Análisis de The Inpatient – El origen de la pesadilla

El terror más psicológico llega a PlayStation VR de la mano de The Inpatient, lo nuevo de Supermassive Games para el sistema de realidad virtual de Sony. Se trata justamente del estudio que hace unos años desarrolló el aclamado Until Dawn, directamente relacionado con la historia que nos presenta el título a análisis. En esta ocasión, el jugador viajará sesenta años atrás para adentrarse en el sanatorio Blackwood Pines, que ya conocimos en la aventura interactiva a la que hacíamos referencia hace un momento.

En The Inpatient, la institución mental está completamente operativa. Prueba de ello es la figura de nuestro protagonista, que se encuentra encerrado entre sus paredes sin saber muy bien cómo llegó allí. La misión del jugador será bucear en los recuerdos y las visiones del personaje, que padece de una amnesia casi total, hasta ser consciente de lo que ocurre en ese siniestro lugar del que parece no haber escapatoria.

En esa tarea jugará un papel fundamental el casco de PlayStation, que nos sumergirá de manera absoluta en una trama intensa y aterradora. La tecnología de Sony será, de hecho, la principal baza de un videojuego completamente diseñado para exprimir las posibilidades de la realidad virtual, una forma de juego que cada vez cuenta con más títulos en el catálogo de la compañía. De momento, te dejamos con las impresiones que hemos redactado tras adentrarnos en un entorno tan espeluznante como el de The Inpatient.

Inmediatamente después de iniciar el juego comprenderemos la importancia de la tecnología de realidad virtual, que tratará de sumergirnos en el psiquiátrico de Blackwood Pines con todos los medios a su alcance. Tras seleccionar el género de nuestro protagonista llegará el momento de determinar su color de piel, una decisión que veremos traducida inmediatamente a los brazos y manos del personaje, que podremos ver cuando miremos hacia abajo en cualquier momento de la aventura.

Acto seguido nos despertaremos inmovilizados en una silla y en plena sesión con un insistente doctor que no dejará de atosigarnos con todo tipo de preguntas. De esta manera se nos presentará una de las principales mecánicas del juego, la de la toma de decisiones. De manera muy frecuente, los personajes a nuestro alrededor interactuarán con el protagonista en conversaciones que generalmente deberán resolverse mediante la elección de una respuesta.

La labor del jugador será decantarse por una de las dos alternativas, que podrá escoger tanto con su mirada y la posterior confirmación con el mando Dualshock 4 como, preferiblemente, con su voz. Esta forma de control nos proporcionará una experiencia más narrativa y acorde a la aventura, permitiéndonos interactuar directamente y sin intermediarios con los personajes que tendremos frente a nosotros en el mundo virtual de The Inpatient.

Cabe destacar que el sistema de control por voz funciona excepcionalmente bien, por lo que no nos veremos obligados a entrar en un bucle de repeticiones motivado por una mala detección de sonido. Es más, en ocasiones ni siquiera será necesario recitar la frase al completo. Bastará con pronunciar parte de la contestación para proseguir con la conversación, que se desarrollará de manera muy satisfactoria para el jugador.

La toma de decisiones no será, en cualquier caso, un mero pasatiempo con el que explorar diferentes aspectos de la trama o del trasfondo de los protagonistas. Hemos comprobado cómo el videojuego de Supermassive Games dispone ante el jugador una historia ramificada que, en última instancia, confluirá en diferentes finales. Dependiendo de las elecciones del jugador, el comportamiento de algunos personajes irá variando hasta desencadenar acciones de lo más variadas y que afectarán, cómo no, al devenir del protagonista.

En este sentido no serán únicamente relevantes los diálogos que, por supuesto, juegan un papel fundamental en el avance de la historia. Además, el usuario deberá enfrentarse a las que podríamos catalogar como fases de exploración. En determinados momentos gozaremos de cierta libertad para desplazarnos por una zona acotada del escenario, como una habitación o un pasillo. En ese momento, se nos invitará a interactuar con diversos ítems distribuidos convenientemente.

Haciendo uso de nuestra capacidad de caminar podremos acercarnos a un escritorio para, por ejemplo, leer una nota o comernos un sandwich. O quizás aproximarnos a nuestro compañero de habitación para conversar con él. Acciones aparentemente sin importancia que, en ocasiones, podrán marcar convertirse en significativas para el avance de la historia. Sobre todo en el caso de aquellos que objetos que, por una u otra razón, darán pie a un recuerdo.

De este modo profundizaremos en la identidad de nuestro protagonista, al que trataremos de conocer mientras progresamos en la aventura, que no se desarrollará de manera convencional. En lugar de limitarnos a un avance lineal, los responsables del juego harán un uso frecuente de las elipsis, entre las que veremos intercalados todo tipo de flashbacks e incluso secuencias oníricas especialmente siniestras.

Así es como los desarrolladores tratarán de llevarnos a un estado de congoja en el que el terror psicológico dará paso, en ocasiones, a los sobresaltos propios del género. A fin de cuentas, se trata de un videojuego enmarcado en el género de terror, por lo que cabrá estar preparado para enfrentarse a situaciones de lo más turbadores, teniendo sobre todo en cuenta el estado de locura y ensoñación en el que se ve inmerso nuestro protagonista y, por extensión, el jugador.

El casco de PlayStation VR no hará sino acrecentar todas estas sensaciones, que nos sumergirán en el universo de The Inpatient de manera muy efectiva. Tal es su importancia que Supermassive Games ha tenido en cuenta todos los perfiles de usuario a la hora de diseñar la experiencia de juego con la tecnología de realidad virtual. Además de permitirnos seleccionar el modo de toma de decisiones, que puede llevarse a cabo de manera manual o a través de la voz, el jugador puede configurar la forma de desplazamiento del personaje.

Aunque lo usual en los videojuegos de realidad virtual es recurrir, antes de iniciar la acción de caminar, a una rotación parcial del personaje para evitar la cada vez menos frecuente sensación de mareo, inexistente en The Inpatient, los responsables del juego han habilitado también el libre movimiento del personaje con el objetivo de no restringir las opciones de ningún usuario. En ese sentido, el título es especialmente generoso a la hora de presentarse ante el jugador, que podrá adentrarse en él del modo en que convenga para disfrutar de una experiencia superior.

Javier Castillo

JUGABILIDAD: The Inpatient exprime eficientemente las posibilidades del caso de realidad virtual de Sony, tanto a través de la toma de decisiones por control de voz como en lo concerniente al movimiento de nuestro protagonista. El videojuego es capaz de sumergirnos en la acción de forma muy efectiva e invitarnos a explorar nuestro entorno con el objetivo de obtener información y avanzar en la historia.

GRÁFICOS: En lo que respecta al apartado visual nos hallamos ante uno de los videojuegos más destacados del catálogo actual de PlayStation VR, sobre todo en cuanto al diseño de personajes y a su gesticulación facial, que nos ayuda a adentrarnos en cada conversación desde el primer instante. La fotografía, además, resulta esencial teniendo en cuanta que la trama se desarrolla en interiores.

SONIDO: El videojuego cuenta con un perfecto doblaje al castellano, por lo que todo jugador podrá disfrutar de la historia sin necesidad de atender a subtítulos de ningún tipo. En cualquier caso, estos podrán activarse si ese es el deseo del usuario. En cuanto a los efectos sonoros, The Inpatient está magníficamente surtido, como prueban las secuencias de carácter onírico.

HISTORIA: Aquellos que disfrutaran de Until Dawn no deberían pensárselo dos veces a la hora de sumergirse en un videojuego que, pese a ser muy diferente a aquella aventura interactiva, profundiza en universo que cualquier fan del videojuego de Supermassive Games deseará descubrir. El estado amnésico del protagonista invita, además, a afrontar la historia desde un punto de vista neutral que funciona a la perfección en este tipo de trama.

CONCLUSIÓN: Nadie que posea PlayStation VR debería perderse una de las historias más inmersivas de cuantas hemos explorado en los últimos meses. The Inpatient no es solamente una excepcional secuela de una de las aventuras interactivas más aclamadas de Sony, sino un thriller psicológico capaz de sostenerse por sí mismo. Cualquier aficionado al terror quedará satisfecho con lo nuevo de Supermassive Games, que ha vuelto a diseñar una experiencia que todo apasionado del género sabrá apreciar.

Publicaciones relacionadas

Cerrar