La guerra nunca se vio tan bien

12991

Valkyria Chronicles vuelve a la carga por tercera vez tras estrenarse en PlayStation 3 en el año 2008 y en PC mediante distribución digital a finales de 2014. Esta vez da el salto a la nueva generación con una remasterización que incluye el juego y todo el contenido extra adaptados a la tecnología actual.

Una gran guerra ha estallado entre los dos principales imperios de Europa, convirtiendo el centro del continente en un gran campo de batalla en el que disputarse el control del Ragnite, un importante mineral. Seguramente, este mineral te suene a chino, al igual que el mapa del juego o los países que se nombran. Esto es porque no utiliza localizaciones ni hechos históricos, aunque en realidad parece que sí.

Valkyria Chronicles utiliza un pequeño velo para tapar que se está basando en la Segunda Guerra Mundial. Y es que esconder cuál es el país al que se refieren cuando hablan de Galia o cuál es el grupo étnico perseguido y masacrado por los malos es difícil cuando hay tantas referencias a la realidad.

Sin embargo, no todo es tan realista como puede sonar con esta breve descripción, puesto que luego comienzan a entrelazarse tramas que llevan a antiguas leyendas, y personajes con muchísimo más poder que el de un ser humano normal: las valquirias.

 

 

Lo más característico de Valkyria Chornicles es su particular fusión de estilos. El principal componente de su jugabilidad es el combate estratégico por turnos, pero también tiene un importante toque de rol y hasta de juego de disparos en tercera persona. Las fases se disputan en sucesivos turnos que van alternando el jugador y la máquina. Cada uno, dentro de su turno puede desarrollar un número de acciones, como pueden ser controlar a sus soldados o ejecutar órdenes de pelotón.

Si el jugador decide mover a un soldado, la cámara pasa a tercera persona, y entonces puede controlarlo en tiempo real hasta llegar a la posición donde quiera dejarlo, normalmente tras una cobertura, y posteriormente atacar. Para que la estrategia no se pierda, los pasos están limitados, y además, cuando se apunta con el arma, el juego se congela para que se pueda pensar con más claridad.

El ejército se compone de soldados de diferente clase, como son los exploradores, la artillería, los blindados, francotiradores o de apoyo, y cada uno tiene sus propio armamento, puntos de vida, defensa y número máximo de pasos. A ellos hay que sumar la posibilidad de controlar tanques, que tienen el mayor poder ofensivo, aunque su poca precisión y reducida movilidad evita que se abuse de ellos.

Un curioso aporte que ha implementado SEGA en el juego es la relación entre los personajes. Cada uno de ellos está diferenciado por su trasfondo, tiene sus propios gustos y además se llevan mejor con unos que con otros. Así, hay que tener cuidado si, por ejemplo, tenemos alguna chica en el grupo que odia a los hombres, o si alguno es alérgico al polen, ya que en el campo verá reducidas sus aptitudes. Si se atiende a las afinidades de cada uno, se pueden aprovechar algunos turnos de forma más eficiente logrando que a veces ataquen varios a la vez, ya que si uno dispara, sus amigos lo hacen al mismo tiempo si están cerca. Además, también hay que tener cuidado con las muertes de los soldados, porque todos, salvo los protagonistas de las historia, desaparecen del pelotón para siempre si han caído en combate y no se los ha rescatado.

Como hemos dicho, el juego tiene un componente de rol, y este viene implementado mediante puntos de experiencia que se consiguen al terminar cada fase. En función de la pericia, el número de turnos empleados o las bajas sufridas, el jugador recibe una puntuación que se puede invertir en el menú para mejorar cada clase, y también otros puntos que hacen las veces de dinero, y que permiten conseguir nuevas armas, armaduras y artilugios para los soldados o piezas que amplían las capacidades de los tanques.

La historia tiene mucho peso en Valkyria Chronicles, ya que en cada capítulo suele haber cuatro o cinco vídeos, pero lo que realmente le da interés es la construcción de situaciones, principalmente porque la trama por momentos se vuelve algo pesada, por ser demasiado inocente y melodramática. Las fases, por otra parte, sí saben mantener el interés. Cada una de ella ofrece un reto diferente y siempre sorprenden. Los entornos en los que se desarrollan van variando, y además van incluyendo nuevas alteraciones, como enfrentamientos nocturnos, tormentas de arena, fases sin tanques…

 

Todo lo que hemos hablado hasta ahora se aplica tanto a la edición original como la que se estrena este mes de mayo, y es que lo que básicamente les diferencia es el apartado gráfico. Valkyria Chronicles es un juego que ha resultado muy llamativo desde el momento en que se anunció, y los años no han pasado nada mal por él, pero esta remasterización pule un poquito más las cuestiones visuales y añade resolución, además de las agradecidas sesenta imágenes por segundo. Por otro lado, también incluye todos los paquetes añadidos que se estrenaron con el juego a posteriori, como nuevas misiones, personajes y también un modo extra.

El juego llegó a nuestro territorio íntegramente en inglés en 2008, y ocho años después, vuelve a hacerlo en el mismo idioma. Habría sido una oportunidad estupenda para haber incluido una localización mejor, que ciertamente habría subido el listón varios puntos, ya que teniendo en cuenta la cantidad de vídeos, textos y voces durante el combate, poder oírlo en español habría ayudado a la inmersión.

Rubén García.

 

JUGABILIDAD: Su mezcla de géneros (estrategia en tiempo real y por turnos, rol y acción en tercera persona) conjugan muy bien. Su principal baza son unas fases muy bien diseñadas, que ofrecen nuevos retos continuamente.

GRÁFICOS: El motor gráfico Canvas sigue siendo tan vigente hoy en día como hace ocho años cuando salió. En PlayStation 3 era uno de los juegos más bonitos, y en PlayStation 4 sigue siéndolo. No son gráficos punteros, pero lo disimula bien tras esa capa de estilo anime.

SONIDO: La banda sonora es muy extensa y ofrece unas composiciones orquestadas de mucho nivel. Un doblaje en español al mismo nivel que el inglés y japonés que incluye habría puesto la guinda.

DURACIÓN: Es un juego muy largo que además avanza muy despacio, a veces demasiado despacio por culpa de la historia. Dependiendo de la planificación y capacidad estratégica del jugador, las fases pueden acabarse en veinte minutos o llevar más de una hora. Supera sin problema las 30 horas.

CONCLUSIONES: SEGA se ha propuesto ir abriendo boca de cara al lanzamiento de Valkyria: Azure Revolution, la cuarta entrega de la saga que tiene previsto llegar a finales de este año. Esta remasterización lleva a una nueva plataforma un juego que resulta muy divertido, profundo y con bastante carisma. Para quien no lo haya jugado todavía, esta es la mejor edición de todas, por completa y actualizada, pero aquel que ya lo haya disfrutado no encontrará nuevos alicientes, más allá de los contenidos descargables que se incluyen de serie.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
 

Valkyria Chronicles 2

Valkyria Chronicles 3

Valkyria: Azure Revolution



Es la única entrega de la trilogía que se ha estrenado en sobremesa.

Cerrar