Un mito renacido

8432

Aventura, sigilo, acción, supervivencia… Tomb Raider vuelve por todo lo alto con un título que hace honor a uno de los grandes nombres de los videojuegos.

Lara Croft está de vuelta. Y hay que reconocer que estos últimos años de descanso le han sentado de maravilla a nuestra arqueóloga preferida. No solo ha rejuvenecido sin ayuda de ningún lifting, sino que protagoniza una impresionante aventura que adapta la mítica saga Tomb Raider a los tiempos que corren.

A estas alturas no es necesario presentar el conocido juego de Eidos, cuyo legado comenzó a mediados de los años noventa, con el auge de las consolas de treinta y dos bits. Tomb Raider fue uno de los primeros juegos en introducir no solo un desarrollo en tres dimensiones, sino también un planteamiento adulto y muy cinematográfico, posiblemente influido por el mismísimo Indiana Jones. Ahora, después de un montón de entregas, Lara ha recuperado la forma, ofreciendo uno de los primeros grandes bombazos de lo que llevamos de año.

Como a estas alturas ya sabréis, el juego comienza presentando a una Lara Croft casi adolescente. A diferencia de la serena y autosuficiente aventurera habitual, en esta ocasión la chica cuenta con un carácter vulnerable, coherente con su edad, que hace que en todo momento muestre sus miedos y angustias.

Es precisamente este uno de los primeros aciertos de los desarrolladores. Tomb Raider se ha vuelto más humano que nunca. Que Lara resulte mucho más creíble también ayuda a que nos introduzcamos mucha más en el desarrollo del juego, el cual también goza de una presentación impresionante, como veremos más adelante.

La acción da comienzo con el naufragio del Endurance, el barco en el que viaja la joven Lara. Tras una fatídica tormenta, la nave se parte en dos cerca de la costa de Japón, frente a una misteriosa isla llena de leyendas y maldiciones. Cuando Lara despierta de la catástrofe, se encuentra prisionera en una inquietante cueva llena de todo tipo de adornos rituales.

Tomb Raider empieza sin titubeos, dejando bien claro todo lo que tiene que ofrecer, que no es poco. El juego es una lograda mezcla de acción, sigilo, exploración y puzles. Una aventura moderna y con un ritmo trepidante, que bebe directamente de juegos como Uncharted o incluso God of War, y que abandona de un plumazo el estilo clásico, mucho más lento y sesudo.

Pero antes de que los mitómanos se lleven las manos a la cabeza, es justo reconocer que parte de la esencia propia de la saga continúa ahí: escenarios llenos de misterio, una historia varios escalones por encima de la mayoría de los videojuegos y personajes carismáticos. En ese sentido, el juego sigue siendo cien por cien Tomb Raider.

 

Entrando ya en el desarrollo, es necesario puntualizar que Tomb Raider es una aventura lineal. No estamos ante un sandbox ni nada parecido, pero sus escenarios sí son bastante generosos y abiertos, dando la impresión de que todo tiene unas dimensiones incluso mayores de lo que en realidad son. Es por eso por lo que la exploración continúa teniendo su importancia en la aventura.

Pero lo que quizás marca la diferencia entre Tomb Raider y otros juegos similares es la supervivencia. O mejor dicho, la sensación constante de que Lara está en peligro y de que sobrevivir, que no es fácil, depende únicamente de nosotros. Ejemplos los hay a montones. Por ejemplo, hemos de cazar por nosotros mismos bestias salvajes como ciervos para alimentarnos. Y también sobrevivir a animales como lobos, otro guiño evidente a las entregas clásicas que ya estaban salpicadas de alimañas por el estilo.

Vamos, que a lo largo del juego la señorita Croft tiene que aprender a convertirse en la eficiente heroína que será de la forma más dura y contundente posible. A medida que avanzamos, también mejoramos las habilidades de la protagonista y su equipo, para lo que contamos con campamentos, auténticos puntos de control del juego.

La experiencia de Lara aumenta a medida que llevamos a cabo algunas acciones. Estas nos conceden puntos de habilidad con los que podemos ir potenciando distintos aspectos: lucha, caza y supervivencia. Por su parte, muchos objetos que vamos encontrando por la isla nos permiten evolucionar nuestro arco o las posibilidades de las otras armas. No hay demasiadas en el juego, pero se trata de una acertada situación que ayuda a meternos en el inexperto pellejo de Lara.

Con todo, Tomb Raider es una superproducción en toda regla. Cada minuto del juego está perfectamente diseñado para atrapar totalmente al jugador, ya sea mediante tiroteos, escenas de sigilo o incluso acertados Quick Time Events (secuencias de botones). Gracias al ya señalado y excelente diseño de escenarios y a otros detalles como el genial doblaje en nuestro idioma, es imposible no contagiarse del miedo que desprende Lara en todo momento.

Los saltos siguen siendo importantes durante el juego, al más puro estilo Uncharted o Prince of Persia, solo que la inseguridad de la protagonista y el medido desarrollo los convierte en toda una experiencia, realmente emocionante y cinematográfica. Mucho más intensa que en otros títulos.

Lógicamente, el juego ha perdido algunos de sus características de siempre para poder presumir de este nuevo planteamiento. Ya no existen botiquines (una de las señas de identidad durante años de cualquier capítulo de la franquicia), sino que encontramos la salud regenerativa propia de cualquier aventura moderna post-Halo.

Los puzles tampoco son tan rebuscados como de costumbre. Todavía los hay, y bastante frecuentes, pero mucho más lógicos y sencillos que antes. En esta ocasión no nos obligan a dar vueltas como si en una aventura gráfica nos halláramos, sino que apuesta por no interrumpir apenas el incesante ritmo del lanzamiento.

 

 

La campaña destaca por su calidad y variedad, y ronda las doce horas de juego. Eso siendo rápidos, porque el título esconde bastantes secretos que podemos ir coleccionando poco a poco. Todo depende de lo que queramos entretenernos por el camino y exprimir cada uno de los escenarios. Si somos meticulosos, el juego puede durar unas cuantas horas más tranquilamente.

Además, también hay que tener en cuenta otra de las novedades del título: el multijugador. Este ofrece partidas para hasta ocho usuarios en cuatro modos de juegos distintos, como Rescate o Team Deathmatch. Está claro que Tomb Raider sigue siendo un juego donde la experiencia individual tiene mayor importancia, pero aún así se trata de un añadido a tener en cuenta. Al igual que el juego en sí, el online apuesta claramente por la acción, con escenarios más bien reducidos para enfrentamientos cañeros, trampas y opciones de personalización suficientes como para tenernos entretenidos horas y horas.

Gráficamente, Tomb Raider es un juego que entra indudablemente por los ojos. El esmero con el que sus desarrolladores han cuidado la aventura es evidente de principio a fin. Cada aspecto del juego que se quiera repasar, merece elogios. Empezando por la propia Lara. Sus animaciones son increíbles, adaptándose a la perfección a cada momento del juego: saltos, disparos, sustos…

Los escenarios, por su parte, ofrecen momentos impresionantes (como al principio del juego, cuando descubrimos la grandeza de la isla y algunos de sus mejores paisajes). Tomb Raider es un juego variado, donde cada detalle cuenta, además. Otros aspectos como la iluminación o las físicas están a un gran nivel y hacen que el resultado final no tenga nada que envidiar a ninguna superproducción de Hollywood.

Lo mismo que el apartado sonoro. Las composiciones musicales acompañan a la aventura aportando calidad y ritmo, pero sin duda es el doblaje a nuestro idioma lo que más nos ha llamado la atención. La voz de Lara, todo un acierto.

————————————————————————————————————————————-

Valoración final

Jugabilidad: Profunda, variada y con mucho ritmo. Toda una superproducción irresistible.

Gráficos: Tanto Lara como los escenarios tienen una calidad fuera de toda duda.

Sonido: La banda sonora y el doblaje son de los mejor del título.

Duración: La campaña ronda las doce horas, algo más si nos entretenemos explorando.

Conclusión

Tomb Raider es una excelente puesta al día de esta gran saga clásica. Como sucede con el también fantástico DmC, incluso los más mitómanos tendrán que reconocer la calidad de esta aventura. Un juego que atrapa gracias a sus sorprendentes gráficos y variada jugabildiad, llena de ritmo y opciones a partes iguales.

————————————————————————————————————————————-

– Juegos relacionados

Tomb Raider, la saga

Si te ha gustado te gustará

Uncharted, la saga

– No te quedes solo en el juego

SeriePerdidos de JJ Abrams

CanciónFight to Survive de White Lion

Publicaciones relacionadas

Cerrar