Fiebre jurásica

El gran clásico de Nintendo 64 regresa a nuestras consolas con un nuevo argumento y desarrollo, aunque manteniendo los mismos titánicos enfrentamientos contra feroces dinosaurios y todo tipo de enemigos. Prepárate para vivir emociones fuertes en mitad de la jungla.

Turok es uno de esos juegos que, al igual que ocurrió con clásicos como Goldeneye o Perfect Dark, siempre permanecerá ligado al recuerdo de todos los usuarios de Nintendo 64. No en vano fue en la clásica máquina de sesenta y cuatro bits donde tuvo su mayor momento de gloria, con unas cuantas entregas que alcanzaron un gran nivel en todos los sentidos. Esta nueva edición, firmada por Propaganda Games, resucita la licencia aunque cambiando considerablemente su concepto. Y en muchos aspectos, no termina de dar la misma talla que lo vivido años atrás en Nintendo 64.

Un nuevo comienzo

En este nuevo Turok tomamos el papel de Joseph Turok, un soldado que desciende de una familia de indios ancestrales y que, por cosas del destino, termina destinado en un peligroso y lejano planeta. Por si fuera poco, este lugar está gobernado por Kane, el antiguo maestro del protagonista… y lo que es peor aún, ¡está repleto de temibles dinosaurios entre otros muchos peligros!

Partiendo de esta base, Turok se presenta como un juego de disparos en primera persona bastante común que, no obstante, tiene un desarrollo salpicado de algo de variedad. Para empezar, tanto los enemigos como las situaciones que se dan durante las ocho o nueve horas que dura la aventura no se repiten demasiado, y además el título cuenta con distintas opciones a la hora de enfrentarnos a los soldados enemigos, pudiendo hacerles frente de manera sigilosa o directa. Además, los dinosaurios -los auténticos protagonistas del juego- pueden manipularse también para nuestro beneficio, siendo esta una de las grandes curiosidades que nos brinda el título.

En cuanto a las armas disponibles, Turok cuenta con un buen puñado de ellas, algunas han sido rescatadas de las anteriores entregas de Nintendo 64 y están pensadas para usarse en batallas cuerpo a cuerpo, como el machete o el arco. En cualquier caso, el control es rápido y fácil de dominar, algo imprescindible teniendo en cuenta que el título tiene una dificultad bastante elevada, en algunos casos incluso incompresiblemente exigente. Avisados estáis.

Gráficamente, Turok utiliza el más que conocido motor Unreal Engine 3 (el usado en miles de otros títulos, como Gears of War o Bioshock, por citar solo dos ejemplos). Aunque hay que apuntar que en este caso Propaganda Games no han conseguido uno de los resultados más optimizados de dicho motor debido a ciertos problemillas técnicos, evidenciados especialmente en la baja tasa de imágenes por segundo y en el modelado de algunos de los personajes que intervienen en la aventura.

En cuanto al apartado sonoro, el título cuenta con una banda sonora muy cinematográfica y está doblado al castellano por un equipo de actores bastante profesionales.

Así pues, Turok se suma al gran número de shooters para ordenadores y consolas que actualmente existen en el mercado. Un título que resucita una licencia muy querida para muchos jugadores veteranos, pero que tal vez podía haberse cuidado un poco más.

Publicaciones relacionadas

Cerrar