El principio del fin

La gran batalla entre los Autobots y los Decepticons se libra una vez más en la Tierra. En este juego vivimos una historia que sirve de precuela a la tercera película dirigida por Michael Bay.

Después del éxito de crítica y público que supuso en su día La Guerra por Cibertrón, es lógico que Activision y High Moon Studios hayan unido fuerzas de nuevo para realizar otro videojuego basado en estos personajes. En este caso coincidiendo con el estreno de su tercera película de imagen real. Además, hay que reconocer que el estudio lo ha hecho en tiempo record, ya que apenas han tenido un año para completar el desarrollo del título.

Zona de guerra

Transformers Dark Side of the Moon vuelve a ponernos en la piel de Autobots y Decepticons (de ambos bandos) en su batalla por el futuro de la Tierra. En total el juego dura unas ocho horas, algo menos si jugamos en un nivel de dificultad bajo. En cualquier caso, el desarrollo se divide en misiones que tenemos que ir superando como héroes y villanos.

Precisamente es éste el principal atractivo del juego: manejar a los personajes más populares de la franquicia de Hasbro: Optimus Prime, Megatron, Ironhide, Soundwave… etc. Cada personaje tiene sus propias características, armas y tamaño, por lo que el desarrollo está muy lejos de volverse repetitivo y resulta de lo más variado. Por ejemplo, los robots con posibilidad de volar nos permiten disfrutar de niveles aéreos.

Por lo demás, el desarrollo sigue los patrones de otros juegos de acción en la línea del ya clásico Gears of War: tiroteos, coberturas, explosiones, etc. Más o menos lo que ya vimos en su día en el recordado La Guerra por Cybertron. En cambio lo que sí ha cambiado ha sido la dificultad. De nuevo encontramos varios niveles entre los que elegir, pero con todo se trata de un título bastante más asequible que su predecesor.

Por último, a los constantes combates también hay que sumar algunos momentos de conducción, como era habitual teniendo en cuenta las facultades de estos robots. Éstos consisten básicamente en recorrer largas distancias trasformados en vehículos. Por último, y por si fuera poco, el juego tiene entre sus principales novedades una forma llamada Stealth Force que permite avanzar convertidos en algo a medio camino entre robot y vehículo. Una opción muy útil a la hora de correr y eliminar enemigos a la vez (de hecho pasaremos mucho tiempo transformados en estas cosas).

En definitiva, estamos ante una adaptación que refleja fielmente todo el estilo de las películas de Transformers y que nos permite manejar a nuestros colosos mecánicos preferidos.

Cerrar