La Última Cruzada de Nathan Drake

5886

“Los soñadores diurnos son peligrosos, porque tienen sus sueños con los ojos abiertos para hacerlos posibles”. Con estas palabras de Sir Lawrence de Arabia arranca Uncharted 3: La Traición de Drake, un juego que completa la trilogía más importante que hemos vivido en exclusiva en Playstation 3.

Antes de comenzar este análisis un aviso: es un título muy especial, uno de esos pocos que por encima de todo trata de asemejarse a una película y lo consigue, así que cuidado. Si eres de los que te gusta comenzar un juego sin saber absolutamente nada sobre su argumento ve con el freno de mano echado, no te vamos a destripar el final ni nada parecido, pero sí desvelaremos algunos elementos de la trama como escenarios y situaciones. De otra forma no sería posible analizar esta joya. ¿Estás preparado? ¡Pues adelante!

La aventura

Metemos el disco y empezamos. Si en Uncharted 2 era una daga la que se movía en la pantalla de carga aquí es un anillo, un objeto que al igual que aquel puñal es el tesoro que funciona como motor de toda la historia. Un anillo del siglo XVI con la inscripción SIC PARVIS MAGNA: “La grandeza nace de pequeños comienzos”, una frase que bien se puede aplicar al estupendo trabajo del estudio Naughty Dog con esta saga.

Si Uncharted 2 comenzaba de forma vertiginosa colgándonos de un tren a punto de caer al vacío, en esta tercera parte la cosa empieza también frenéticamente, con una pelea de bar en un pub londinense. Nuestro colega Nathan Drake y su inseparable colega Victor Sullivan se ven envueltos en una trifulca relacionada con el anillo del que os hablábamos antes, un regalo de la Reina Isabel de Inglaterra a Sir Francis Drake cuando lo nombro caballero después de dar la vuelta al globo. Los viajes de este personaje histórico, que en España consideramos un pirata y en Reino Unido es un héroe nacional, serán el eje de la aventura.

Y como en toda buena aventura siempre hace falta un malo. cuanto mejor es mejor es la película y en este caso Kate Marlowe, y su lugarteniente Talbot (ojito con este secuaz que nos lo pondrá muy difícil), son las dos personas que durante todo el camino nos irán metiendo zancadillas. Miss Marlowe es una dama que esconde más que muestra, inteligentísima, elegante y despiadada, una mezcla entre Moriarty y Ángela Merkel, y qué está conectada con el pasado de nuestros antepasados. La némesis perfecta para Nathan y Victor.

Algo más que un shooter

La pelea de bar con la que se inicia el juego no es tan espectacular como arrancar dentro de un tren colgado en la nieve, pero es la mejor montonera en un garito vista en los videojuegos desde que la liamos en las cantinas mexicanas de Red Dead Redemption. Además, sirve de tutorial para un gran acierto de Uncharted 3: el ataque cuerpo a cuerpo. Tendremos golpes de todo tipo, patadas y puñetazos, contraataques, además de la posibilidad de escapar de agarres o lanzar y desplazar contrarios. Se ha añadido un sistema de combate cercano al que podemos ver en juegos como Assassin´s Creed o Batman Arkham City, con menos variedad de golpes pero mucho más cinematográficos en su puesta en escena. Incluso tendrás la oportunidad de eliminar enemigos de modo sigiloso, o caerles desde las alturas al estilo del hombre murciélago. La pelea está muy presente a lo largo de todo el juego y como nunca antes se había visto en la saga, sobre todo porque ahora los enemigos no se limitan a esconderse, se os echarán encima por cualquier lado, por lo que una buena tollina a tiempo os sacará de cientos de apuros.

De nuevo, la mejor interfaz posible es el diario de Nate. Con notas, recortes, rompecabezas, pistas… Una libreta que nos ayudará a resolver puzles y que ahora, después de cada enigma, añade las soluciones a sus páginas.

Otra parte importante en la jugabilidad de Uncharted es el sistema de coberturas. Desde siempre tiene que ver mucho con el de Gears of War, debemos en todo momento estar bien tapados para no recibir disparos, pero en esta ocasión mantenerse quieto en el mismo parapeto no nos servirá de nada: las estructuras se rompen y destruyen, y si a eso le añadimos, como hemos comentado, que los enemigos se nos echarán encima, en esta ocasión tendremos que estar en continuo movimiento para acabar con todos ellos.

Ya sabemos que al igual que Prince Of Persia o el propio Ezio, Nathan Drake es un auténtico yamakasi.  Lo de escalar no se le da nada mal y la mayoría de las veces es lo único que nos permitirá seguir nuestro camino, alcanzar alturas o acceder a cuevas. De nuevo debemos muchas veces guiarnos por palomas o pájaros para saber dónde debemos brincar, así como por objetos brillantes, salidas de humo, salientes en las paredes… además tendremos la posibilidad de mover objetos para alcanzar zonas altas. Acostumbraos a morir por caída muchas veces, éste es un juego que habla del amor por el riesgo.

Lo dicho: preparaos para persecuciones frenéticas, peleas, misiones de sigilo, grandes diálogos, túneles, mecanismos secretos, escenas de nado y buceo en lagos subterráneos o mar abierto, fases en las que te ayudan compañeros para acceder a habitaciones o cámaras secretas como en Tomb Raider… todo lo que un cazatesoros necesita cada mañana antes de desayunar.

Y por supuesto tiroteos: Uncharted 3 es mucho más shooter de lo que fue el capítulo 2 y menos de lo que fue su debut, un punto medio que es la medida acertada para que tengamos las cosas difíciles a la hora de acabar con los enemigos, pero en escenas no demasiado largas para no perder el estilo peliculero de la historia.

Escenarios y personajes

La saga Uncharted nos ha llevado a todas las puntas del globo, o casi. En esta tercera entrega de nuevo tan importante como los protagonistas son los escenarios, las ciudades y países que visitamos. En esta ocasión nos mancharemos en las calles de Londres, viviremos nuestra adolescencia en la Cartagena colombiana y pisaremos países tan distintos como Siria, Francia o Yemen. Vamos, que tendremos playa y montaña como en las mejores vacaciones.

Sin daros muchos más detalles ya intuiréis que la historia nos hará viajar hasta completar un rompecabezas que, aunque con muy poco rigor histórico, completa un guión bien estructurado y que impulsa la aventura por los caminos del pirata Francis Drake, el aventurero Lawrence de Arabia o el matemático y astrólogo John Dee.

Además, conoceréis mucho más de la historia de Nathan, de su conexión con Drake el pirata y de la relación con Sully, que les convierte en una particular especie de Tintín y el capitán Haddock.  Y por si fuera poco aparecerán nuevos amigos, viejos ligues y descubriremos nuevos enemigos.

El aspecto visual

Ningún juego utiliza la cámara como la saga Uncharted y más todavía en esta última entrega. Si fuese cine estaríamos hablando de un director de fotografía ejemplar. Continuamente los planos son distintos; pasemos de una habitación a otra o nos movamos dentro de un mismo espacio, hasta que en nuestra cabeza se crea la sensación de estar moviendo personajes dentro de una película.

En cuanto a la física de los objetos, ver cómo reaccionan al chocar es alucinante, incluso puedes coger botellas y vasos para golpear. Y si hablamos de los movimientos de los personajes, la cantidad de formas y gestos es igualmente sorprendente. Si a eso le unimos que no hay ningún salto ni separación entre los vídeos o cinemáticas y los momentos de juego, la sensación de realismo es absoluta. Nathan se rasca, gruñe, tropieza, se acelera o frena… quizá esa sea la única pega que podemos poner a sus movimientos, que a veces da la sensación de ir un poco sin freno y aturullado.

La iluminación de Uncharted 3 merece un capítulo aparte: se pueden ver las motas de polvo entre los haces de un rayo de sol, incluso adivinaremos el momento del día en que nos encontramos por la luminosidad constantemente cambiante. Hasta tal punto se ha cuidado el detalle de la luz que la sombra de Nate será un compañero más. Esto lo veremos sobre todo en las famosas escenas con linterna o antorcha, sin duda inspiradas en Alan Wake y que tan ligadas están a la saga Uncharted.

El detalle de estos aspectos visuales alcanza su límite cuando miramos a través de la ventana de un cristal, ningún juego ha sabido reflejar así este efecto óptico. Todo está tan cuidado que en las ciudades árabes veremos como caen los pétalos de las flores, en Colombia volarán mariposas o en un bosque francés podremos interpretar que estamos en Otoño por el caer las hojas.

Momento clave

A lo largo de la primera mitad de Uncharted 3 tendremos la sensación de que no hay excesivas novedades con respecto al primer juego. Pero esperad, tened paciencia. Hay un momento clave en la aventura relacionado con el mar del que pudimos intuir algo en los vídeos mostrados este año en el E3 de Los Ángeles. Sólo os diremos que si os alucinó la escena del tren de Uncharted 2 no es nada con lo que viviréis en esta nueva entrega: nunca se habían visto tan bien reflejadas en un videojuego la fuerza de la gravedad o los movimientos de las mareas, ni con tanta intensidad. No decimos más, tenéis que jugarlo, sólo por estos momentos ya deberíais salir corriendo a vuestra tienda de videojuegos más cercana y si es necesario comprar una Playstation 3.

Multijugador

El modo multijugador aterriza en la saga Uncharted en esta tercera entrega y lo hace con un apartado cooperativo en el que podréis jugar junto con otro compañero en la piel de Sullivan en diferentes misiones ya sea vía online o a pantalla partida, y con un modo competitivo.

Ese modo competitivo, después de canjear el código que viene en la caja, permite cambiar el aspecto del personaje, editar su emblema, cambiar los pertrechos, etc… Una vez llegado a este punto podremos elegir entre diferentes modalidades: Duelo Por Equipos, Saqueo (devolver un ídolo a la base), Todos Contra Todos, Hardcore (sin potenciadores y sin respuestas de medalla, solo habilidad y más salud), Arena Cooperativa (lo que en otros juegos se llama oleadas), o Aventura Cooperativa (misiones de la historia con hasta tres jugadores). Todo dentro de escenarios que hemos visto en el modo historia.

La Última Cruzada

Queremos hacer mención aparte, como ya indica el título de este análisis, al increíble parecido que guarda este Uncharted 3 con La Última Cruzada de Indiana Jones. No sólo porque Indiana sea el principal referente de Nathan, o se trate de la tercera parte de dos sagas, es que hay muchos más elementos en común:

Los saltos en el tiempo para estructurar el guión son marca de la casa. En La Última Cruzada veíamos a un River Phoenix adolescente interpretando a un joven Doctor Jones, y en nuestro juego observaréis un capítulo muy parecido. Y no podemos contaros mucho más sin desvelaros la película, pero sí observamos que ambas historias tienen ambientación en el desierto y que buscan una ciudad perdida, pues claro y en botella.

Conclusión

Naughty Dog lo ha vuelto a hacer. Y nos mojamos: para nosotros Uncharted 3 es mejor que la segunda parte con todo lo que eso significa, sólo el tiempo y Kratos dirán si es este el mejor juego exclusivo de la historia de Playstation 3.

En lo negativo está su modo multijugador, que no está a la altura ni de lejos de su modo campaña, incluso parece hecho de forma acelerada o improvisada, pero servirá para paliar el tiempo que pasaremos hasta que tengamos entre manos un nuevo Uncharted. Al menos sabemos que pronto llegará PS Vita con Golden Abyss, el nuevo paso portátil de Nathan Drake.

Amigos, el mejor videojuego posible que podía tener Indiana Jones se llama Uncharted 3.

 

Tomás McNulty

Publicaciones relacionadas

Cerrar