Cosas de juguetes

Las aventuras de los conocidos muñecos creados por Pixar siguen en tu consola. Aventuras, plataformas y sentido del humor llegan también a Nintendo DS.

Desde la época de Súper Nintendo y Megadrive, que fue cuando se estrenara la película Toy Story original, los videojuegos basados en los títulos de Pixar han contado con una calidad aceptable. Una de esas excepciones que viene a demostrar que no todas las adaptaciones de películas de éxito tienen por qué terminar en desastre. Ahora la tercera parte de la serie aterriza en Nintendo DS cumpliendo de nuevo esta regla.

Juguetes con magia

Esta versión para Nintendo DS del juego continúa una vez más los pasos de la película, empezando por su argumento. El dueño de Woody, Buzz y compañía, Andy, se ha hecho mayor y cada vez pasa más de sus viejos muñecos. Es por eso que estos intentan llamar su atención recuperando sus viejos recuerdos. De esta manera da comienzo una aventura que, a grandes rasgos, resulta más sencilla e infantil que sus “hermanas mayores”. A decir verdad estamos ante el Toy Story más pensado para niños.

Dentro del modo Historia del cartucho encontramos un desarrollo bastante lineal y clásico en el que tenemos que superar distintos niveles de plataformas (la gran base del juego), disparos y vuelos. Para ello utilizamos a los dos grandes héroes de la serie, Woody y Buzz. Pero además de este modo principal también encontramos otras opciones en el título, como Partidas Rápidas o Recreo. Este último supone una curiosa propuesta cercana a la estrategia en la que tenemos que manejar a distintos juguetes y proteger nuestra base. Nada especialmente complejo, pero que aumenta un poco la duración total de la aventura.

Visualmente, el título es bastante parecido a la versión de Wii, salvando las distancias, claro. Tanto los personajes como los entornos en tres dimensiones se han visto “reducidos”, pero en general lucen muy similares a los mejores momentos de la película. De hecho, salvo pequeños momentos puntuales en los que la cámara nos entorpece alguna acción, el juego se ve bastante bien. Y lo mismo se podría decir del sonido, donde encontramos melodías directamente sacadas del film, solo que adaptadas a las posibilidades de la portátil.

En definitiva, estamos ante un juego entretenido que, si bien es más simple que las entregas de sobremesa, aún mantiene la esencia de la película. Su mezcla de juegos le aporta cierta variedad, y el carisma de estos ya clásicos personajes animados hace el resto. Los fans de la película, especialmente los más pequeños, disfrutarán con ella.

Cerrar