Fantasía bélica

Continúan en PC las aventuras de la serie Dawn of War. Una secuela que estrena mejoras, tanto visuales como jugables, sin perder ni un ápice de su estilo de siempre.

El primer Warhammer 40.000 Dawn of War obtuvo un éxito que, posiblemente, ni siquiera sus propios desarrolladores esperaban. En muy poco tiempo logró conseguir una fiel legión de seguidores y reunir muy buenas críticas por parte de la prensa especializada. Con semejante historia, es lógico que Relic y THQ se hayan puesto manos a la obra y presentado otra secuela exclusiva para PC.

Comienza la batalla

Aunque sigue la jugabilidad estratégica vista en la primera parte, Warhammer: 40.000 Dawn of War II es un juego más orientado hacia el factor acción que su predecesor. Es decir, que por el camino se han perdido opciones tácticas de desarrollo de estructuras y demás, y todo resulta ahora más directo y sencillo de entender. Esto no es algo positivo o negativo, pero da la impresión de que THQ ha intentado, de esta manera, llegar a un público más amplio.

Durante el modo Campaña, el principal que presenta la aventura, nuestros esfuerzos se centran en liderar a un grupo de marines con el que tenemos que ir superando diferentes objetivos, que podemos seleccionar de una manera bastante libre y abierta. Para ello, ya decimos, contamos con un grupo de soldados que, poco a poco, va aumentando a medida que logramos pertrechar nuestras tareas. Estos objetivos pasan, en la mayoría de los casos, por derrotar a determinados enemigos y hacernos con localizaciones rivales. A decir verdad las misiones son mucho más rápidas y simples ahora que antes. En cualquier caso, es necesario aprender a exprimir y aprovechar los diferentes tipos de soldados a nuestra disposición para avanzar.

Lo que no ha cambiado tanto ha sido el tema de las diferentes clases de personajes con los que podemos avanzar: Marines Espaciales, Orcos, Tiránidos… y se lleva a cabo de una manera rápida y trepidante. De hecho, al tratarse de un juego de estrategia, el pensar rápido y tomar decisiones sobre la marcha nos ayuda mucho a salir victoriosos de las contiendas. Cada raza tiene sus características que tenemos que tener muy en cuenta, antes de elegir también a un líder. Una vez en el campo de batalla, contamos con un generoso abanico de opciones entre las que elegir, siempre teniendo como principal objetivo desarrollar a nuestras tropas y mejorarlas para derrotar a los rivales.

Por su parte, el apartado técnico del título se ha visto mejorado, contando éste con un motor gráfico nuevo, así como con personajes y escenarios más definidos. Además, por muchas unidades que haya en los mapas el juego nunca se ralentiza, de igual manera que permite una gestión de la cámara flexible para ver siempre la acción desde la perspectiva que queramos, con zoom incluido.

Publicaciones relacionadas

Cerrar