La aventura más salvaje, intensa y magistral

11961

El desenlace de las aventuras de Geralt de Rivia es uno de los títulos más esperados en el mundo de los videojuegos y puja fuerta para ser el mejor juego del año. The Witcher 3: Wild Hunt nos presenta una aventura sin precedentes, con una magnitud colosal en la que nos deparan mil secretos por resolver en un entorno cargado de un excelso realismo.

El Imperio Nilfgaardiano avanza en su constante batalla con Temeria y amenaza con ganar la cruenta guerra que protagoniza la saga The Witcher desde los primeros compases que protagonizamos junto a Geralt de Rivia. Si has acompañado al famosísimo brujo a lo largo de sus dos títulos anteriores, estarás esperando con impaciencia el próximo día 19 de mayo, marcado en rojo y subrayado en tu calendario, para poder tener en tus manos una copia de The Witcher 3: Wild Hunt. Probablemente no sea necesario que te contemos nuestras impresiones del juego para que corras a tu tienda más cercana la próxima semana, pero si, por el contrario, nunca te has adentrado en esta aventura, cuentas con la excusa perfecta para hacerlo.

The Witcher 3: Wild Hunt es, posiblemente, el juego más increíble que hayamos podido recibir hasta el momento en el presente curso en la industria del videojuego. Tal es así, que incluso situándonos en mayo, ya podemos anticipar que estará en la opción para hacerse con el título de juego del año, salvo hecatombe, lo cual parece harto improbable. El cierre del arco argumental protagonizado por el bueno de Geralt es una de las aventuras más pulidas, completas e intensas que se puedan disfrutar con un mando entre las manos y nuestra misión en este análisis es trasladarte la intensidad y fascinación que hemos sentido al jugarlo.

Y es que desde los primeros compases en los que tomamos el control del Lobo Blanco ya podemos hacernos una idea de lo que nos espera durante todo el desarrollo del título. A través de un prólogo magistral, tocamos brevemente todos los ámbitos que caracterizan a cualquier juego de The Witcher: exploración, combate, diálogos, escenas tórridas… Todo ello se une para mostrarnos los principios básicos que necesitamos aprender para emprender una aventura de proporciones épicas. Una combinación de factores unificados de manera tan minuciosa que provoca que nuestros ojos centelleen ante lo que nos tienen preparado los chicos de CD Projekt, algo que no se limita únicamente al prólogo.

Porque una vez nos adentramos en el extenso mapa que compone el universo de The Witcher 3 somos realmente conscientes de la magnitud de la aventura a la que nos enfrentamos, con lo que entendemos perfectamente la inclusión de la yegua Sardinilla para avanzar en esta propuesta, aunque también se han habilitado señales de viaje rápido para hacer más cómodo el trayecto un vez hayamos visitado dicha zona. Así, nos encontramos ante un mundo que parece no tener fin miremos hacia donde miremos y que siempre tiene un historia que contar y un reto que afrontar, algo ante lo que es difícil no abrumarse ante las numerosas posibilidades que permite, con lo que apenas tenemos momentos de intrascendencia, a no ser que queramos observar el paisaje, lo cual es otro cantar. La recreación del universo creado por Andrzej Sapkowski en sus novelas, cuenta con hasta el más mínimo detalle que podamos imaginar y, por supuesto, vamos a ahondar en ello.

A este respecto cabe una mención especial el excelente uso de la vegetación en el entorno, ya que aporta un aspecto mucho más nítido y pulido de lo que hemos podido ver en anteriores entregas, así como su comportamiento ante las inclemencias del tiempo, como las fuertes tormentas (capaces de derribar un árbol), o las intensas lluvias y ráfagas de aire. Todo está cuidado hasta el más mínimo detalle para que tengamos la impresión de estar caminando por un mundo totalmente realista e inmersivo. Una sensación que también se hace notar en la urbe, ya que en cada ciudad o poblado que vistamos se respira vida por cualquier esquina, con gentes que se comportan de manera completamente lógica y que pueden llegar a presentarnos momentos clave de la historia aunque podamos pensar lo contrario en un principio. 

Trasladándonos a otro de los aspectos más solicitados por los jugadores, nos detenemos en el sistema de combate y todo lo referente a la evolución de Geralt como personaje. The Witcher 3: Wild Hunt ha evolucionado de manera notable ante lo visto en The Witcher 2. Esta nueva entrega no deja de ser complicada a la hora de afrontar determinados combates, que nos obligarán a mejorar las habilidades del brujo, pero cuenta con un sentido más lógico y hábil. No queremos decir con ello que The Witcher 3 sea un paseo, ya que esquivar y hacer uso de nuestro escudo mágico (Quen) son una auténtica constante. Pero para ser efectivos hay que prestar una enorme atención al bestiario que nos presenta el título, donde descubrimos las ventajas estratégicas que nos aporta la alquimia en este título: impregnar nuestras armas con ungüentos, pociones, bombas caseras y demás objetos que nos proporcionan una gran variedad en combate.

Todo ello provoca que invirtamos bastante tiempo en elaborar la estrategia con la que nos sintamos más cómodos, ya que no es un juego para tomarse a la ligera y requiere de conocimientos básicos para afrontar cada batalla ante la enorme densidad de enemigos que nos encontraremos en su vasto mundo. Además, volvemos a contar con la meditación, con la que podemos reponer consumibles y avanzar en el transcurso del tiempo para cumplir determinadas misiones, que solo se pueden afrontar a determinados horarios. Otra de las grandes vertientes con las que podemos toparnos en combate es la posibilidad de realizar ataques con armas de larga distancia, como la ballesta, que aporta un toque diferente a nuestro modo de actuar. Todo ello, por supuesto, con el añadido de las conocidas Señales mágicas que posee el Lobo Blanco y que ya son un signo de identidad en la franquicia: con ellas podemos crear un escudo mágico, quemar a nuestros enemigos, controlar sus mentes, crear trampas mágicas o hacer uso de descargas telequinéticas. Unas señales que, evidentemente, pueden evolucionar.

De este modo, evolucionar las habilidades de Geralt es vital para avanzar en el desarrollo de la historia sin sufrir excesivas complicaciones a la hora de afrontar algunas de las misiones cruciales. En este aspecto los mutágenos tendrán una gran importancia, para potenciar nuestras habilidades a través de nexos, dependiendo de los tipos de habilidades que decidamos equipar, que en esta ocasión resultan mucho más simples a la hora de presentarse en el menú de mejoras, con lo que subiremos de nivel dependiendo de nuestras necesidades en cada momento, ya que algunas misiones también pueden requerir de cierto nivel de una habilidad determinada para superarla de un modo menos exigente.

Y una vez que hemos hablado del extenso paraje de The Witcher 3 y su sistema de combate, no queda más remedio que adentrarnos en la inmensa libertad de decisiones con las que contamos en esta propuesta. Las decisiones, perpetradas en extensos diálogos son una seña de identidad en The Witcher, algo que por supuesto, no falta en esta nueva entrega. La gran diferencia la encontramos en que la toma de decisiones es, posiblemente, más importante que nunca, e incluso en algunas de las más vitales tendremos escasos segundos para elegir, a través de una línea de tiempo que nos obligará a decantarnos por una de las opciones sin tener el tiempo suficiente para valorar todas sus opciones. Algo que, sin duda, nos obligará a tomar un camino u otro en nuestro periplo. De hecho, las decisiones más importantes repercutirán en las acciones posteriores a nuestro avance, por lo que hay que actuar con cautela si no queremos complicarnos la vida más de lo debido. 

Como podrás imaginar la libertad en este aspecto será máxima, por lo que cada jugador puede disfrutar de su propia partida, completamente diferente a la del resto, siguiendo la línea argumental principal, lógicamente. Para ello contamos con numerosas misiones secundarias que nos presentarán numerosos retos, puzles y desafíos, algunos de ellos totalmente intrascendentes, de manera contraria a lo que habían asegurado desde CD Projekt, aunque en un número muy escaso. Esto nos permite explorar cada rincón del mapa para buscar nuevas misiones, o nuevos tablones de anuncios, y agudizar los sentidos de brujo de Geralt, que nos muestran objetos resaltados de manera clave para superar estos desafíos. Todo en The Witcher 3 cuenta con un enlace que puede proporcionarnos información útil para desentrañar los entresijos de la aventura.

Cambiando de aspecto y situándonos ante una de las preguntas del millón, ¿contamos con escenas sexuales subidas de tono en The Witcher 3 tal y como ha ocurrido en anteriores títulos? Pues sí, es algo que se ha convertido en un tinte significativo y no podía faltar en el desenlace de esta trilogía. De hecho contamos con una gran variedad de las mismas, más allá de poder practicar el acto sexual sobre un unicornio. Pero no todo lo interesante serán escenas tórridas, sino que hay elementos de lo más interesantes que caben mencionar, como el crecimiento de la barba de Geralt, que puede volverse extremadamente poblada si nos lanzamos a la aventura sin visitar a un barbero, la acción del veneno en el rostro del protagonista, las batallas acuáticas desde embarcaciones y la destrucción de las mismas o un nuevo juego de cartas denominado Gwent, de características similares al exitoso Hearthstone, son algunos aspectos realmente llamativos entre las infinitas posibilidades del juego, y que resultan imposibles de destacar en su totalidad. 

Y, para terminar con los aspectos jugables, no podemos dejar de lado a la joven Ciri, que es el segundo personaje que podemos controlar en The Witcher 3. A este respecto no vamos a mencionar nada de su importancia en la trama, como hemos hecho a lo largo de todo el análisis para evitar que sufras algún tipo de spoiler, pero vamos a detallar los aspectos que caracterizan a este personaje femenino a la hora de ponernos en su piel. Ciri es extremadamente más ágil que Geralt, por lo que encadenar golpes es bastante más sencillo gracias a su velocidad y a sus poderes que le permiten teleportarse durante un breve período de tiempo. Sin embargo, no contaremos con la opción de personalizar el inventario ni de usar señales, así como de hacer uso de la meditación, por lo que la salud se regenera de manera automática cuando nos encontramos fuera de combate. Las situaciones en las que controlamos a Ciri suelen producirse a modo de flashback, para contarnos determinados aspectos de su aventura y su relación con la temible Cacería Salvaje. Una opción de lo más interesante que nos permite abandonar durante un breve instante a Geralt y empatizar con la joven, aportando un toque femenino muy fresco. 

El resto de pequeños detalles concernientes a la jugabilidad te dejamos descubrirlos por ti mismo, para que puedas recibir tus dosis de sorpresa a la hora de afrontar la aventura que nos han presentado los chicos de CD Projekt, por lo que vamos a tratar uno de los temas más candentes respecto a The Witcher 3, como son sus prestaciones técnicas.

En AlfaBetaJuega hemos tenido la oportunidad de probar una copia del juego en PlayStation 4 y cabe destacar que el aspecto se acerca bastante a todo lo que se ha mostrado del título en PC, pero con alguna que otra variable. El dibujado del mapa en su totalidad es un absoluto escándalo, para bien, que demuestra el alto nivel gráfico del que dispone el título, algo que se comprueba de manera notable con el juego de la iluminación y las sombras, tratadas de un modo impresionante y totalmente realista, dependiendo del momento en el que se sitúe el sol y de los elementos que se interpongan en su camino. Una auténtica bestia gráfica sin precedentes en un título de estas características, generando una atmósfera realmente mágica.

Otro de los aspectos a destacar es el impresionante acabado de los personajes, cuyo resultado es realmente sobresaliente, incluso en los NPCs o los personajes secundarios sin ningún tipo de trascendencia al cruzarnos en su camino. Cada mínimo detalle en los rostros de cada una de las personas que compone el mundo de The Witcher 3 es un derroche gráfico, algo que se agradece enormemente. 

Todo ello, junto a un doblaje sublime que consigue adentrarnos de lleno en la propuesta, como la coincidencia labial en los numerosos diálogos, demostrando que los chicos del estudio polaco no han querido dejarse nada en el tintero para ofrecernos una de las historias más completas y magistrales que se pueda disfrutar en una consola. La cacería salvaje se acerca y es hora de hacerle frente.

Juan Montes


————————————————-

Valoración final


Jugabilidad: The Witcher 3 es uno de los juegos más dinámicos y con más posibilidades a nivel jugable que podamos imaginar. Su toma de decisiones es uno de los aspectos más determinantes que se pueda disfrutar en un juego de estas características, además de ofrecer una absoluta libertad a la hora de avanzar por la línea argumental y por la tremenda expansión del mapa ante el que nos situamos. Las posibilidades son infinitas, por lo que la jugabilidad varía dependiendo de nuestra situación. Además, contar con la posibilidad de jugar como otro personaje, en esta ocasión la joven Ciri, aporta una frescura y una dinámica diferente que provoca sensaciones gratificantes a la hora de coger el mando entre nuestras manos.

Duración: La magnitud de The Witcher 3, por supuesto, nos aporta numerosas horas de disfrute, hasta el punto de que avanzando a piñón en el modo historia principal, podremos invertir unas 50 horas sin miramientos. Algo que se amplía hasta las 200 que prometía CD Projekt para completar el juego al cien por cien, e incluso puede ir mucho más allá para los jugadores más curiosos que quieran explorar todas las posibilidades o para lo más inexpertos que requieran más tiempo para preparar los momentos críticos. The Witcher 3: Wild Hunt no es un juego de dos tardes, eso está garantizado.

Gráficos: Una auténtica bestia sin precedentes en un juego con mundo abierto y que cumple las características de The Witcher. El entorno es una absoluta delicia, así como las zonas rocosas, las cuevas y las acuáticas. Una excelente demostración de cómo conseguir una sensación completamente inmersiva a la hora de desarrollar un videojuego, produciendo una experiencia que provoca que disfrutemos de la misma como si estuviéramos dentro de ella.

Sonido: A nadie le sorprende si hablamos de que la banda sonora de The Witcher es un absoluto deleite para nuestros oídos, algo que no podía ser menos en el cierre de las aventuras de Geralt de Rivia. Además, el doblaje al inglés vuelve a ser una completa maravilla, con personajes como el propio Geralt, Ciri, Yennefer o Triss, entre otros, que cuentan con voces que casan a la perfección con el sentido que se le quiere dar a los mismos. Un trabajo admirable en este aspecto que no consiguen todas las franquicias con el mismo acierto. En lo referente al sonido ambiente, caminar por un bosque supone un coro de sonidos animales, bucear un constante chapoteo y combatir, un cruce de aceros muy bien logrado. 

Conclusión:

Si tenías alguna duda respecto a lo que The Witcher 3: Wild Hunt podía ofrecernos en la nueva generación de consolas, esperamos haber disipados todas tus dudas para que te lances a por una de las aventuras más completas y épicas que se puedan vivir hoy en día en la industria del videojuego. Se trata de una combinación de factores que puede conseguir captar a cualquier tipo de usuario a través de los infinitos elementos que contiene y de un mundo abierto que alcanza límites insospechados y a través del cual podemos disfrutar de innumerables retos que esconden una de las historias más magistrales que se hayan contado. Un juego obligatorio en cualquier estantería.
—————————————————
Juego relacionados:


Si te ha gustado te gustará:

No te quedes sólo en el juego:

  • La Saga del Brujo (Andrzej Sapkowski)

Publicaciones relacionadas

Cerrar