Tamagotchi 2.0

10609

Uno de los juegos más divertidos y alocados de Nintendo por fin llega a nuestro territorio. Conocido en Japón como Tomodachi Collection, y en Occidente como Tomodachi Life, recibimos un título exclusivo para Nintendo 3DS que ha conseguido cosechar un tremendo éxito en Oriente, y que viene dispuesto a hacer lo propio en estos lares. ¿Habrá conseguido Tomodachi Life cautivarnos con su disparatada propuesta?

Si alguno de los aquí presente es asiduo a visitar las listas de ventas semana tras semana en el territorio japonés, conocerá que Tomodachi ha sido uno de los títulos de Nintendo 3DS que más ha conseguido calar entre el público oriental. Eran pocos los que apostaban porque esta disparatada propuesta llegase a tierras ajenas a Japón, pero finalmente Nintendo ha puesto toda la carne en el asador adaptando este título a diferentes idiomas, demostrando que Tomodachi Life es una experiencia que nunca antes habíamos vivido en ninguna otra plataforma.

Para empezar diremos que Tomodachi Life es un ‘videojuego’ bastante complejo de definir. Si echamos un vistazo a los diferentes vídeos publicados a lo largo de este tiempo podemos pensar que se trata de una fusión entre Animal Crossing y Los Sims, aunque una vez que nos ponemos a los controles de esta propuesta nos damos cuenta de que nos encontramos ante un título que dista mucho de lo visto en los juegos anteriormente mencionados.

Tomodachi Life es más bien algo así como un Tamagotchi. Sí, como esas criaturas de bolsillo que tan de moda estaban en los 90 y que en más de una ocasión nos daban quebraderos de cabeza por la muerte inesperada de nuestra mascota. Tomodachi Life toma la esencia de estas criaturas, pero lo extrapola a las relaciones, es decir, explota las amistades, las parejas, el matrimonio e incluso la paternidad.

De esta forma nos encontramos ante una experiencia en la que podríamos decir que el jugador actúa como el director de una orquesta; no tiene participación directa en la función, pero sin él nada de lo que ocurre en el escenario sería posible. Así ocurre en el juego, el jugador actúa la mayoría de las veces como espectador de diferentes situaciones, y será el responsable de decidir qué acciones debe realizar cada uno de los habitantes de la isla para conseguir que sean lo más felices posible. 

Lo primero que tendremos que hacer en Tomodachi Life es dar vida a nuestro primer Mii, un personaje ya conocido por los usuarios de Nintendo que se podría decir que es el doble de nuestra persona. Pero en Tomodachi los Miis no solo comparten nuestra apariencia, sino que también hablarán, en perfecto castellano, e incluso tendrán su propia personalidad, que podremos adaptar a lo que somos nosotros en la vida realmente. El editor de personajes en el juego cuenta con amplio abanico de posibilidades, podremos elegir nuestra apariencia, el tono de nuestra voz y un sinfín de posibilidades que hacen posible que cada Mii en el juego sea completamente diferente a otro con el que se relacione.

Y aquí es donde reside la gracia del juego. Al igual que en la vida real, donde es imposible llevarse bien con todo el mundo, en Tomodachi los diferentes personajes que creemos comenzarán a interactuar entre ellos, entablando relaciones de amor u odio dependiendo de las afinidades que tengan entre ellos. Cabe destacar que los jugadores no tendrán un control directo de los Miis, sino que tendrán que ayudar a estos en la toma de decisiones a través de la pantalla táctil de Nintendo 3DS, convirtiéndose en el título que hace mayor uso de esta parte de la consola en lo que llevamos visto en la vida de la portátil en tres dimensiones Nintendo.

Para hacer que nuestra experiencia sea lo más gratificante posible en Tomodachi Life será necesario que el jugador cree su propia historia, su propia vida y personajes. Así, lo primero que recomendamos hacer es crear una gran cantidad de Miis. Para esta tarea podemos empezar a hacer desde cero cada uno de los protagonistas, importarlos, o bien transferirlos mediante un código QR. La imaginación del usuario tiene aquí una especial importancia, y por ejemplo será divertidísimo ver como metemos personajes famosos dentro de nuestra isla y comienzan a interactuar entre ellos, dándose situaciones de lo más variopintas.

Cada uno de estos personajes se mudará a los apartamentos habilitados en la isla para tal fin, donde tendrán su propio espacio personal que podremos ir personalizando según sus necesidades y gustos. También existe la posibilidad de alimentar a estos personajes, teniendo como objetivo encontrar qué alimentos son los que más gustan a cada uno, algo que también ocurrirá con los diferentes atuendos con los que podemos vestir a los Miis, o con los interiores con los que se pueden decorar los apartamentos. 

El juego cuenta además con un sistema de subidas de nivel, una barra que irá aumentando a medida que cumplamos diferentes objetivos en la isla. Por ejemplo, podemos encontrar un personaje en un apartamento con un problema, no puede estornudar, en el caso de que consigamos ayudarle, recibiremos puntos para subir de nivel, y si conseguimos un nuevo rango, seremos recompensados con una nueva canción, muletilla, un interior para el apartamento, un objeto o dinero. A lo largo de los días iremos descubriendo que cada uno de los personajes nos van presentando sus problemas, y si vamos ayudándoles iremos aumentando rápidamente de nivel, algo que será indispensable si queremos descubrir todos los entresijos que se esconden dentro del título. 

Será gracias a la pantalla superior de nuestra consola donde conoceremos las principales características del Mii que tenemos seleccionado. Así por ejemplo sabremos cuáles son su platos preferidos, qué odia, o superodia cada personaje, y cuál es su estado de ánimo o las cosas que le alegran el día. Será importante conocer cada una de las características que aquí se mencionan, ya que a partir de los gustos de cada Mii podremos conocer con qué personajes se puede llevar mejor, o con cuáles la amistad será imposible.

En nuestra isla, el lugar en el que tendrán lugar todos los acontecimientos que nos tiene preparados Tomodachi Life, encontraremos por ejemplo la cafetería, un lugar que visitarán los personajes para relajarse con sus amigos y hablar de cosas tan importantes como convertirse en un héroe, el mirador, donde podremos contemplar el resto de la isla, el test de compatibilidad, una herramienta para conocer la afinidad que tienen entre sí los Miis, el Puerto, donde nos llegarán los productos que se importen de otras islas gracias a Street Pass, así como diferentes tiendas en las que adquirir nueva ropa, alimentos, sombreros, o decorados para los apartamentos de todos nuestros protagonistas.

Dentro de cada uno de los emplazamientos de nuestra isla podremos llevar a cabo diferentes actividades, que no son más que simples minijuegos que se resuelven en varios minutos. No son minijuegos dispuestos a explotar las posibilidades de la consola, sino más bien para conocer las reacciones que se producen entre los diferentes Miis, y la forma que tienen de actuar cada uno de ellos. Por poner un ejemplo, en el Mirador nos encontraremos con la actividad ‘Dímelo todo’, donde nosotros formularemos una serie de situaciones, y los Miis irán levantando la mano dependiendo de si cumplen o no los requisitos de nuestra propuesta.

Tomodachi Life es un título plagado de sentido del humor, cada acción que llevemos a cabo en el juego tendrá consecuencias directas, y la forma de actuar de cada uno de los personajes es siempre imprevisible. El principal problema que reside en el juego es que la variedad de situaciones se nos puede antojar bastante escasa en el futuro. Por poner un ejemplo, de noche tendremos la oportunidad de meternos en el sueño de aquellos personajes que se encuentren durmiendo. Al principio esto será bastante divertido, ya que las situaciones que viviremos como espectador serán de lo más disparatadas, pero con el paso de los días, y cuando comprobemos que los mismos sueños se vuelven a repetir una y otra vez descubriremos que Tomodachi Life es un juego pensado para sesiones cortas, como si de un Tamagotchi se tratase, al que tenemos que atender todos los días, aunque no es necesario estar pegado a él en todo momento.

No obstante Nintendo ha sabido alargar la vida útil del título añadiendo gran cantidad de objetos que desbloquear, como ropas y decorados, por lo que en todo momento estaremos interesados en ayudar a nuestros habitantes para conseguir dinero y aumentar el grosor de nuestro inventario, aunque sea siempre resolviendo los mismos problemas o minijuegos. Hay una gran cantidad de detalles que nos sacarán una carcajada la primera vez, pero como decimos se trata de un producto pensado para sesiones cortas de juego.

Además, la posibilidad de que nuestros Miis se casen entre sí, e incluso tengan hijos, dará pie a una gran cantidad de situaciones de lo más variopintas, como ver las fotos de su viaje de novios, o incluso vivir en primera persona cómo evolucionan los descendientes de las parejas. ¿Os imagináis a personajes como Chuck Norris y Bayonetta enamorándose o tirándose los trastos a la cabeza? Pues en Tomodachi Life será posible ver este tipo de situaciones, siempre y cuando el usuario llene de vida la isla de sus personajes, porque a fin de cuentas, serán los jugadores los que determinen cuál es la vida útil del juego según lo dispuestos que estén a experimentar

En cuanto al apartado gráfico, nos encontramos ante un juego bastante sencillo en este aspecto, con un diseño de Miis ya conocido por todos y un acabado en los escenarios que no destaca en ningún momento. Tampoco es que podamos exigir más a este tipo de juego, en el que prima por encima de todo las relaciones y los acontecimientos que se van sucediendo a lo largo de los días.

Tampoco destacarán las melodías del juego, que son muy simples, aunque lo que sí asegurará alguna que otra carcajada es el doblaje al castellano con el que cuenta el juego. Todas y cada una de las frases que se dicen en el juego, son leídas por su autor en perfecto castellano. Si vamos al Karaoke y creamos nuestra propia canción, esta será perfectamente interpretada en nuestro idioma, con todas las frases que nosotros hayamos introducido, algo que asegura grandes posibilidades y que ofrece total libertad a los jugadores.

Rubén Moyano

———————————————————————————————————–

Valoración final

Jugabilidad: Si buscas un juego en el que controlar a tus personajes, tal y como ocurre en Animal Crossing, Tomodachi Life no es lo que buscas. La jugabilidad del título se basa en el uso intensivo del lápiz y la pantalla táctil, para dar consejos a nuestros personajes y resolver las diferentes situaciones que se nos presenten, pero nada más. Actuamos más bien como espectadores y directores del juego. A pesar de todo, el control del juego a base de menús se antoja perfecto, ya que el uso de la pantalla táctil facilita en todo momento nuestras acciones, además de la doble pantalla que nos permite tener dos vistas diferentes de la situación; una en la que vemos a los personajes, y otra con el amplio abanico de opciones del juego.

Gráficos: Tomodachi Life no busca en ningún momento destacar gráficamente. Se trata de un juego liviano en este aspecto, y muy sencillo, con un diseño de Miis que ya hemos visto en otras plataformas de Nintendo o incluso en la propia Nintendo 3DS.

Sonido: Lo mejor del título sin lugar a dudas es el hecho de que esté doblado completamente al castellano. Todo lo que tenga lugar en el juego será leído en nuestro idioma o el nombre de cada uno de nuestros Miis será pronunciado tal y como es, como si se estuviera utilizando el popular programa loquendo.

Duración: Si concebimos el juego como un producto para sesiones cortas diarias, la vida útil de Tomodachi Life puede ser infinita. Es cierto que siempre es de agradecer más contenido, pero la cantidad de objetos a desbloquear es ingente. El problema será que las situaciones en el juego comenzarán a repetirse; las frases de los personajes, los sueños que tienen cada uno de los Miis, o los problemas que cada uno de estos nos presentan.

Conclusión final

Si buscas una alternativa diferente a Animal Crossing y Los Sims, Tomodachi Life te puede encantar. Comparte similitudes con estos, aunque son mucho más abundantes las diferencias. Por lo pronto no podremos controlar a ninguno de los personajes del juego, sino que actuaremos como el director de una película. Se trata además de una propuesta enfocada a un grupo de jugadores en concreto. Si no estás abierto a un juego en el que nada tiene sentido, tal vez el juego no sea lo que buscabas.

Aun así, Tomodachi Life es un simulador social como nunca antes lo habíamos visto. Si creamos un buen grupo de personajes Miis inspirados en famosos o personajes de videojuegos, y nos incluimos a nosotros mismos dentro del juego, veremos cómo estos comienzan a entablar amistades entre ellos, o incluso llegan a hacerse pareja o tener hijos, algo que nunca antes habíamos vivido de esta forma y con este sentido del humor en otro juego.

———————————————————————————————————–
Si te ha gustado te gustará:

No te quedes solo en el juego:

Cerrar