Belleza en dos dimensiones

Al fin podemos disfrutar de la secuela de uno de los juegos de estilo clásico más sorprendentes de los últimos años. Un viaje hacia la belleza de lo desconocido.

Hace veinte años, el mayor aliciente que podía tener un videojuego era pasar de nivel, para así poder ver qué íbamos a encontrarnos en la siguiente fase. Tan sencillo como eso. Tan sencillo y tan emocionante a la vez. Un concepto que hoy se ha perdido, en gran medida, y que solo un juego descargable tan cuidado como Trine nos hizo recordar. Por eso esta aventura logró conseguir tan buenas críticas en su momento. Ahora sus responsables presentan una secuela que, no solo mantiene su magia intacta, sino que la mejora.

Tres son compañía

El argumento de Trine no era, precisamente, de Óscar. Y el de su segunda parte tampoco, a pesar de que FrozenByte han mejorado a la hora de desarrollar la historia. El caso es que en Trine 2 nos encontramos con una aventura narrada como si de un cuento se tratara, en la que tenemos que recorrer distintos niveles para acabar con una amenaza que convierte a los seres del mundo en terribles monstruos. Para ello contamos de nuevo con los tres protagonistas de la primera entrega: Amadeus, Pontius y Zoya.

De hecho, el equilibrio entre ambos es parte de la base del juego, una parte importante. El primero de ellos es un brujo, que puede realizar todo tipo de hechizos con los que resolver muchos de los puzles que encontramos a lo largo de la aventura, si bien los combates no son precisamente lo suyo. Lo contrario sucede con Pontius, cuyas armas resultan imprescindibles a la hora de enfrentarnos a los monstruos y rivales. Por último, Zoya permite, gracias a sus habilidades, superar momentos de plataformas y alcanzar lugares inaccesibles para sus dos compañeros.

El equilibrio es, por lo tanto, otra de las señas de identidad de Trine 2. La madurez a la hora de diseñar los niveles con respecto a la primera parte se hace evidente enseguida. En esta ocasión los momentos de plataformas, combates y los puzles han ganado en interés, resultando más gratificantes, variados y, por lo tanto, entretenidos. Un desarrollo que siempre nos invita a seguir hacia delante, también gracia a los cuidados escenarios, que son todo un espectáculo en sí mismos.

Además, Trine 2 cuenta con otros alicientes, como la posibilidad de ir mejorando y evolucionando a los personajes (según nuestros criterios) o los enfrentamientos contra los variados enemigos finales. Estos son de varios tipos distintos, y cada uno tiene su “truco”, que hemos de descubrir si queremos continuar. Nada especialmente complicado, pero que aporta variedad y recuerda a los tiempos de los ocho y dieciséis bits. Es más, estamos convencidos de que hablamos de un juego muy, pero que muy clásico, si bien adaptado a los tiempos que corren con mucho mimo. En cierta medida, incluso el control -al menos en consola- mantiene ese estilo lento y al principio complicado de los viejos mitos de los salones arcade. Si esto ha sido algo intencionado o no, ya no lo sabemos.

También es importante referirnos a las funciones multijugador del título. Teniendo en cuenta que este cuenta con tres protagonistas, era de cajón que se aprovechara al máximo. Y así ha sido. Tanto a través de Internet como en una misma consola, hay que reconocer que la diversión del juego se potencia si superamos su historia en cooperativo con dos amigos.

Por último, el juego también esconde secretos en forma de artwork y textos que pueden ayudar a aumentar su duración. En total, y tratándose de un título descargable, Trine 2 dura bastantes horas, especialmente en un nivel alto de dificultad.

Pero si por algo destaca Trine 2 por encima de todo lo demás es por sus increíbles gráficos. Personajes y escenarios en dos dimensiones que lucen con un grado de detalles sorprendente. El cuidado colorido de sus paisajes, la iluminación, el contraste de unos niveles con otros. Realmente es de lo más impresionante que hemos visto en mucho tiempo. Y es que, ya se sabe que pocas cosas de pueden compara en belleza -el realismo es otro tema- con las dos dimensiones.

Valoración Final

Jugabilidad: De corte clásico, pero atractiva. La mezcla de puzles, acción y plataformas y el equilibrio entre los personajes funciona a las mil maravillas. Mejor que en el primero.

Gráficos: ¡Una auténtica pasada! No hemos visto unas dos dimensiones tan bonitas, detalladas y sobrecogedoras desde… ¿nunca? Bueno, que merece la pena verlo en movimiento, vamos.

Sonido: La banda sonora cuenta con una gran calidad, alternando composiciones muy diferentes y que se adaptan perfectamente al desarrollo del juego.

Duración: Para ser un juego descargable, dura bastante, sobre todo en modo Difícil. Y es que si algo nos enseñó MegaDrive es que todo se disfruta más si cuesta lo suyo…

Conclusión
Trine 2 supera a su primera entrega, convirtiéndose en uno de los títulos más hermosos, divertidos y recomendables que hay a día de hoy en el clásico terreno de las dos dimensiones. Sus alucinantes gráficos y carisma lo hacen un juego casi perfecto, de no ser porque en ocasiones puede hacerse algo repetitivo. En cualquier caso, gustará a los fans de las aventuras con solera.

Publicaciones relacionadas

Cerrar