Caballeros de ultratumba

Lucha, venganza y muertos vivientes llegan a PSP de la mano de Tecmo y Koch Media. Una aventura de leyenda narrada a ritmo de anime medieval que recuerda a clásicos del celuloide como El Ejército de las Tinieblas.

Como su propio nombre indica, Undead Knights es un título que narra una venganza con guerreros no-muertos de por medio. Romulus, Sylvia y Remus son los antiguos miembros de una dinastía llamada Blood. Ahora, después de que toda su familia fuera masacrada por la cruel voluntad del rey Gradis y su esposa Fátima, claman venganza.

Lucha zombi

A pesar de este argumento tan épico, la historia de Undead Knights solo está pensada para ponernos en situación y dar el pistoletazo de salida al juego. A partir de entonces la acción y los combates son el principal reclamo de este título en tercera persona.

Nada más empezar, el juego nos permite elegir entre tres personajes distintos, seres que podemos manejar a lo largo de todo el título. Cada uno tiene sus propias características, además. Una vez decidido nuestro preferido, nos encontramos con un juego de lucha y acción clásico, relativamente convencional y dividido en un buen número de niveles (de hecho su considerable duración de alrededor de doce horas es uno de los mayores atractivos del UMD).

Army of Darkness

No obstante, y a pesar de mantener la jugabilidad clásica de este tipo de juegos, Undead Knights tiene sus particularidades. La más importante, y en la que se basa toda la experiencia del juego, es la de poder poner a los muchísimos enemigos que nos salen al paso durante cada nivel de nuestra parte. ¿Cómo? Convirtiéndolo en muertos vivientes mediante sencillas secuencias de botones. A partir de ese momento podemos manejarlos y hacer que nos sirvan de ayuda para aniquilar a los demás rivales.

Al margen de su campaña individual, el título también incluye ciertas modalidades multijugador, en las que podemos competir por eliminar el mayor número de enemigos posible o derrotar a los múltiples jefes finales. Propuestas bastante básicas pero que aumentan aún más la duración del lanzamiento.

Gráficamente, el UMD muestra grandes contrastes. Por un lado el aspecto de los personajes no es de lo peor que hemos visto en PSP, sobre todo teniendo en cuenta que en ocasiones podemos estar rodeados por decenas de enemigos (algunos de gran tamaño); pero con respecto a los escenarios, estos se presentan algo vacios. Además, el principal problema que arrastra el juego en todo momento es su variedad: se hace demasiado repetitivo a largo plazo. Aún así no deja de ser una propuesta larga y exclusiva de la portátil de Sony.

Cerrar