El tesoro de Vita

5987

El intrépido Nathan Drake irrumpe con fuerza en la nueva PS Vita. Y lo hace con un juego que poco o nada tiene que envidiar a lo visto en sus entregas anteriores. Aventuras, plataformas y poderío visual vuelven a estar a la orden del día.

Al fin, la nueva PS Vita es ya una realidad en nuestro país. Y con ella ha llegado uno de los primeros juegos llamados a demostrar la potencia y muchas posibilidades de la consola: Uncharted Golden Abyss. La primera entrega portátil de este exitosa serie, que debuta en Vita con la que posiblemente sea la mejor aventura portátil de todos los tiempos.

El argumento sigue lo visto en las anteriores entregas de la franquicia, concretamente en la primera, y en esta ocasión nos vuelve a situar en algún lugar de Sudamérica. ¿Qué nos lleva allí? La leyenda de una ciudad de oro que se remonta a los tiempos de la llegada de los españoles al continente. Un tesoro arqueológico con más de mito que de realidad que, cómo no, otros también están buscando. En concreto un tirano dictador que no dudará en quitar de en medio cualquier cosa que se entrometa en sus planes, nosotros incluidos. Pero claro, Nathan Drake no se lo va a poner lo que se dice fácil.

De nuevo estamos ante un juego muy cinematográfico, cuyo guión recuerda al de muchos clásicos creados en Hollywood, empezando por Indiana Jones, y está repleto de momentos trepidantes y un cierto suspense. Siempre presentado todo por medio de cuidadas escenas cinemáticas que han sido desarrolladas con el propio motor del juego.

Y es que, si por algo llama la atención este nuevo Uncharted, es por su cuidado acabado visual. El modelado de los personajes, los efectos de iluminación y el alto grado de detalle del que gozan los escenarios hacen que en ocasiones nos olvidemos de que estamos ante un juego portátil, y se presentan muy parecidos a los de las entregas de PlayStation 3, al menos a la primera. Es cierto que el juego no resulta tan revolucionario como estos, pero algunos momentos sorprende de veras, más aún tratándose de una máquina de bolsillo.

¿Y qué sucede con la jugabilidad? Pues que mezcla el concepto básico de cualquier Uncharted que se preste con características adaptadas a las posibilidades de la nueva Vita, como sus pantallas táctiles o su sensor de movimiento. Por ejemplo, podemos utilizar este último para mantener el equilibrio al cruzar sobre algunas plataformas (como si fuera el sixaxis, el primer mando de PS3 con detector de movimiento) o al balancearnos en cuerdas. Con respecto a las funciones táctiles, estas nos permiten llevar a cabo acciones como limpiar o colocar objetos, saltar o escalar de forma alternativa. Opciones que en la mayoría de los casos son opcionales y también se pueden llevar a cabo de manera convencional.

Y otro aspecto que también ha cambiado ha sido el propio planteamiento del juego. En esta ocasión los desarrolladores, Sony Bend (Resistance Retibution), han optado por dar al juego un desarrollo más portátil, más directo. Algo lógico, teniendo en cuenta que se trata de una máquina nueva y de bolsillo, y que las partidas deben ser enfocadas para jugar de forma más rápida. Esto no quiere decir que este Uncharted sea menos emocionante o dinámico que sus hermanos mayores, sino simplemente que los escenarios están más concentrados y los entornos no resultan tan variados (en ocasiones demasiado) como en las entregas de sobremesa.

Por lo demás, Golden Abyss (o El Abismo de Oro) sigue las directrices habituales dentro de la serie, sus altas dosis de plataformas, puzles y acción.  Con respecto a esto último, los momentos de disparos, el juego se defiende bastante bien, con un sistema de coberturas digno, una IA cumplidora y varias opciones para personalizar el control (como seleccionar el apuntado en automático). Además, Sony Bend se han tomado algunas licencias interesantes, como que Nathan se valga esta vez también de rifles de francotirador para terminar con los enemigos.

En cuanto a su duración, este nuevo Uncharted ronda las diez horas, lo cual no está nada mal. Algo que se puede prolongar si decidimos completar todos los extras del juego (hacer fotos, coleccionar gemas, etc.) o intentar superarlo en una dificultad elevada, de las cinco que ofrece el título.

Valoración final

Jugabilidad: Al margen de los nuevos añadidos táctiles y demás, es muy similar a la del primer Uncharted. Su fórmula sigue resultando sumamente divertida y llena de atractivos.

Gráficos: Posiblemente el mejor juego que hayamos visto en una portátil a nivel visual. Todo luce casi, casi, como lucía en el original para PlayStation 3, lo cual es decir bastante tratándose de una portátil.

Sonido: Tanto el doblaje en castellano como la banda sonora son de lo más peliculeras, y nada tienen que envidiar a lo visto en muchos estrenos de Hollywood.

Duración: Varía en función al nivel de dificultad que seleccionemos, pero en “normal” ronda las diez horas, aproximadamente.

Conclusión
Los muchísimos seguidores de Uncharted pueden estar tranquilos. El debut de la serie en PlayStation Vita es un fiel reflejo de lo visto en las entregas de sobremesa, tanto en materia jugable como audiovisual. Un título emocionante, lleno de acción, plataformas y con unos gráficos asombrosos que sin duda demuestra todo lo que esta nueva portátil puede llegar a dar de sí.

Publicaciones relacionadas

Cerrar