Guerra cibertrónica

Autobots y Decepticons dan el salto de la pantalla de cine a Nintendo DS. Dos bandos, el Bien y el Mal, que llevan la guerra hasta la Tierra. ¿De qué lado estás?

Convertidos ya en todo un fenómeno cinematográfico (al menos en lo concerniente a las taquillas de medio mundo), los Transformers pueden presumir de estar viviendo una segunda juventud. De hecho, gracias a la película dirigida por Michael Bay, su popularidad es mayor incluso que durante sus viejos días de gloria allá por los ochenta, cuando debutara su serie de dibujos animados y sus muñecos.

Dos caras de la moneda

El aspecto más llamativo de este título para Nintendo DS es, precisamente, que son dos juegos. ¿Qué queremos decir con esto? Fácil. Al igual que sucede con Pokémon, Activision ha decidido lanzar dos ediciones de este, una con los Autobots como protagonistas y otra con los Decepticons. Pero, a diferencia de lo que sucede con Pokémon, en este caso sí hay una diferencia importante entre un título y otro, más allá de su portada y poco más. Tanto la historia como las misiones y los protagonistas varían en función de una y otra. Dicho de otro modo: es realmente importante decidir si preferimos a los villanos, con Megatrón a la cabeza; o a los héroes, capitaneados por el buenazo Optimus Prime. Bueno, o adquirir los dos claro. Pero lo cierto es que sí, se trata de dos juegos distintos, no de una maniobra de márketing con dos carátulas.

Esto no quiere decir, por supuesto, que las mecánicas de ambos cartuchos no sea la misma. De hecho, por eso hemos decidido incluir ambos dentro de un mismo análisis. Ya estemos controlando a Autobots o Decepticons tenemos que enfrentarnos a nuestros robots rivales. Y, como sucede en la película de Michael Bay, la ciudad es nuestro patio de recreo. Pero además de las peleas, el juego (o los juegos, mejor dicho) tiene un alto componente rolero. Es decir, que a medida que avanzamos en el desarrollo, podemos ir mejorando los atributos de nuestros personajes, sean cuales sean. Está claro que el número de opciones en este sentido no son tan altas como en otros lanzamientos más épicos, pero aún así se agradecen.

Por último, Transformers The Game ofrece un acabado visual en tres dimensiones que exprime claramente el potencial limitado de Nintendo DS. Esto se nota en el cuidado con el que están recreados los robots gigantes, pero también en cómo el motor sufre -y mucho- a la hora de moverlos por los escenarios abiertos. Y también se aprecia en la falta de detalle de los mapas.

Cerrar