Una aventura ejemplarizante

Los poseedores de la consola Nintendo 64 disfrutaron a finales de los noventa de una de las mejores aventuras de todos los tiempos, The Legend of Zelda: Ocarina of Time. Este clásico ha sido readaptado a Nintendo 3DS, ofreciendo las mismas cualidades que cautivó a millones de jugadores y añadiendo pequeños toques innovadores.

En 1998 el mundo asistió a uno de los grandes lanzamientos de la historia de los videojuegos. The Legend of Zelda: Ocarina of Time apareció en Nintendo 64 cosechando un éxito de crítica bestial, hasta tal punto que a día de hoy sigue siendo el juego mejor valorado de todos los tiempos. Con esta carta de presentación tan imponente, este mega-clásico llega a Nintendo 3DS con ganas de volver a encandilar a los usuarios de la nueva portátil, ofreciendo todas las cualidades que le encumbraron así como un mejor tratamiento gráfico y otras leves mejoras y retoques.

Aventura total

Si buscáramos en un diccionario especializado en videojuegos la palabra “aventura”, seguro que aparecería bien grande el nombre de este juego. Y es que estamos ante una aventura de las llamadas “de libro”. El título combina múltiples elementos, como son la exploración, plataformas, puzles, diálogos con curiosos personajes, interacción con elementos de los escenarios, pequeños minijuegos… La lista de tareas a realizar es casi interminable.

Y como es lógico, tal cantidad de factores consiguen proporcionar al jugador una experiencia de juego tremendamente rica y variada. Además es duradera, ya que si queremos superar el título en su totalidad debemos dedicarle un mínimo de 30 horas.

Mejoras y cambios

Nintendo no se ha conformado únicamente con trasladar el contenido del juego original de Nintendo 64 a la nueva portátil. En absoluto. Para empezar, todo el apartado gráfico ha sido debidamente revisado, dotando a todos los personajes y escenarios de un mejor tratamiento en las texturas y una mayor cantidad de polígonos. El resultado salta a la vista.

Igualmente, ciertas partes de la aventura han sido rediseñadas. El mejor ejemplo de esto es la zona del mercado (que se encuentra en un área anexa al castillo), algo confusa en su origen pero que en esta ocasión muestra una estructura mucho más sólida y que además se aprecia con mayor detalle. El control también se ha modificado levemente, haciendo buen uso de la pantalla táctil de la consola y sus posibilidades.

Por último, pero no menos importante, encontramos el tema de la localización. Si recordáis, el único defecto que presentó el original de Nintendo 64 es que llegó a nuestro país totalmente en inglés, aspecto que ha sido debidamente solucionado en esta ocasión. Así, todos los personajes de este juego hablan en perfecto castellano, algo que agradecerán los no angloparlantes.

Poco más podemos decir acerca de este juego. Es extenso, profundo, ameno y variado como él solo. ¿Y no tiene pegas? Pues hilando fino, la banda sonora se escucha con nitidez pero podría haber sido remasterizada y orquestada. Pero vamos, es algo que no afecta en absoluto a la calidad general del juego.

Publicaciones relacionadas

Cerrar