Introducción a la realidad virtual

Sony recupera la esencia de The Playroom, estrenado en 2013, y la traslada a su dispositivo de realidad virtual. Se trata de una experiencia introductoria a esta revolucionaria tecnología en la que el jugador podrá interactuar no solo con los elementos virtuales, sino con otros usuarios a través de diversas opciones de multijugador local. ¿Preparado para enfrentarte a los minirobots?

14177

En noviembre de 2013 se estrenaba The Playroom, una propuesta gratuita desarrollada por Sony que pretendía ofrecer un digno entretenimiento para los usuarios que hubieran adquirido PlayStation Camera. De este modo, los jugadores podían adentrarse en varios minijuegos que, bajo unas mecánicas simples aunque efectivas, hacían uso de esta tecnología para ofrecer una experiencia que respondiera a sus expectativas.

Con la llegada de la realidad virtual de la mano de PlayStation VR, Sony creyó necesario recuperar la esencia del videojuego y adaptarla a su nuevo dispositivo, un trabajo que ha realizado Japan Studio. De este modo, los minijuegos de la versión original del título se han transformado por completo para permitir la interacción de un jugador, que hará uso del casco de VR, y el resto de usuarios, que podrán disfrutar de la experiencia mediante el Dualshock 4.

Se trata de una propuesta diseñada para el disfrute de hasta cinco jugadores, aunque solo será uno de ellos el que pueda visualizar el juego desde el punto de vista único que ofrece la realidad virtual. Además, el dispositivo PlayStation Move es compatible con algunas de las opciones jugables, por lo que su uso está más que aconsejado. Sin más, te ofrecemos nuestras impresiones de esta adaptación, estrenada el pasado 10 de octubre exclusivamente y de forma totalmente gratuita para PlayStation 4.

The Playroom VR presenta diversos minujuegos orientados a la experimentación de la realidad virtual en todas sus vertientes. Los desarrolladores del Japan Studio de Sony han creado desde propuestas más contemplativas y relajantes, donde el usuario simplemente deberá permanecer atento al entorno virtual, hasta otras donde los robots protagonistas le introducirán en la acción más desenfrenada.

El primero de los juegos, titulado “La fuga del monstruo”, sitúa al usuario que porte el casco de realidad virtual en la piel de un gigantesco monstruo verdoso que deberá arrasar una ciudad mientras trata de dar caza a los cuatro jugadores que prefieran disfrutar de la experiencia haciendo uso del Dualshock 4. Cuando finalice la persecución, los cuatro súper robots deberán acabar con la criatura lanzándole todo tipo de objetos, desde bloques a misiles.

Lo más interesante de la propuesta es que el jugador que utilice PlayStation VR verá la escena desde una perspectiva en primera persona, mientras el resto de usuarios se verán en el televisor en un plano general en el que también se visualizará el monstruo. Cabe resaltar la modulación de voz que ofrece la criatura, probablemente uno de los aspectos más divertidos de este minijuego, el más completo de The Playroom VR.

Si no has tenido suficiente diversión, también puedes sumergirte en “El gato y el ratón”, diseñado para hasta cinco jugadores. Como en el anterior juego, el usuario que utilice el casco de realidad virtual controlará al gato, que deberá cazar a los intrépidos roedores, empeñados en robar la mayor cantidad posible de queso hasta que el felino acabe con ellos.

Mientras el resto de usuarios tratan de completar su misión haciendo uso del Dualshock 4, quien porte PlayStation VR deberá estirar las manos, ahora convertidas en garras, para impedir su objetivo. Al contrario que el anterior, este minijuego carece de excesivo interés una vez asimilada la mecánica de juego, excesivamente simple para la gran mayoría de públicos que se puedan interesar por el título.

Otra de las experiencias disponibles es “La casa fantasma”, pensada para el disfrute de al menos dos jugadores. No obstante, varios más podrán incorporarse a un minijuego que traslada la acción a una mansión encantada en la que los espíritus les acecharán en cada esquina. En este caso, los usuarios que hagan uso del mando deberán colaborar con el que utilice la realidad virtual para atrapar, mediante un arma especial, a todos los fantasmas que osen importunarlos durante la partida.

Aunque la idea de partida resulta interesante, la jugabilidad resulta llamativamente confusa en este juego en concreto. La cooperación entre el usuario de PlayStation VR y los del Dualshock 4 presenta dificultades que se traducen, inevitablemente, en un pequeño caos en pantalla. No obstante, ofrece una opción de juego más que no debemos obviar.

El siguiente minijuego, titulado muy oportunamente “¡Se busca!”, nos lleva al Viejo Oeste para descubrir, al más puro estilo detectivesco, la identidad del villano que se camufla entre la multitud. Si no completamos la misión, seremos castigados con diversos desatascadores que acabarán estampados contra el casco de realidad virtual. De nuevo, la propuesta ha sido diseñada para la interacción de al menos dos jugadores, aunque también podrán unirse el resto de usuarios.

Por último, The Playroom VR nos ofrece “El rescate de los robots”, un juego diseñado para dos únicos jugadores sin posibilidad de añadirse más a la experiencia de realidad virtual. Mientras el usuario que porte el casco vivirá la acción en primera persona en la piel de un minirobot capaz de saltar, dar puñetazos o lanzar un gancho, el otro usuario visualizará a su personaje, otro robot que pilotará un pequeño ovni, en tercera persona.

El objetivo no es otro que colaborar para destruir a los enemigos y esquivar las trampas mientras ambos jugadores avanzan por un escenario en tres dimensiones. La supervivencia de hasta veinte compañeros minirobot dependerá de ellos aunque, lamentablemente, la jugabilidad no es la mejor. Aunque el usuario que utilice PlayStation VR podrá seguir la acción sin inconveniente, el que tenga que hacer uso del mando no tendrá la mejor visión de los elementos en pantalla para interactuar con ellos de forma óptima.

En cualquier caso, esta última propuesta es la más compleja de cuantas se ofrecen en esta experiencia introductoria a la realidad virtual. Mientras en la mayoría de minijuegos debíamos enfrentarnos a escenarios prácticamente estáticos o en los que nos veíamos obligados a avanzar por raíles, este nos ofrece la posibilidad de movernos con total libertad, una posibilidad a tener en cuenta.

De forma complementaria a los juegos incluidos en The Playroom VR, el usuario podrá invertir las monedas conseguidas al completar con éxito los diferentes retos en una máquina de bolas, propiedad de los minirobots, que le proporcionará diversos objetos para decorar el espacio de bienvenida a esta experiencia de realidad virtual a su gusto.

Javier Castillo

JUGABILIDAD: Las mecánicas de juego se asimilan rápidamente y resultan sencillas en su conjunto, aunque algunas de las experiencias son altamente confusas debido a la inexacta interacción entre el usuario del casco de realidad virtual y aquellos que deben optar por el uso del Dualshock 4.

GRÁFICOS: El apartado visual de The Playroom VR no resulta especialmente llamativo, pues se trata de una adaptación del videojuego estrenado en noviembre de 2013 en la misma consola. No obstante, algunos de los minijuegos logran la inmersión del usuario a través de los escenarios y el resto de elementos en pantalla, diseñados en tres dimensiones.

SONIDO: La presencia de los minirobots es siempre evidente a consecuencia de sus constantes y característicos sonidos, un elemento que ayuda a introducirse en este mundo virtual. La modulación de voz, además, aportará un extra de diversión durante las sesiones de juego con otros usuarios.

DURACIÓN: No resulta sencillo estimar la duración de una propuesta como esta dado que únicamente se compone por diversos minujuegos que, en el mejor de los casos, pueden extenderse unos cuantos minutos. La rejugabilidad, sin embargo, puede ser uno de sus principales valores dado el componente festivo del videojuego, apto para cualquier reunión social.

CONCLUSIÓN: The Playroom VR ha de ser tomado como una introducción a la realidad virtual, al fin y al cabo, el único propósito de Sony al recuperar la esencia del título de 2013. Como ocurriera entonces, su lanzamiento gratuito se debe únicamente al deseo de proporcionar una experiencia jugable que explore las posibilidades de una tecnología tan revolucionaria como la que propone PlayStation VR. No se trata de la mejor opción para disfrutar del dispositivo, aunque cumple en su objetivo de presentar al mundo las virtudes de la realidad virtual.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
The Playroom
 

La mayoría de minijuegos permiten unirse a otros cuatro usuarios con Duashock 4.

Nacho Castañón

Editor y PR en Andro4all. Licenciado en Periodismo y Comunicación Integral. Formado en El Referente, Agencia Colpisa y AlfaBetaJuega, y escribiendo sobre el mundo de la tecnología, videojuegos y deporte desde 2013. Mi perfil en LinkedIn.
Cerrar