La gran superproducción

Naughty Dog, los autores de Jak and Daxter, cambian las plataformas por las aventuras. Y se estrenan con una superproducción que bebe directamente de los mejores clásicos de Hollywood. Un juego llamado a marcar un antes y un después dentro de la familia PlayStation.

Hasta ahora, hablar de Naughty Dog era hacerlo de unos maestros de las plataformas gracias a títulos tan recordados como Jak and Daxter o el simpático Crash Bandicoot. Pero eso va a cambiar. El estudio, ni corto ni perezoso, se ha liado la manta a la cabeza y se ha sacado de la manga una aventura realmente ambiciosa. Señores, esto es Uncharted.

Tras la pista del tesoro

Ambientado en algún exótico lugar en mitad del Pacífico, lo nuevo de Naughty Dog nos pone en la piel de Nathan Drake, un carismático aventurero que sigue la pista del legendario tesoro de su antepasado, Sir Francis Drake. Pero lo que empieza como una empresa más, pronto se convierte en un auténtico peligro cuando unos temibles piratas entran en escena, tipos igualmente interesados en encontrar la fortuna perdida.

Desde un primer instante, Uncharted muestra cuáles son sus principales armas para atrapar rápidamente al jugador. En primer lugar, un amplio abanico de personajes que, más allá del propio protagonista, hacen del juego una experiencia de lo más cinematográfica. Por no faltar no lo hace ni la clásica rubia de turno, que en este caso responde al nombre de Elena Fisher. Vamos, que todo el conjunto recuerda un tanto a Indiana Jones.

Pero sobre todo Uncharted es un buen ejemplo de lo que a día de hoy se puede esperar en un juego de aventuras. Todos los ingredientes están bien presentes. Primero, tenemos una buena ración de zonas plataformeras que pueden recordar a juegos como Tomb Raider o Prince of Persia; para seguir, intensos momentos de acción y tiroteos “a lo Gears of War”, con coberturas incluidas y un buen número de armas diferentes que utilizar. Y tampoco podemos olvidarnos de los niveles montados en vehículos (coches, motos de agua, etc.) que profesan aún más variedad al desarrollo de la aventura. Y todo está pensado y realizado para que el ritmo del título sea trepidante.

Visualmente revolucionario

No nos cabe la más mínima duda de que veremos cosas más impresionantes técnicamente en PS3 en el futuro, pero por ahora Uncharted es uno de los juegos visualmente más cuidados que hemos encontrado en cualquier consola. Tanto los escenarios detallados como las sorprendentes animaciones de los protagonistas (que además cuentan con unos movimientos faciales verdaderamente realistas) y los efectos especiales destacan sobremanera. Y eso por no hablar de detalles como cuando Drake sale del agua y su ropa se va secando poco a poco.

Todo esto y una campaña larga y llena de momentos inesperados hacen de Uncharted: El Tesoro de Drake una aventuras completa, de esas que no abundan precisamente. Además, el título llega doblado de manera totalmente profesional a nuestro idioma y encima posee una banda sonora que poco a nada tiene que envidiar a la incorporada en los más pretenciosos estrenos de Hollywood.

Tal vez lo único que se le puede recriminar a esta gran aventura sea el hecho de no contar con ningún tipo de modo multijugador ni otros alicientes que, de alguna manera, aumenten un poco el interés de rejugarla una vez terminada. Como se suele decir, por pedir que no quede

Publicaciones relacionadas

Cerrar