Una frontera desaprovechada

Medio año después de que The Walking Dead: A New Frontier, la tercera temporada de la saga más emblemática de Telltale Games, diera comienzo con un episodio doble, llega a su fin con el quinto y último capítulo, Desde las galeras. Acompáñanos en nuestro análisis no solo para saber cómo se le ha dado al estudio californiano el season finale, sino cuál es nuestra valoración de toda la temporada.

14127

Telltale Games se ha hecho un poderoso nombre en la industria del videojuego con un concepto de juego que han sabido popularizar ellos mismos: aventuras gráficas cercanas a las películas interactivas en las que las decisiones son fundamentales para el devenir de la historia y que se presentan siempre en formato episódico. The Walking Dead les lanzó al estrellato en 2012 y desde entonces esta ha sido su franquicia estrella.

De hecho, The Walking Dead es la única serie de Telltale que ha tenido continuidad más allá de una primera temporada que muchas otras están esperando como agua de mayo. La segunda temporada no fue capaz de alcanzar el nivel de la primera, pero una Clementine ya cien por cien protagonista se hizo con el mando de la historia y consiguió volver a emocionarnos y a poner nuestro corazón en un puño en los momentos más tensos.

Así, el pasado mes de diciembre llegaba la tercera temporada, llamada ahora The Walking Dead: A New Frontier. El nombre tenía un poco que ver con que Telltale quería ofrecer algo que nunca antes había hecho en la serie: un protagonismo dual. A Clementine le acompañaría Javier, un hombre ya entrado en la treintena que había sobrevivido junto a la familia de su hermano, desaparecido tras el desastre. Ahora la temporada ya ha terminado y nosotros te contamos qué nos ha parecido.

Lo primero que cabe decir es que el quinto y último episodio, Desde las galeras, ha mejorado por mucho lo que hemos visto a lo largo del resto de la temporada, pero tal vez ya haya sido demasiado tarde. Nuestras decisiones han comenzado a pesar y ya se nos ha permitido actuar del modo en que queríamos. Y es que durante toda la temporada hemos tenido que aguantar que nuestro Javier decidiera una cosa y el juego nos guiara por otra completamente distinta que nosotros no queríamos.

Los títulos de Telltale siempre han sido guiados para llevarnos por donde quieren, pero A New Frontier lo había llevado más lejos que ningún otro. El otro gran pero del videojuego y que ha sido una constante a lo largo de la temporada es el del “protagonismo dual” al que hacíamos referencia y que Telltale prometió. Mentira. Clementine ha actuado durante todo el juego como personaje de apoyo y tan solo hemos podido controlarla en contadas escenas flashback que no suman ni quince minutos en total.

No sería un problema demasiado grande si los nuevos personajes estuvieran a la altura de los Lee, Kenny o Jane. Pero no lo están. Javier no es un mal protagonista, pero no es capaz de igualar a sus predecesores (Lee y Clementine). Del elenco de secundarios tan solo salvaríamos a Kate, que se relaciona de forma agradable y creíble con el resto de personajes. Sin embargo, David, Gabe, Tripp, Eleanor o Ava pasan sin pena ni gloria y serán personajes que no recordaremos cuando pase el tiempo y echemos la vista atrás.

Es por todo ello que nos ha dolido profundamente ver cómo pasaban y pasaban los episodios y Clementine no ganaba el protagonismo que se había prometido y que, por otro lado, todos deseábamos. La noticia positiva es que el fin de la temporada ha anunciado ya una cuarta tanda de capítulos para los que se ha sentado unos buenos cimientos, por lo que The Walking Dead podría volver a ser grande en los próximos años.

El agotamiento de la fórmula de Telltale se lleva viendo en varios de los últimos trabajos del estudio y A New Frontier no ha sido una excepción. Cada vez tenemos menos fases de investigación del escenario, hasta tal punto de que en el quinto y último capítulo no ha habido ninguna sola. Así las cosas el enfoque es cada vez más cinematográfico y guiado. Tan solo debemos pulsar un par de botones en los Quick Time Events y elegir las opciones de diálogo que prefiramos en cada momento.

Las consecuencias son evidentes: por un lado tenemos un enfoque mucho más directo y centrado en la narrativa (personalmente lo prefiero a tener que perder el tiempo en investigar cosas que solo tienen una salida), pero por otro nos topamos con episodios cada vez más cortos. Y es que Telltale no puede alargar los capítulos de forma indefinida. De este modo nos encontramos, por ejemplo, con un quinto episodio que nos ha durado poco más de hora y cuarto. Una duración muy escasa para el tiempo que nos obliga a esperar el estudio californiano entre entrega y entrega.

Lamentablemente estos no son los únicos inconvenientes de The Walking Dead: A New Frontier. Y es que tal y como ha ocurrido en los últimos proyectos de Telltale, las decisiones ya no consiguen ponernos tan al límite como lo hacían antaño en juegos como The Wolf Among Us, Tales from the Borderlands o los dos primeros The Walking Dead. Las situaciones son menos tensas y en gran medida tiene la culpa un elenco de personajes secundarios que nos importa más bien tirando a poco.

Si te hacen decidir qué personaje debe vivir y cuál morir y ambos te dan igual, la decisión pierde bastante potencia. Por no decir si te hacen decidir entre acompañar al mejor personaje que han diseñado o a uno que te han enseñado a odiar a lo largo de todos los demás capítulos. Las decisiones, salvo excepciones, son obvias y no nos lleva más que una fracción de segundo tomarlas, por lo que en este sentido A New Frontier también sale perdiendo.

Técnicamente nos encontramos ante el que tal vez sea el producto mejor acabado de Telltale Games. Aunque, por supuesto, no está exento de problemas. En la versión de PlayStation 4 que hemos jugado tan solo hemos experimentado un crasheo en los cinco capítulos y en esta ocasión apenas hemos tenido problemas de traducción. A ello cabe añadir un apartado visual cada vez más bonito y detallado y uno sonoro que aunque no es el rey de la propuesta sí acompaña a la perfección a la historia.

Joel Castillo

Jugabilidad: En A New Frontier nos hemos encontrado con la propuesta más limitada en lo jugable de cuantas haya hecho Telltale Games hasta la fecha. Las partes de exploración del escenario quedan reducidas a una presencia casi anecdótica y la acción se basa en concatenaciones de Quick Time Events y secuencias de diálogo en las que nosotros tan solo debemos elegir la opción que prefiramos.

Gráficos: Probablemente estemos ante el apartado en el que más ha ido mejorando Telltale con el paso de los años. Estéticamente es un juego muy pulido y detallado. Gusta jugarlo por su belleza, aunque seguimos topándonos con algunos pequeños problemas como crasheos puntuales y caídas en la tasa de frames por segundo frecuentes.

Sonido: La banda sonora nunca ha sido el punto fuerte de la serie The Walking Dead de Telltale y en esta ocasión no es una excepción. Algunas piezas clásicas nos hacen sentir nostalgia y las nuevas acompañan bien, pero no impresionan. El casting de voces es de lo mejor de la propuesta, especialmente una vez más Melissa Hutchison una vez más en el papel de Clementine.

Historia: A lo largo de los cinco episodios nos hemos encontrado con incongruencias narrativas que chocaban con nuestras decisiones y con giros argumentales poco sorprendentes. Es el The Walking Dead menos sorprendente, pero tampoco es uno de los peores trabajos de Telltale. No destaca y es una verdadera lástima viendo de dónde venía la saga.

Duración: Como hemos comentado con anterioridad, el nuevo enfoque de Telltale hace que los capítulos sean más cortos que nunca, de modo que superar los cinco seguidos podría llevarnos poco más de seis horas. Una duración muy escasa teniendo en cuenta el tiempo que se nos ha hecho esperar entre episodio y episodio.

Conclusión: A New Frontier es, ante todo, una oportunidad desperdiciada por parte de Telltale. Desperdiciada porque tenían a uno de los mejores personajes de los últimos años y le han reservado un rol secundario para dar el protagonismo a un personaje que no está a la altura de la saga. Pero también es desperdiciada porque The Walking Dead es su serie más querida y seguida y no han sabido mantener el nivel que habían ofrecido hasta ahora. Telltale ha sentado las bases para hacer una gran cuarta temporada, pero ahora mismo tan solo tenemos la sensación de que A New Frontier ha sido una temporada de transición que pronto será olvidada por los fans, y con razón.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…

The Walking Dead: Temporada 1

The Walking Dead: Temporada 2


El final de temporada anuncia que tendremos una cuarta entrega de The Walking Dead.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar