Estrategia histórica

¿Quién dijo que los videojuegos no pueden ser también sinónimo de cultura? Historia y estrategia se funden en este nuevo lanzamiento diseñado para PSP, PC y PlayStation 2. El legado de Roma sigue vivo.

Generalmente materias como la historia no tienen mucha cabida en el mundo de los videojuegos, salvo excepciones puntuales y no especialmente adultas. No en vano, existen títulos que sí apuestan por llegar a un público aficionado a ver documentales y leer revistas culturales. Títulos como este Great Battles of Rome, que llega a PSP abalado por el prestigioso canal de pago Canal de Historia.

El honor de un imperio

Hubo una época en la que Roma era el imperio más importante sobre la Tierra, y la capital del mundo. Una época en la que, en efecto, se ambienta este título de forma más que rigurosa, como era de esperar teniendo en cuenta sus patrocinadores. De hecho, Great Battles of Rome no es solo un juego de estrategia convencional, sino que sirve como programa de aprendizaje en muchos aspectos. Si alguna vez has tenido interés por saber más sobre el mundo Clásico, esta es tu oportunidad para hacerlo, ¡y jugando!

Pero el camino que lleva hasta forjar un gran imperio no es sencillo. Lo primero de todo en el UMD pasa por elegir un bando, romanos o latinos. Estos últimos sirven a modo de tutorial, pero la campaña realmente importante la protagonizan los primeros. Es en la piel de Roma en la que tenemos que llevar a cabo todo tipo de misiones estratégicas, batallas que van desde los orígenes del imperio (su forja) hasta sus posteriores luchas contra cartagineses, galos y todo tipo de bárbaros, europeos, asiáticos y norteafricanos. Es más, el realismo y el rigor del título es tal, que incluso tenemos que enfrentarnos a otras facciones del imperio. Y es que de todos es sabido que las luchas internas también marcaron definitivamente el rumbo de Roma.

Por otro lado, y a pesar de que la mecánica del juego pasa siempre por alzarnos victoriosos en tal o cual campaña, la variedad de misiones, escenarios y circunstancias están muy marcadas entre sí. Lo cual, sumado a los tres niveles de dificultad que tiene la aventura, hacen que tengamos juego para rato. Especialmente porque, como sucede en los juegos de estrategia, el desarrollo de los enfrentamientos es lento y requiere que actuemos con prudencia.

En definitiva, se trata de un título que demuestra que, a pesar de lo poco aprovechado que está el género en PSP (y en las portátiles en general), la estrategia no es un género que solo pude tener cabida en PC o consolas de sobremesa. Una aventura que además de ser profunda y entretenida nos permite adentrarnos aún más en el fascinante mundo de la Historia.

Cerrar