Burlar a la muerte tiene un precio

14342

Torment: Tides of Numenera toma inspiración de Numenera, un videojuego de rol de mesa de papel, lápiz y dados del que se ha querido coger no solo la ambientación sino también todas sus reglas características para ofrecer una completa y fiel experiencia.

Considerado sucesor espiritual de Planescape: Torment, el videojuego de 1999, su campaña de crowfunding en 2013 fue todo un éxito, llegando a cumplir con el objetivo establecido en apenas unas horas. Ahora, varios años después llega el momento de poder disfrutar al completo de este esperado título y ver qué ha preparado InXile para nosotros.

Ambientado en mil millones de años en el futuro, despiertas cayendo desde la órbita y descubriendo que tu cuerpo ha sido ocupado por el Dios Cambiante, un ser que lleva burlando la muerte miles de años. Sin embargo, todo viene con un precio y La Agonía no está dispuesta a permitir que vivas. Deberás averiguar más sobre tus orígenes y el modo de derrotarla en una aventura repleta de emocionantes experiencias.

Si eres un experimentado de videojuegos como Baldur’s Gate, casi que podemos asegurarte que este título será de tu gusto. Estamos ante un título rolero de corte clásico que equilibra de manera más que notoria un argumento interesante y con gancho, una jugabilidad dinámica y una estética impactante.

Como todo juego del género, nuestra aventura comienza con la creación de un personaje. No obstante, en Torment: Tides of Numenera han querido ir más allá del simple creador para ofrecernos una experiencia de lo más peculiar. Empiezas la aventura sin ver absolutamente nada y leyendo unos diálogos de lo más críptico: no recuerdas quién o qué eres ni qué haces cayendo una distancia casi interminable. Al cabo de unos minutos, las piezas del puzle van juntándose y terminas en una estancia oscura en la que, interactuando con unos haces de luz, eres testigo de multitud de situaciones. En todas ellas debes elegir la opción que crees más adecuada para solucionarla. Cabe remarcar que aquí no hay contestaciones buenas ni malas, sino que debes dejarte guiar por tu propia moralidad. En tu poder está el poner valor a tu vida a la de los demás.

Una vez hecho esto, se conformarán una serie de personalidades de entre las que solo podrás elegir una. Es aquí cuando comienza la verdadera creación de tu personaje. Si gustas, puedes quedarte con los rasgos definidos por tu elección, aunque también puedes cambiarlos si ves que no te convencen. Además, obviamente, del sexo, podrás elegir entre varios tipos de raza, como por ejemplo la Nano (hechicero), Factótum (explorador) o Gladius (guerrero). Lo distintivo de dichas razas es que cada una de ellas, unido a lo que se llama el descriptor de personaje (atributos de personalidad), tiene sus puntos fuertes y débiles. Mientras que por un lado tendrás destrezas que se te indicarán, como tener conocimientos de sanación o sigilo, también tendrás una serie de incapacidades. Aun así, no te preocupes porque a medida que subas de nivel podrás ir potenciando tus habilidades e incluso llegar a dominar destrezas que en un principio no tenías. 

Además de todo esto, también podrás elegir qué habilidades tener inicialmente. Todo esto depende de tus gustos, así que tómate el tiempo necesario para crearte el personaje que encuentres idóneo. Éstas también dependerán del carácter de tu personaje. Por ejemplo, en nuestro caso hicimos una Nano con cautela que podía aprender la habilidad “Escáner de Pensamientos”, que te permite ver lo que piensan los otros personajes.

Hay otros aspectos clave que es mejor asimilar cuanto antes ya que de esta manera la partida se hará más llevadera. Uno de ellos es el término esfuerzo. Tanto nuestro personaje como el resto de NPCs tendrán tres contadores llamados reservas de atributos: uno de fuerza, uno de velocidad y otro de intelecto. Cada uno de ellos tiene una serie de unidades que posteriormente se podrán ampliar, y éstas se usan cuando nos encontramos ante algún tipo de desafío. Cuanto más esfuerzo aplicas, mayor la probabilidad de tener éxito, pero hay que saber repartir sabiamente los puntos de las reservas de atributos porque no los podremos recuperar hasta que no descansemos. Por ejemplo, durante los combates podremos endurecer nuestros ataques usando esfuerzos de nuestra reserva de fuerza. Cuantas más unidades pongamos, más poderoso será el golpe. También podremos usarlo al explorar, como al intentar mover un objeto muy pesado o romper algo.

Otro detalle con el que te deberías familiarizar es el del uso de cyfras. Éstas son numeneras que albergan un gran poder y podrás usar a tu favor, sin embargo, no puedes llevar todas las que quieras. Cada personaje tiene una capacidad limitada de cyfras, pero esto no quiere decir que no puedas superarla. No obstante, si superas el límite máximo tu personaje podría sufrir graves consecuencias.

Como último detalle referente a la creación de personajes, decirte que el nombre no te lo podrás cambiar. Sabemos que llamarte “Último desecho” no es lo más bonito y halagador del mundo, pero esto tiene un sentido que irás descubriendo a lo largo de la aventura.

La tranquilidad no durará mucho, pues en cuanto termines de crear al personaje pasarás a conocer tu gran enemigo: La Agonía. No te queremos contar mucho sobre ella, ya que es mejor que descubras por ti mismo cuál es su verdadero papel en esta historia.

Una vez superada esta intensa introducción, pasaremos a conocer el mundo que nos aguarda: El Noveno Mundo, que no es precisamente pequeño. Nuestro protagonista tendrá más preguntas que nunca, por lo que necesitaremos la ayuda de otros personajes para averiguar nuestro destino y hallar la manera de vencer a La Agonía. Ya te adelantamos que no será un camino de rosas, ya que a medida que juguemos se nos irán abriendo múltiples frentes que demandarán toda nuestra atención.

En Torment: Tides of Numenera es importante no dejar ni un solo rincón sin explorar, pues cualquier esquina podría esconder cosas de interés. Por eso, tómate todo el tiempo que necesites para recorrer los lugares una y otra vez y sin dejar ni una sola piedra sin levantar. Lo mismo decimos con los personajes: te encontrarás muchos NPCs con los que apenas dialogarás, pero hay muchos otros vitales que podrán proporcionarnos productos, darnos misiones o incluso servirnos de compañeros en nuestra aventura. De hecho, precisamente al inicio del juego ya nos encontramos con nuestra primera disyuntiva: elegir entre dos personajes para que uno de ellos sea nuestro compañero de batallas. Por supuesto, la elección no será tan sencilla porque cada uno tratará de ganarse tu confianza. Serás tú, en última instancia, el que valore sus historias y decida cuál le resulta más creíble o útil. 

 

En el videojuego podrás contar con varios compañeros. Ellos serán vitales a la hora de enfrentarte a enemigos, pero también tienes que tener en cuenta que en cualquier momento pueden dejar tu grupo e irse por su cuenta (también se puede dar el caso contrario, que tú decidas que alguien se marche). Siempre que quieras podrás hablar con ellos para conocerlos más, preguntar qué opinan sobre los otros compañeros, o incluso pedir consejo sobre ciertas misiones. Por supuesto, cada uno te dará una información u otra según su personalidad, así que puedes encontrarte tanto personajes que quieren ver el mundo arder como otros a los que sencillamente todo les da igual. Tampoco olvides que hay diferentes clases en el juego, por lo que tal vez te interese tener un equipo variado en el que tengas personajes con distintos tipos de habilidades.

Como hemos mencionado unas líneas antes, a lo largo de la partida tendremos que cumplir una serie de misiones o gestas. Por un lado, tendrás las principales que están directamente relacionadas con la historia principal, pero habrá muchas otras secundarias que tal vez sean de tu interés. De hecho, en ocasiones tendrás que realizar gestas secundarias con tal de hallar la manera de cumplir la gesta principal.

En este punto hay que hacer varias matizaciones. En primer lugar, y algo que hace muy rico a Torment: Tides of Numenera, es que no hay una única manera de cumplir las gestas. Puede que te lleve bastante más tiempo del que crees, pero si vas conversando con los personajes podrías averiguar diferentes formas de cumplir un objetivo. Por ejemplo, alguien te puede ayudar a cambio de cierta información, y otra persona puede ofrecerte la solución más directa a tus problemas a cambio de obtener un objeto. Son muchas las posibilidades, y queda en tu mano el decidir cuál te convence más. 

En segundo lugar, en las gestas te las verás en muchos momentos con varios dilemas morales: ¿matar a un personaje para conseguir el objetivo más rápidamente o buscar una alternativa? ¿engañar a alguien o salvarlo de una muerte segura? Todas tus acciones tendrán consecuencias, así que a la hora de tomar una decisión deberás hacerlo teniendo en cuenta lo que podrías desencadenar (puede ocurrir que te conviertas en un héroe o incluso un repudiado por parte de la sociedad). 

Es evidente que, teniendo en cuenta el gran volumen de gestas y de vías que puedes seguir, puedas llegar a desorientarte. No te preocupes, porque en el Diario podrás acceder a todas las misiones disponibles y un resumen de tus avances. 

A la hora de lidiar con otros NPCs que puedas encontrarte en el juego, debes saber que te encontrarás con unos simpáticos y otros que querrán poner tu cabeza sobre una estaca nada más verte. Esto no quiere decir que tengas que responder automáticamente de la misma manera, pues tienes todo un abanico de opciones a elegir. Dependiendo del carácter de tu personaje, podrás seleccionar entre distintas líneas de diálogo que determinarán cómo acabará la conversación (a medida que respondas irás trabajando las cinco fluencias, dimensiones que configuran tu alineación y determinan tu sentido de la justicia, de empatía, de sabiduría, emocionabilidad y poder). Si eres lo suficientemente hábil, podrás salir ileso de un potencial enfrentamiento, pero también podrías provocar su ira y acabar teniendo que vértelas cara a cara con ese personaje y su séquito. Cuando entramos en fase de combate se dice que tenemos una Crisis.

Ante una Crisis debes estar preparado, lo que requiere que estés constantemente echando un vistazo a tu inventario y comprando y modificando el equipo tanto del Último desecho como de tus compañeros. Por un lado, podremos equiparnos con las cyfras anteriormente mencionadas, pero también podremos ataviarnos con distintos atuendos y accesorios que nos subirán ciertos atributos. En cuanto a las armas, deberemos usar la que más convenga al personaje pero que también tenga la potencia que consideremos de cara a un combate.

En cuanto entramos en Crisis, el combate pasa a ser por turnos, lo que quiere decir que habrá que poner a prueba nuestras dotes estratégicas. Ciertamente, Torment: Tides of Numenera no se presenta como un videojuego fácil de digerir al principio, ya que son muchos los elementos que debes conocer. Por esta razón, puede que te lleve un par de intentos lograr dar con la clave para manejar los combates.

Al manejar nuestros personajes podremos optar por moverlos a lo largo y ancho del mapa y atacar al o los enemigos. Podemos proceder en este orden mencionado, o dedicar un turno entero a movernos exclusivamente o solo a atacar, todo depende de cómo valores la situación en la que te encuentras. Las Crisis hacen que estés constantemente haciendo tus propias predicciones sobre los movimientos enemigos, ya que en cualquier momento podrías verte rodeado. A la hora de atacar podrás usar tus habilidades o tu arma, añadiendo el esfuerzo que veas necesario. Para moverte, podrás recorrer una distancia determinada y si quieres moverte algo más llegado al límite, tienes la opción de sacrificar la posibilidad de realizar una acción en ese turno a cambio de un mayor recorrido. 

 

Durante la batalla no tienes que tener en cuenta únicamente a los enemigos, sino también al entorno, ya que puede resultarte de ayuda. Por ejemplo, hay enemigos que puedes distraer haciendo sonar ciertos objetos sin necesidad de una escabechina. 

También es fundamental el uso de objetos consumibles, tanto curativos como de apoyo. Siempre es bueno tener en mente qué tiene cada personaje y comprar todo aquello que encuentres necesario. 

En el caso de ver que no tienes posibilidad alguna de ganar, puedes optar por intentar huir. Eso sí, para pasar de una zona del mapa a otra deberás tener reunido a todo el grupo, pues si están todos desperdigados no podrás ir a algún lado. Si por desgracia uno de tus NPCs muere, debes saber que no podrás recuperarlo. En cambio, si mueres tú…digamos que la cosa es distinta. Morir en Torment: Tides of Numenera no significa volver al menú principal y tener que cargar la partida, sino que la propia historia continúa y nunca sabes con qué te puede sorprender (tal vez despiertas en una prisión, en el mismo punto del combate pero esta vez sin tus atacantes, o en otro escenario y con grandes cambios en el argumento). Este es otro de los puntos fuertes del título, y es que su argumento, además de estar brillantemente narrado, está lleno de giros que no te esperas. 

Dicho todo esto, podemos destacar de la jugabilidad que a pesar de presentarse algo complicada para aquellos jugadores que no estén acostumbrados a videojuegos de rol de este calibre, ofrece unas mecánicas muy precisas. Al ser point&click sería normal encontrar alguna dificultad a la hora de hacer que los personajes nos obedezcan, pero sorprende cómo éstos hacen exactamente lo que les pides sin necesidad de repetir la acción varias veces. Además, en caso de necesitar repaso sobre algún aspecto, tienes a tu disposición los tutoriales para consultar en cualquier momento. Donde puede que encuentres más problemas es en la navegación por el mapa, ya que anteriormente hemos mencionado que cada zona es bastante grande y requiere llevar el mouse a las esquinas varias veces para poder explorarlo en su totalidad. Los escenarios son muy ricos en elementos y puede llegar a resultar apabullante en una primera toma de contacto, pero para evitar el estrés de no encontrar nada tenemos un acceso directo que nos deja ver al completo el mapa de la zona en la que nos encontramos, incluyendo iconos de mercaderes, cambios de área e indicadores de gestas.

 

Un punto importante de Torment: Tides of Numenera es que hay que estar reinventándose todo el tiempo. Estar demasiado con un mismo equipo puede resultar a la larga desfavorable, ya que los enemigos pueden hacerse mucho más fuertes de un momento a otro. Por este motivo es mejor tener múltiples armas y equipos preparados, ya que en las Crisis podremos ir adaptando los personajes según las circunstancias.

A nivel gráfico, el videojuego recuerda a títulos de rol de antaño. Podemos ver a nuestros personajes en una vista isométrica desde lejos o acercar el zoom. El Noveno Mundo se caracteriza por puntos altamente diferenciados y con identidad propia. Podemos encontrar escenarios lúgubres y tétricos y otros mucho más animados donde hasta la música indica que estamos en una zona en la que podemos relajarnos. Los colores no son excesivamente chillones y buscan formar contrastes de manera equilibrada. A lo mejor la plaza usa tonalidades medias y algo oscuras, pero destaca con tintes más claros puntos de interés como extrañas criaturas y tecnología de los antiguos numenera. Si bien el diseño de personajes no está muy definido en el juego, sus retratos te ayudan a hacerte una idea de cómo son. Como pega que podríamos poner, algunas animaciones se ven forzadas, pero precisamente esa es la gracia de este tipo de juegos. 

Si el texto nos parece demasiado pequeño, podemos hacerlo más grande sin que se produzcan desequilibrios en la interfaz. Todo parece estar muy bien integrado e InXile parece haber pensado en todo para ofrecer una experiencia cómoda.

Torment: Tides of Numenera sale a la venta hoy mismo y desde luego es una apuesta segura para todos los amantes del rol. Si has disfrutado con títulos como Baldur’s Gate y Pillars of Eternity, sin duda este se merece una oportunidad. 

María Rosado

Jugabilidad: Puede resultar difícil para los menos experimentados en el género e incluso llegar a resultar denso al ver que hay que hacer muchas cosas a la vez, pero poco a poco se van asimilando los conceptos más importantes. Pese a que llegado un momento las mecánicas son las mismas, hay que estar constantemente modificando nuestro equipo e interactuando con nuestro entorno, lo que ayuda a que el videojuego resulte más dinámico. Resulta especialmente interesante que todos y cada uno de los enfrentamientos que puedes llegar a tener cuentan con su propia fundamentación, por lo que no estamos ante un videojuego con combates aleatorios porque sí. Una desventaja es que no contiene multijugador, componente que de añadirse convertiría este juego en una opción perfecta para unas aventurillas con los amigos.

Historia: Un argumento que en un principio es un auténtico galimatías, pero que poco a poco va cobrando sentido. Profundo y adictivo son las palabras que mejor lo definen. Te pondrá en auténticos dilemas morales que te obligarán, en ocasiones, a tomar decisiones verdaderamente difíciles.

Gráficos: Posee una estética muy nostálgica que encantará a los amantes del rol más veteranos. Los escenarios y los personajes son muy originales y se nota el mismo que han puesto en el juego.

Sonido: El audio está en inglés (aunque en muy contadas ocasiones los personajes hablarán) y puedes habilitar subtítulos en español latino. La banda sonora usa sobre todo instrumentos graves, ideales para los momentos en los que se inician las Crisis. 

Conclusión: Torment: Tides of Numenera es un juego en el que no te bastará una partida para descubrir todo lo que puede ofrecer. Cada partida, de hecho, puede ser única si vas cambiando las decisiones que tomas, ya que varían también sus consecuencias. Videojuego altamente recomendado si lo que buscas es empaparte durante horas y horas de una historia que no conoce de tintes claros ni oscuros. 

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Neverwinter

 

Cerrar