Análisis de Warriors: All-Stars – Todos para uno

Desde Oriente, concretamente desde el archipiélago japonés, suelen llegar todo tipo de propuestas de videojuegos que no son aptas para todo el público occidental, pero lo cierto es que sí son juegos muy exitosos en su nicho de mercado. Omega Force y Koei Tecmo han unido fuerzas durante muchos años para acercarnos algunas de esas propuestas y hoy tenemos entre manos otra de esas que no puedes dejar escapar.

En este caso se trata de Warriors: All-Stars, la entrega definitiva de la gran cantidad de videojuegos de corte musou en los que Omega Force lleva tanto tiempo trabajando. Por si todavía no lo sabes, el género musou es similar al hack and slash por sus grandes dosis de acción, pero se caracteriza por ponernos en la piel de un héroe (o heroína) capaz de derrotar a cientos de enemigos en un momento sin ni siquiera pestañear.

Eso es precisamente lo que ocurre en Warriors: All-Stars, un musou en el que héroes y heroínas de diferentes sagas de videojuegos se dan la mano en un crossover bestial y se encaminan a una clásica pero no por ello menos importante misión: salvar el mundo. Nosotros hemos probado la versión de PlayStation 4 (también sale en PC y PlayStation Vita) y te contamos todo lo que nos ha parecido y si creemos que merece la pena.

Pero entremos un poco más en materia y hablemos algo más detalladamente sobre la historia que nos propone Warriors: All-Stars. La joven princesa Tamaki, viendo que su mundo está en peligro y que su destrucción es inminente, decide convocar a los grandes héroes y heroínas de otros mundos (en este caso de otros videojuegos) para que luchen por el reino. Sin embargo, de forma inesperada, algo sale mal con la convocatoria.

El hechizo no sale como estaba previsto y todos los héroes quedan desperdigados por diferentes lugares del mundo. Así pues, en la piel del personaje que hayamos elegido nuestra misión será localizar al resto de héroes perdidos y salvar ese mundo que está en peligro. Para ello contaremos con un gran elenco de personajes surgidos de grandes y conocidas sagas japonesas que a buen seguro te sonarán y muy mucho.

Tenemos personajes de Dead or Alive, Atelier Sophie, Ninja Gaiden Dynasty Warriors, Toukiden e incluso el reciente Nioh, exclusivo de PlayStation 4. Cuando saltemos a la acción nos daremos cuenta de que la fórmula musou que tan bien le está funcionando a Omega Force se mantiene intacta en este Warriors: All-Stars, lo cual son grandes noticias para los que disfrutan de sagas como Dynasty Warriors o lo pasaron en grande el año pasado con Ataque a los titanes.

Desde el mismísimo comienzo del videojuego nos daremos cuenta de que en las diferentes misiones tendremos a nuestra disposición un ataque rápido, un salto para esquivar, un ataque más lento y un par de ataques especiales que se recargarán cuando hayamos acumulado suficiente puntuación. Por si fuera poco, con nosotros podremos llevar a varios aliados que podrán apoyarnos en la batalla de distintas formas, ya sea proporcionando fuego de apoyo o curándonos en nuestros momentos de más apuro.

Como es evidente, depende del personaje que estemos controlando cada una de estas acciones producirá un efecto diferente. Lo que para unos será dar rápidos espadazos, para otros podría ser lanzar hechizos o incluso repartir puñetazos a diestro y siniestro. Lo que está claro es que el crossover de Warriors: All-Stars no es mera estética, sino que la jugabilidad varía enormemente dependiendo de qué personaje decidamos controlar.

Una de las partes más interesantes de Warriors: All-Stars es su elevado componente táctico pese a ser un juego que, en principio, parece cien por cien enfocado en el terreno de la acción. Y es que antes de dar comienzo a cualquier misión se nos permite echar un vistazo al mapa por el que vamos a luchar y también podemos mirar los detalles de cada uno de nuestros héroes y heroínas para realizar la selección de personajes más correcta.

Evidentemente nunca habrá una única opción correcta, pero está claro que cada situación puede requerir un equipo distinto, especialmente cuando las misiones se van complicando. A medida que completamos misiones se abren otras nuevas en el mapa del mundo y somos nosotros quienes debemos decidir en qué orden completarlas y con qué héroes nos gustaría encarar cada situación. Al principio, por solo tener un héroe, esta opción no existe, pero pronto la conseguiremos.

En el terreno audiovisual es en el que menos luce Warriors: All-Stars, pues encontramos algunas sombras que oscurecen las luces que hasta ahora te habíamos relatado, especialmente presentes en el campo de la jugabilidad y la diversión. Y es que, como la inmensa mayoría de videojuegos de Koei, lo nuevo de Omega Force viene con las voces exclusivamente en japonés y con los textos únicamente en inglés, por lo que si no dominas la lengua de Shakespeare no podrás enterarte de la historia que, por otra parte, tampoco es lo más interesante del título.

En lo sonoro sí encontramos una banda musical adecuada y siempre presente, tanto en la acción como en los menús. Desafortunadamente, en cuestión de rendimiento nos hemos topado con alguna que otra caída en la tasa de frames por segundo, algo comprensible hasta cierto punto si tenemos en consideración que aparece un enorme número de enemigos en pantalla constantemente. Eso sí, en lo artístico el videojuego es tremendamente llamativo, especialmente gracias a un poderoso colorido.

Joel Castillo

Jugabilidad: El nuevo videojuego de Omega Force conserva toda la grandeza del género musou y lo adereza con la posibilidad de jugar una aventura de este género con un impresionante crossover que junta franquicias que nunca creímos que veríamos en una misma pantalla. Frenético, accesible y, sobre todo, muy divertido para todos los públicos.

Gráficos: Los títulos de esta compañía no suelen destacar por una potencia que alcance a los grandes de la actualidad, pero lo cierto es que el juego cumple sobradamente en lo artístico y apenas sufre en cuanto a rendimiento, de modo que al aprobado es más que evidente.

Sonido: La banda sonora, presente a lo largo de cada momento del juego, es uno de los puntos fuertes de la aventura, pero en lo que respecta al idioma del videojuego no tenemos buenas noticias. Las voces en japonés y los textos en inglés hacen que Warriors: All-Stars no sea para todo el mundo.

Duración: La aventura puede llevarte una decena de horas, pero siempre puedes ir a por todos los coleccionables, los desafíos adicionales y otros modos que se van desbloqueando a medida que vamos avanzando. Nunca te quedarás con ganas de seguir luchando si eso es lo que deseas.

Conclusión: Warriors: All-Stars no revoluciona el género ni mucho menos, pero ofrece exactamente lo que puedes buscar en un juego así. Tenemos la clásica acción frenética de los musou, a lo que cabe añadir una historia mínimamente interesante y un enorme elenco de personajes seleccionables y provenientes de diferentes y populares franquicias de videojuegos, por lo que la diversión está más que asegurada.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Dynasty Warriors 9 En el elenco de personajes se encuentra incluso William, de Nioh.

Cerrar