El mejor juego de PlayStation 4

Uncharted 4 llega el próximo 10 de mayo en exclusiva a PlayStation 4 para cerrar las aventuras y desventuras de uno de sus personajes más icónicos a lo largo de los años: Nathan Drake. El Desenlace del Ladrón es la punta de lanza de Naughty Dog, demostrando su madurez como estudio y la ambición ante el cierre de su saga estrella en los últimos años.


12946

Sic Parvis Magna. O lo que es lo mismo, la grandeza nace de pequeños comienzos. Nathan Drake se despedía del característico anillo del bueno de Sir Francis tras finalizar el periplo en Uncharted 3: La Traición de Drake con dicho lema inscrito. Desde ese momento se dio paso a una nueva vida para el ladrón más famoso del mundo de las consolas PlayStation. 

En Uncharted 4: El Desenlace del Ladrón, Naughty Dog invita a los jugadores a disfrutar de sus aventuras por última vez. Tras revivir ciudades perdidas con la ayuda del incombustible Victor Sullivan o la intrépida Elena Fisher, entre otros compañeros, Nate recupera a su hermano perdido Samuel, quien le pide ayuda para acometer una nueva hazaña una vez más, en busca del legendario tesoro del pirata Henry Avery, teniendo una cita más con la historia. Como suele ser habitual, no estarán solos en esta búsqueda, ya que la competencia no tarda en aparecer, representada por la mercenaria Nadine Ross y Rafe Adler, un antiguo compañero de fechorías.

Con esta última propuesta, el estudio californiano invita a ahondar en lo más profundo de su argumento, afianzando las relaciones entre sus protagonistas y cerrando arcos que quedaron abiertos en la trilogía de títulos antecesores. Al fin se conocen los orígenes de los hermanos Drake y, lo que es más importante, el camino que les lleva a vivir una vida cargada de aventuras, persiguiendo la historia en la búsqueda de un tesoro milenario. El último salto hacia la gloria; del honor entre ladrones.


Uncharted 4 es el mejor juego de PlayStation 4. Parece una afirmación de lo más simple, pero en realidad define todo lo que provoca este título al disfrutarlo por primera vez. El último disparo de Nathan Drake apuntaba a ser certero y no ha decepcionado. Desde Naughty Dog han sabido imprimir el ritmo necesario a la guinda del pastel de una saga que ha conquistado a millones de jugadores, consiguiendo dejar boquiabierto a cada usuario que disponga de esta aventura cargada de tantos momentos que quedarán en la retina de la historia de los videojuegos. Y, por supuesto, hay motivos para afianzar esta afirmación. Ante la extensión de esta review, te invitamos a visitar la última página en caso de que únicamente prefieras obtener las impresiones generales.

Más allá de la increíble fuerza que imprime el argumento de El Desenlace del Ladrón (del que no se desvelará prácticamente nada en este análisis), que mantiene al jugador pegado a la pantalla, prácticamente sin pestañear, la apuesta destaca por mantener toda la esencia de sus antecesores y trasladarla a un nuevo nivel, una dimensión diferente y continua a su línea habitual. A nivel jugable, Uncharted 4 mantiene todo lo que se relaciona con Nathan Drake en pantalla, aunque incluye algunos elementos muy novedosos y que amplían la experiencia hasta pulir los aspectos que quedaban en el tintero tras Uncharted 3. 

Muchos de estos elementos se han trasladado directamente de una de las obras magnas de Naughty Dog y más valoradas en los últimos tiempos: The Last of Us. La influencia del título protagonizado por Joel y Ellie es un hecho consagrado que se puede apreciar a lo largo del transcurso del juego. Los movimientos de los personajes son prácticamente un calco de lo que se vio en el título post pandémico, así como su interacción con el entorno y con los elementos que les rodean. 

El sigilo es otro de los aspectos que se han incluido en la saga Uncharted, de un modo más firme y directo de lo que se hizo en su segundo título, incluyendo zonas dedicadas exclusivamente a esta funcionalidad. De hecho, los enemigos serán más fáciles de abatir de este modo, aunque su inteligencia artificial permite advertir los movimientos que se realizan cerca de ellos. No obstante, esto se aprecia en mayor medida en los niveles de dificultad más complejos. Aquí también se puede apreciar cierta influencia de otra saga como Assassin’s Creed, ya que los mercenarios contienen niveles de apreciación basados en colores que van desde el amarillo (inadvertido) hasta el rojo (descubierto). 

Otro de los espejos en los que se ha fijado Naughty Dog para la creación de Uncharted 4 es The Order: 1886, especialmente en los movimientos de cámara y en el ángulo de la misma. Los jugadores más avezados de las aventuras de Nathan Drake estarán acostumbrados a recolectar tesoros por los recovecos más recónditos de los escenarios que disponía la propuesta. Ahora, también se incluyen elementos que se pueden observar de un modo calcado al título desarrollado por Ready at Dawn, además de diferentes notas que se pueden recoger y guardar en el diario que, en esta ocasión, será redactado por el propio Nate y cuyas entradas también se pueden recoger con detalles de exploración que pueden pasar inadvertidos. Además, también hay disponibles conversaciones opcionales (al estilo de The Last of Us) que permiten ampliar los detalles del argumento y de sus personajes.

En cuanto a las conversaciones con decisiones, Neil Druckmann ya avisó que no serían determinantes para el transcurso de la historia de Uncharted 4 y así es. Además, son situaciones de lo más escasas y que no influyen en absoluto, aunque sí que aportan momentos de humor y cercanía con las historias pasadas. Permiten al jugador interactuar directamente con lo que se está contando y ponerse en la piel del bueno de Nathan en determinadas ocasiones, algo que aporta un detalle innovador y divertido.

Pero, sin lugar a dudas, los elementos que destacan sobre el resto son las grandes novedades: el gancho y los deslizamientos. El gancho es, probablemente, el que más frescura aporta a la nueva propuesta. Permite alcanzar escenarios lejanos con una gran soltura y se introduce de un modo de lo más natural y útil en la mayoría de las ocasiones. Aúna todas las características de las cuerdas, cadenas y poleas que se han visto en los tres títulos anteriores y permite ascender, descender, hacer rapel o balancearse entre cornisas, además de arrastrar objetos.

Por su parte, los deslizamientos permiten alcanzar otras zonas (en la mayoría de las ocasiones por pura obligación) con mayor facilidad y rapidez. Esta novedad se introduce a través de terrenos muy variados, como zonas de grava, tejados, superficies lisas o incluso en zonas acuáticas. En la mayoría de sus implementaciones, aportan creatividad para salir del paso, como lanzarse hacia otro terreno más seguro o detenerse a mitad del avance para alcanzar nuevas zonas.

A este respecto, cabe destacar un enorme abuso de estos nuevos elementos. Si hay que ponerle un pero a lo excepcional que resulta Uncharted 4, es la falta de equilibro que le ha faltado a los chicos de Naughty Dog en estas situaciones. El gancho es un elemento prácticamente indispensable a cada dos minutos de juego y en ciertos capítulos, los deslizamientos son tan constantes que resultan planos y sin sentido. Estas situaciones también se producen a la hora de buscar soluciones para alcanzar terrenos elevados, las cuales terminan por ser siempre las mismas: impulsos, objetos que aparecen de la nada o ayudas similares. No obstante, son pequeños detalles que no empañan la gran experiencia que aporta la jugabilidad.

Entre las novedades más sorprendentes se sitúa la amplitud de los mapas. Si este terreno ha sido una práctica que ha ido in crescendo a lo largo de los años en los títulos de Naughty Dog, el salto desde Uncharted 3 a su cuarta aventura es brutal. Los entornos son realmente extensos y variados, permitiendo invertir una gran cantidad de tiempo en explorar y deleitarse con las vitas, especialmente en todas las localizaciones de Madagascar. Esta amplitud es algo que tampoco pasa inadvertida a los enemigos, que utilizan el entorno para tratar de buscar las cosquillas a las coberturas y disparar a Nathan desde diferentes ángulos sin que el jugador pueda apenas percibirlo.

Como ya se había comentado anteriormente, hay diferentes caminos que se pueden tomar para llegar hasta un mismo destino, aunque no son tan determinantes como cabría esperar. No hay un camino fácil o difícil que se pueda identificar de una manera sencilla, aunque sí que se advierten cambios en los elementos que los componen. Hay que destacar que Uncharted 4 es el juego de la saga con mayor variedad de escenarios y ciudades por visitar. No todo es lo protagonizado en Madagascar, sino que también hay emplazamientos en zonas de Italia, Escocia, Panamá o el propio Estados Unidos.

Este último lugar tiene cabida a uno de los añadidos argumentales más interesantes, que no es otro que el protagonizado por los jóvenes hermanos Drake. A través de un par de capítulos se permite conocer más a Samuel y Nathan en su adolescencia, ofreciendo elementos clave para descubrir el nexo de unión que tienen ambos personajes y el transcurso de su historia a través de los ojos de Nathan. 

A nivel argumental, sin duda, es el título más atractivo y maduro en lo referente a la saga Uncharted. A través de todo el transcurso del juego se puede apreciar cómo ha ido creciendo Naughty Dog junto a su personaje más carismático y cómo han sabido imprimir todos los elementos que necesitaba la franquicia para crecer del modo en el que lo ha hecho. Además, por primera vez se permite jugar con un personaje diferente a Nathan, aunque tan solo se produce durante uno de los primeros capítulos del juego.

Quien juegue al Desenlace del Ladrón debe saber que se sitúa ante un título mucho más adulto, donde destacan las relaciones, con conversaciones más profundas y maduras, que adquieren otro nivel más humano, menos dicharachero (aunque sigue habiendo humor) y que permite adquirir una empatía descomunal. El paso por The Last of Us también se nota sobremanera en esta vertiente y es algo que se agradece, convirtiéndolo en un juego más personal. Ante esto, también destaca que no es una aventura tan espectacular y tremendista, donde no lucen tanto las situaciones tan extrañas y que rozan lo irreal, a pesar de que siguen presentes. En esto, el estudio de la huella sí que ha sabido encontrar un equilibro perfecto entre la humanización del título y la espectacularidad que lo caracteriza. Simplemente brillante.

Como no podía ser de otra manera, la acción y la exploración van de la mano. Uncharted 4 sigue siendo un juego de disparos, de enfrentamientos singulares y de numerosos enemigos que atacan por doquier. No faltan estos momentos de tensión, de situaciones trepidantes que obligan a mantener la calma ante el fuego cruzado característico de la serie. No obstante, son situaciones menores que en los anteriores juegos; aquí prima mucho más la exploración, los elementos de sigilo y la utilización de nuevas técnicas, como se ha mencionado anteriormente e incluso los combates cuerpo a cuerpo, que resultan mucho más dinámicos. Aunque para los que buscan máxima acción, esto no es del todo una mala noticia.

Y es que la inclusión de los vehículos es un deleite y un derroche de momentos vibrantes. El jeep es el más característico y, aparte de ofrecer una mayor movilidad en los escenarios más amplios, también protagoniza momentos de poderosa acción desenfrenada. En este vehículo concretamente también se ha incluido el cabestrante, que aporta frescura a algunos de los “puzles” que se encuentran por el camino. Entre el resto de vehículos que se pueden disfrutar, destacan la moto y la lancha, que protagonizan dos de los momentos más espectaculares de toda la aventura. Como nueva inclusión, también se puede disfrutar de un nivel acuático al más puro estilo Crash Bandicoot.

Y hablando de puzles. En Uncharted 4 también adquieren una nueva dimensión, ya que al no disponer de un diario que aporte pistas, ya que las va creando el propio Nate a medida que realiza sus descubrimientos, resultan un auténtico reto al ingenio del jugador, por lo que algunos de ellos pueden provocar un momento de pausa para estudiarlos y llegar a su conclusión.

Para finalizar con los elementos jugables, cabe destacar que el mapeado de botones se ha cambiado ligeramente para adaptarse al modus operandi de The Last of Us. Ahora las armas se adquieren con el botón triángulo, el mismo con el que se recarga el arma, mientras que en los títulos anteriores se realizaba con L1. Además, las armas están clasificadas por niveles de eficacia, destacando las más potentes con un amarillo dorado para que se puedan identificar con facilidad en el suelo. Entre los elementos explosivos, también se ha incluido la dinamita.

Por último, hay que destacar la batalla final, que probablemente es la más espectacular y original que se ha visto en un Uncharted hasta el momento, consiguiendo trasladar todo el sentido del argumento en una pelea épica y sensacional. Un gran momento con el que finalizar uno de los videojuegos más pulidos que se han podido ver en PlayStation 4 en todos los aspectos.

Porque si en el terreno jugable Uncharted 4 es una absoluta delicia, en lo técnico es incluso superior. Naughty Dog ha conseguido exprimir al máximo sus prestaciones en el estreno de la saga en PlayStation 4 y destaca en numerosos aspectos que posiblemente resultarán referentes para los títulos que están por venir en el futuro. El efecto de la iluminación es, simplemente, soberbio. La utilización de la luz en los entornos, en los objetos e incluso en los personajes es tan realista que cuesta diferenciar que sea obra de un videojuego. Sucede lo mismo con los elementos como el viento, que actúa de una manera fantástica sobre la ropa, la vegetación o el pelo. Incluso se puede ver el sudor de los personajes a causa del esfuerzo o el clima (haciendo especial hincapié en las muestra de ello en la ropa).

El grado de detalle que se consigue trasladar con cada mínimo elemento que contiene el juego es brutal. El sistema de partículas está muy cuidado, el polvo se hace visible en todo objeto que por lógica debería contenerlo y al descender hacia lugares con poca iluminación, se puede ver revolotear motas con un realismo que sorprende. Asimismo, el deterioro de los elementos, los escenarios y las coberturas han aportado un salto de calidad descomunal. Ahora se pueden ver los efectos de los disparos en cristales, maderas, metales o incluso en la erosión de las paredes, provocando el salto de guijarros cuando se reciben disparos en ella. Todo el material técnico raya la perfección en este nuevo Uncharted, algo que se puede apreciar de manera sencilla en la suciedad de la ropa que portan los personajes, que también se traslada a los vehículos, realizándose de manera gradual y permanente.

Tal es el grado de perfección que se ha alcanzado en este aspecto que las transiciones entre cinemáticas y gameplay son inexistentes. No hay un cambio de tercio en lo respectivo a iniciar las cinemáticas, sino que se suceden sin ningún tipo de elemento intermedio entre lo que es jugable y lo que no. Esto define lo que se ha conseguido expresar con el trabajo realizado para decir adiós a Nathan Drake y no se puede hacer otra cosa que aplaudir ante el resultado obtenido tras tanto esfuerzo.

En lo respectivo al modo multijugador, no se han introducido grandes cambios, por lo que si quieres conocer más detalles, te invitamos a visitar las impresiones de la beta cerrada.

En definitiva, Uncharted 4 consigue reunir todo lo que se esperaba de un título de estas características, convirtiéndose en un absoluto referente en el que fijarse y poniendo un listón tan alto que, hasta el momento, ningún otro videojuego ha conseguido igualar en la consola actual de Sony. El Desenlace del Ladrón es el mejor juego de PlayStation 4 y un gran candidato a ser el juego del año 2016. Y, quién sabe, si de toda la generación.

Juan Montes

Jugabilidad: La jugabilidad es una maravilla. Consigue reunir todos los elementos que han definido a la saga Uncharted a lo largo de los años. Y, por si esto fuera poco, también adquiere funciones que beben directamente de una obra maestra como The Last of Us, como el sigilo, la interacción con el entorno o las conversaciones opcionales. La mecánica traslada al juego a una nueva dimensión desconocida en la franquicia y la suma de nuevos aportes como el gancho o los deslizamientos consiguen otorgar variantes que dan un aire fresco e innovador a una propuesta que sigue aunando el ingenio, la exploración y grandes dosis de acción con un equilibrio fantástico. 

Gráficos: Lo mejor que se puede ver en la nueva máquina de Sony. Uncharted 4 consigue exprimir al máximo todas las prestaciones de PlayStation 4 y potenciar sus cualidades en todo el material gráfico. Elementos como la iluminación, el deterioro de las coberturas, el sistema de partículas, la falta de transición entre cinemáticas y gameplay… son solo algunas de las características que rayan la perfección en este aspecto. Una completa delicia en todos los sentidos para gozo y disfrute de cualquier usuario.

Duración: La aventura principal puede extenderse a unas 20-25 horas, siempre que se quiera disfrutar con pausa de lo que es capaz de ofrecer este juego. No obstante, si alguien quiere pasárselo a todo tren, podría hacerlo en unas 12 horas en su primera partida. No obstante, los elementos coleccionables y las grandes vertientes del multijugador, aumentan la experiencia hasta límites insospechados, por lo que hay Uncharted 4 para rato.

Sonido: Aunque pueda parecer increíble, la banda sonora de El Desenlace del Ladrón se ha reinventado por completo respecto a las sintonías principales de la trilogía anterior. Los elementos sonoros consiguen trasladar lo que pretenden en todo momento, aportando tensión, emoción, acción o calma. Resulta increíble el trabajo que se ha conseguido para que todo lo referente al sonido vaya en consonancia con lo que se proyecta en la pantalla. Por supuesto, el doblaje vuelve a ser soberbio, demostrando la gran calidad de la saga en este aspecto.

Conclusión: Reiterando lo dicho anteriormente, Uncharted 4: El Desenlace del Ladrón es el mejor juego hasta la fecha del catálogo de PlayStation 4. Desde Naughty Dog se ha conseguido hacer un trabajo soberbio para decir adiós a Nathan Drake por todo lo alto, apostando por reunir todas las prestaciones que han situado a la saga en el lugar en el que está y aportar un sentimiento mucho más maduro y personal, que consigue trasladar todo su universo a un nivel superior. El argumento es sensacional y todo lo que engloba tiene un aire de despedida que consigue aportar ese granito de emoción necesario en estos casos. A pesar de un final que puede tener diversas interpretaciones dependiendo del jugador, la mecánica y el nivel gráfico consiguen hacer disfrutar a todo aquel que se lance a comprar el título el próximo 10 de mayo. El honor entre ladrones en estado puro, el fin a un camino que ha marcado a toda una generación. 

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Uncharted: The Nathan Drake Collection


En los primeros compases (y en los finales) hay un easter egg muy especial para los seguidores de una de las sagas de Naughty Dog.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar