Análisis de Timothy vs the Aliens – Gánsteres vs Aliens

 

 

PlayStation Talents está potenciando el trabajo de diversos estudios de desarrollo de videojuegos en España y también en Portugal, de forma que da visibilidad a muchos equipos que están comenzando en el sector. Precisamente a este programa de PlayStation Iberica pertenece Timothy vs the Aliens, el título desarrollo por WildSphere que ha aterrizado en PlayStation 4 recientemente. Ante nosotros tenemos una aventura de acción y plataformas que además nos ofrece un peculiar estilo noir que le sienta realmente bien a la propuesta.

Tras poder disfrutar del prometedor juego te contamos todo lo que nos ofrece, desde su historia hasta los distintos tipos de mecánicas que nos hacen adentrarnos en un pequeño mundo 3D que es atacado por un colorido grupo de alienígenas mientras que todo lo que rodea a la acción está en blanco y negro. Ya te avanzamos que se trata de un juego bastante cortito, aunque es disfrutable de principio a fin.

Timothy es el protagonista de esta aventura, y como es de esperar por el título del juego, se enfrenta a un grupo de alienígenas. Este personaje es un famoso gánster que tiene que pasar de villano a héroe para ayudar a su ciudad de la recientemente invasión que ha llegado desde el espacio. Para ello debe hacerse paso por la ciudad con la misión de llegar a la nave que ha traído a estos peculiares enemigos a los que el protagonista se enfrenta por primera vez.

La historia está acompañada de ciertos toques humorísticos y unos diálogos bastante amenos. De igual forma aparecen ciertos personajes secundarios, pero pronto nos damos de que su acto de presencia es más que anecdótico. La historia es bastante corta, por lo que se puede superar sin problemas en 3-4 horas, de forma que es imposible profundizar con ninguno de esos personajes secundarios.

Pero si hay algo que destaca del juego en cuanto uno comienza a jugar es su particular apartado artístico. La experiencia nos ofrece entornos y escenarios bajo una temática noir en la que los blancos, negros y grises toman la mayor parte del protagonismo. El contraste lo marcan los alienígenas a los que nos enfrentamos, ya que todos ellos lucen tonos mucho más coloridos, así como los rostros de sangre que ponen la nota roja a este apartado. La antítesis entre los tonos noir y los colores de los aliens luce realmente bien.

El escenario de esta ventura es la ciudad en la que vive Timothy y nos ofrece total libertad para movernos, aunque debemos ir desbloqueando el acceso a algunas zonas. En cualquier caso cabe destacar que hay dos zonas más en las que desenvolvernos que son las alcantarillas de la ciudad y la nave de los aliens. Las cloacas son un nido de pasillos por los que debemos avanzar para dar con uno de los objetivos de la historia, mientras que la nave supone el camino final del título y la imposibilidad de poder retroceder a la ciudad para continuar explorando o conseguir los coleccionables, mejoras o armamento que aún  no hemos obtenido.

Para defendernos de los alienígenas comenzamos la aventura con una pistola que dispone de munición infinita, aunque después es posible obtener mediante la tienda de la ciudad una escopeta, un revolver y un subfusil. Estas tres no disponen de munición infinita, pero debemos indicar que durante nuestra partida no nos hemos quedado sin munición de ningún tipo en ningún momento. El sistema de apuntado no está demasiado bien integrado y nos invita a alejarnos corriendo de los enemigos para luego darnos la vuelta y apuntar. De igual forma tenemos una habilidad que nos permite ralentizar a los aliens, por lo que se convierte en un movimiento muy a tener en cuenta en la aventura.

En un momento del juego nos topamos con una serie de objetivos que podemos superar en el orden que cada jugador decida, aunque esto no cambia en absoluto el desarrollo de la historia. Los puzles que nos ofrecen son bastante sencillos y todos consisten en obtener llaves o pulsar interruptores que se encuentran escondidos. Por su parte las zonas de plataformeo son bastante escasas a la par que sencillas. En este aspecto cabe destacar algún pequeño fallo a la hora de saltar, pero en general los resultados son buenos.

Las otras dos situaciones que nos ofrecen una temática diferente en el juego corresponden a la conducción y al encuentro final del juego del que no vamos a dar detalles más allá de evidenciar que supone un enfrentamiento diferente al de resto de enemigos. Volviendo a la hora de conducir cabe destacar que el sistema está bien implementado, aunque su incorporación se encuentra con calzador ya que solo es obligatoria coger un vehículo para realizar una misión, en el resto de casos simplemente por agilizar los desplazamientos por la ciudad. Eso sí, al conducir nos detenemos completamente con rozar cualquier elemento del escenario, algo que puede ser frustrante.

Para hacer un poco más rejugable el título nos encontramos una serie de coleccionables en forma de perrito caliente, por lo que tenemos que explorar la ciudad de pies a cabeza para poder encontrar todos. De igual forma podemos toparnos con mejoras para nuestro personaje. En cualquier caso si queremos obtener ambos elementos que acabamos de nombrar lo debemos hacer antes de llegar a la zona final del juego, ya que en este punto se nos interpone un punto de no retorno. Y sí, Timothy vs the Aliens puede ser un título bastante valioso para los cazadores de trofeos, ya que en menos de 5 horas podemos tener el ansiado trofeo de platino casi sin dificultad, siempre teniendo en cuenta el nombrado punto de no retorno.

Jugabilidad: A nivel de mecánicas nos encontramos una experiencia satisfactoria, obviando las mejoras que se podrían añadir al sistema de apuntado a la hora de disparar. En todo momento se marca fácilmente el objetivo a seguir, así como los menús nos muestran detalladamente todos los elementos de nuestro inventario.

Duración: Es fácil pasarse el juego en aproximadamente 3-4 horas, lo que a su vez se puede traducir en conseguir el platino en unas 5 horas sin problemas. Parece que la historia va a dar más de sí, pero finalmente los acontecimientos ocurren bastante rápido.

Gráficos: Sin lugar a dudas una de las marcas de identidad del título y lo que más especial lo hace. El estilo noir le sienta realmente bien a la propuesta, así como los contrastes de tonos más coloridos para mostrarnos a los enemigos.

Sonido: Las melodías no son realmente llamativas pero sí que te ayudan a adentrarte en la historia y nos recuerdan que en todo momento estamos controlando a un gánster, a pesar de que ahora sea un héroe para la ciudad.

Conclusión: Timothy vs the Aliens es un interesante juego de estilo noir creado en España que nos ofrece una interesante propuesta, a pesar de que su duración es bastante más escasa de lo que nos gustaría. Aún con sus carencias es capaz de entretenernos y además se va a convertir en un título a tener en cuenta para los cazadores de trofeos.

Cerrar