Tren al infierno

El universo Until Dawn que sorprendió a los jugadores de PlayStation 4 en verano de 2015 regresa con Until Dawn: Rush of Blood, una aventura con toques de terror y cuya jugabilidad se enmarca en el clásico género de los shooter-on-rails. Supermassive Games sigue expandiendo el lore de su IP con un título que se toma sus licencias para poder sorprender a los usuarios y que ofrece luces y sombras en su estreno en PlayStation VR como juego de lanzamiento.

13780

La realidad virtual ha llegado al mundo de las consolas gracias a PlayStation VR y las primeras experiencias para demostrar de qué es capaz el hardware de Sony no se han hecho esperar. El estudio firs-party Supermassive Games ha decidido acompañar al dispositivo en su lanzamiento y Until Dawn: Rush of Blood es el resultado de ese esfuerzo y que pretende mostrar las cualidades de PlayStation VR. ¿Lo habrá conseguido?

Comenzaremos explicando el concepto de juego de Rush of Blood. Básicamente es un shooter-on-rails en el que vamos avanzando en diferentes niveles de lo que se nos presenta como un parque de atracciones del horror. La estructura y desarrollo de cada uno de los niveles es extremadamente similar. Tenemos una pistola en cada mano (podemos jugarlo con el DualShock 4 o con los controladores PlayStation Move) que podemos disparar individualmente o al mismo tiempo para producir más daño.

Será fundamental recargar lo antes posible para no quedarnos expuestos a los peligros del tren del horror. Una interesante mecánica es la posibilidad de disparar las pistolas con los brazos separados, lo que nos permitirá alcanzar dos objetivos distantes a la vez, o juntarlas para concentrar el fuego en un único lugar e infligir mayor cantidad de daño.

A lo largo de los niveles encontraremos partes oscuras que aprovecharán para tratar de darnos un buen susto ante el que no podremos hacer nada, otras en las que la vagoneta en la que nos desplazamos se detendrá y deberemos acabar con todos los enemigos que traten de causarnos daño y unas terceras en las que el tren tomará velocidad y nos llevará por las vías a toda prisa como si de un parque de atracciones real se tratase mientras nosotros evitamos los obstáculos que salgan a nuestro paso moviendo la cabeza de izquierda a derecha o incluso agachándonos.

Pero además de enemigos, los niveles de Rush of Blood tendrán dianas y coleccionables a los que solo podremos acceder, por supuesto, a base de tiros. De hecho, es lo que más encontraremos en cada una de las fases y será a través de lo cual podremos lograr una mayor puntuación. Y es que este nuevo Until Dawn para la realidad virtual se basa en combos y concatenación de disparos certeros para conseguir altas puntuaciones, lo que le dota de mucha rejugabilidad.

En este sentido, al final de cada nivel obtendremos una puntuación dependiendo de cuántos combos hayamos encadenado, a cuántos enemigos y dianas hayamos acertado, cuántos coleccionables hayamos localizado (y disparado, claro está) y qué porcentaje de precisión hayamos tenido. La suma de todo ello nos dará una cifra que podremos comparar con las de nuestros amigos y con las globales, todo para invitarnos a repetir el nivel y obtener una puntuación todavía mayor.

A medida que avancemos en la aventura tendremos acceso a más armas además de las pistolas base, como escopetas o revólveres. Mientras que la munición de las pistolas será infinita, la del resto de armas tendrá un límite. A lo largo de los niveles encontraremos cajas moradas en las que se esconden estas armas especiales. Tan solo tendremos que disparar a ellas y el arma en cuestión se nos situará en la mano con la que hayamos impactado. Habrá que saber cuándo gastar la munición especial, pues podría sernos de gran utilidad a la hora de acabar con enemigos poderosos.

Rush of Blood está compuesto por un buen número de niveles de una duración cercana a los diez minutos cada uno de ellos. Sin embargo, la variedad de situaciones brilla por su ausencia y todos tienen un aspecto excesivamente similar, así como la mencionada estructura y desarrollo. En cuanto a lo técnico, esperábamos algo más del acabado visual del juego de Supermassive, cuyo acabado hace que algunas secciones a las que debemos disparar sean difíciles de detectar.

Pese a ello no hemos experimentado ningún tipo de mareo con esta experiencia de unas dos horas de duración, ya que su estabilidad es digna de elogio. También esperábamos de este Until Dawn un título mucho más centrado en el terror, mientras que ha acabado siendo un shooter de mucha acción y algún que otro susto (que te hará saltar del asiento, todo sea dicho) y que argumentalmente poco tiene que ver con la primera entrega y aquí la narrativa es una mera excusa para dar lugar a la aventura. Cabe también destacar un cuidado doblaje al castellano, respetando incluso las voces del título original, y unos efectos de sonido más que correctos, aunque la banda sonora pasa desapercibida.

La escasa duración del videojuego no es un inconveniente, pues alargarlo de forma innecesaria podría haberle llevado a ser más repetitivo de lo que ha acabado siendo. Como decíamos, sin embargo, la rejugabilidad es muy alta gracias a cuatro niveles de dificultad diferentes y la posibilidad de repetir cada fase tantas veces como queramos para incrementar nuestra puntuación.

Joel Castillo

Jugabilidad: El gran punto fuerte de Until Dawn: Rush of Blood es, sin duda, su apartado jugable. Ya sea con el DualShock 4 o con los controladores PlayStation Move la parte shooter del videojuego funciona a la perfección y es tremendamente divertida. Sin embargo echamos en falta algo más de énfasis en el terror y menos en el disparo puro y duro contra coleccionables.

Gráficos: Esperábamos un mejor acabado gráfico en el título de Supermassive, aunque en líneas generales luce a un nivel aceptable. Los textos en pantalla pueden hacerse incómodos de leer, pero el juego nunca llega a marear gracias a una magnífica estabilidad.

Sonido: El videojuego cuenta con un excelente doblaje al castellano que mantiene incluso las voces del Until Dawn estrenado el pasado año. Los efectos sonoros también están a la altura, aunque las pistas musicales no destacan.

Duración: La aventura principal, dividida en episodios o niveles, puede superarse en menos de dos horas, aunque la existencia de cuatro niveles de dificultad diferentes y la posibilidad de repetir las fases tantas veces como queramos para incrementar nuestra puntuación la aumenta considerablemente si te engancha.

Conclusión: El primer Until Dawn para la realidad virtual de PlayStation es una experiencia más que satisfactoria y que nos muestra algunas de las cualidades del dispositivo. Su apartado shooter en primera persona está muy conseguido y es extremadamente divertido, al igual que los sustos que consigue dar al usuario. Sin embargo se echa en falta algo más de variedad de situaciones y que el juego no se haga repetitivo tan pronto, pues a los pocos minutos deja de sorprender.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Until Dawn

Algunos personajes del Until Dawn vuelven a hacer acto de presencia.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar