Los Tiránidos invaden PlayStation 4

Rodeo Games recupera el videojuego para iOS Warhammer 40.000: Deathwatch – Tyranid Invasion, una propuesta que también pudimos ver adaptada a PC, y la lleva al terreno de las consolas de la mano de PlayStation 4. Los marines espaciales y los Tiránidos vuelven a verse las caras en un título que no puede negar, pese a los esfuerzos de sus desarrolladores, su vínculo original con los dispositivos móviles.

14318

Tras su estreno en dispositivos iOS y posteriormente en PC, Warhammer 40.000: Deathwatch – Tyranid Invasion aterriza en el terreno de las consolas a través de la máquina de actual generación de Sony. Los chicos de Rodeo Games, que parecen haber tomado la versión para ordenadores como referencia, han decidido adaptar esta propuesta enmarcada en el universo de Warhammer 40K para llegar a otro tipo de jugadores que, incluso años después del lanzamiento en smartphones, aún se habían sumergido en esta experiencia.

La trama sitúa al jugador en uno de los universos diseñados por Games Workshop, en un entorno retrofuturista en el que un ejército de soldados humanos, el grupo de marines espaciales apodado Kill Team, hará todo cuanto esté en su mano para acabar con una amenaza alienígena conocida como los Tiránidos. Haciendo uso de sus potentes armas y sus resistentes armaduras, los protagonistas deberán llevar a cabo numerosas misiones que ya pudimos ver en la propuesta original.

Rodeo Games ha adaptado la misma experiencia que los usuarios de iOS probaron hace algunos meses aunque, seguramente, esta versión para PlayStation 4 guarde mayor parecido con el videojuego para PC. Desde el primer momento se aprecia un estilo de juego y una serie de mecánicas que parecen diseñadas para su práctica en ordenadores y no en una consola de sobremesa, pese a que Warhammer 40.000: Deathwatch también se juega de forma suficientemente ágil en la máquina de Sony.

Nada parece haber cambiado demasiado. La disposición de los soldados protagonistas es la misma que en las versiones anteriores, a través de una especie de tablero que divide en celdas el escenario que se nos presenta. La forma de enfrentarse al enemigo, que también utiliza esta forma de movimiento, no es otra que el combate por turnos, evidenciando así una jugabilidad ideada originalmente para smartphones.

A lo largo de 40 misiones disponibles en tres modos de dificultad, nuestros soldados tendrán la ocasión de enfrentarse a las criaturas enemigas, los Tiránidos, en múltiples mapas en los que la estrategia jugará un papel fundamental. Los objetivos de cada una de las misiones, no obstante, variarán entre el alcance de un punto de extracción, la destrucción de un objetivo material determinado, el desplazamiento al lugar indicado o la eliminación de uno de los alienígenas rivales.

En cualquiera de ellos, el jugador debe acabar con la CPU o, al menos, tratar de contenerla hasta cumplir el objetivo solicitado. Para desplazar a cada uno de los miembros del escuadrón, será necesario atender a los llamados puntos de acción, que posibilitarán que cada uno de ellos se mueva, ataque o ponga en práctica alguna de sus habilidades durante el turno correspondiente.

Cuando todos los soldados (o aquellos que considere el jugador) hayan agotado sus acciones (algunas invertirán más puntos que otras), llegará el momento de pasar de turno y contemplar la respuesta de los enemigos. Aunque el objetivo principal es el de acabar con los alienígenas, el usuario también puede hacer uso de la llamada guardia, que da la opción de cubrir un acceso o zona determinada para asegurar la posición del resto de compañeros del Kill Team.

Para prolongar la experiencia de juego e incrementar el interés, la superación de cada una de las misiones conllevará un aumento de la experiencia de cada personaje seleccionable, que podrá subir de nivel y mejorar sus atributos principales: salud, precisión y daño crítico. Del mismo modo, cada uno de los especialistas será bonificado con nuevas habilidades y armas adicionales, algunas de ellas tan conocidas como el Bólter pesado.

Si el jugador no queda satisfecho con las armas proporcionadas en el avance de la campaña, también podrá adquirirlas a través de los sobres de cartas, que pueden conseguirse con la moneda del juego. Aquí es donde entran en juego las cada vez más habituales microtransacciones, que permitirán engrosar el inventario tanto con armamento como con otros elementos adicionales.

Lamentablemente, el juego cuenta con algunos inconvenientes en términos jugables que no podemos pasar por alto. Los desarrolladores, insistimos, parecen haber trasladado la versión de PC a PlayStation 4, por lo que algunos de los controles resultan cuanto menos confusos. Cuando nos encontramos sobre el tablero, en ocasiones resulta difícil saber cuál de los soldados es el seleccionado, puesto que la interfaz no es obvia en este aspecto.

Asimismo, no alcanzamos a entender la decisión de anular la cruceta del Dualshock 4 en favor, únicamente, de los joysticks. En este tipo de propuestas, sobre todo en una en la que el control táctil (en móviles) y el uso del ratón (en PC) facilita el cambio entre personajes o la navegación por menús, la posibilidad de utilizar la cruceta resulta indispensable en varias de las mecánicas que plantea el juego.

El apartado gráfico, por su parte, está bien trasladado aunque es obvio su desarrollo para dispositivos móviles. Los usuarios habituales de PlayStation 4 deben tener en cuenta, precisamente, que en términos visuales no se encuentra a la altura de las posibilidades que brinda la consola de Sony. A fin de cuentas, cabe recordar que estamos ante una adaptación concebida, hace algunos años, para otra plataforma radicalmente distinta.

Javier Castillo

JUGABILIDAD: El videojuego se concibió originalmente para su uso en dispositivos móviles para después ser adaptado en PC. Aunque puede disfrutarse en PlayStation 4 normalmente, algunas mecánicas no son las más idóneas para su control con el Dualshock 4 de la consola. Al margen de estos inconvenientes, su jugabilidad es simple y fácil de asimilar.

GRÁFICOS: Comparativamente a otros títulos de la consola de actual generación de Sony, la propuesta de Rodeo Games vuelve a evidenciar su diseño inicial para iOS. El apartado visual, no desdeñable en cualquier caso, puede verse afectado por las expectativas de cualquier usuario habitual de la plataforma de sobremesa,

SONIDO: El apartado sonoro se integra perfectamente en la acción, creando la tensión necesaria en los enfrentamientos. Sin embargo, cabe señalar que el videojuego no incluye doblaje al castellano en las diferentes narraciones pero sí subtítulos en nuestro idioma. Por su parte, los menús y la interfaz también se ha traducido completamente.

DURACIÓN: La campaña se extenderá de igual manera que en la versión para móviles y PC, puesto que se trata de una mera adaptación a la consola de Sony. La posibilidad de mejorar las capacidades de los soldados espaciales y de sumar nuevas armas y complementos, puede convertirse en un aliciente más para seguir disfrutando del título una vez completado.

CONCLUSIÓN: Nos encontramos ante una sencilla adaptación del videojuego original, que parece haber llegado a PlayStation 4 tomando como referencia la edición de PC. Pese a que es una gozada disfrutar de cada una de las misiones en pantalla grande, lo cierto es que los controles se resienten en su salto al Dualshock 4, que acaba resultando más impreciso que el control táctil de iOS o el ratón de ordenador. La experiencia, en cualquier caso, sigue siendo tan disfrutable como en el juego base, sobre todo para los seguidores de una franquicia tan popular como Warhammer 40.000.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Saga Warhammer 40.000
 

La cruceta del Dualshock 4, que hubiese resultado más práctica que el joystick en algunas fases, no puede usuarse en ningún momento.

▪ Fecha de lanzamiento: 16/10/2015

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar