Skyrim. Espectacular banda sonora, efectos sonoros a la altura y todo tipo de ruidos que facilitan la inmersión dentro de la historia. Esto no ha sido modificado, aunque se aprecia una limpieza aún mayor del apartado sonoro.
 
Duración: Skyrim es un juego largo si hablamos de su historia, unas 40 horas, e infinito si se incluyen las misiones secundarias y las oportunidades que ofrece su mundo. Sin duda, hay que echarle horas, pero el tiempo se pasa volando entre misión y misión. Es un juego ideal para los que no se cansan de jugar.
 
Conclusión: Skyrim ya era un juego de altisimo nivel anteriormente, la modificación ha mantenido sus virtudes, pero apenas es apreciable. No hay un cambio notable en ninguno de los apartados, aunque es una suerte que los que solo poseían consolas de nueva generación puedan deleitarse con el juego por fin. 
 
Elena Fernández "Elfvera"
 
Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Una canción…
Juegos de The Elder Scrolls

The Dragonborn Comes

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar