E-Sport con sabor español

Los chicos de Pixel Cream lanzan su laureado videojuego en PlayStation 4 con la intención de ser una opción más en el creciente mundo de los eSports. El asalto podría ser posible gracias a su Way of Redemption, una divertida y adictiva propuesta multijugador que combina acción y deporte y en la que podemos jugar solos contra un oponente o jugar por parejas. Te contamos cómo es.

14523

Tan solo llevamos tres ediciones de los Premios PlayStation a nuestras espaldas y ya nos ha servido para comprobar cómo, al contrario de lo que muchos se empeñan en decir, el desarrollo de videojuegos en España derrocha talento por todas partes. Dogchild fue el primero en hacerse con el galardón en 2014 y en 2015 le tocó el turno a Way of Redemption, un videojuego que ya puedes jugar en tu PlayStation 4 y que pronto debería llegar a PC.

Way of Redemption se enmarca en un género de lo más novedoso, el llamado MOSA (Multiplayer Online Sport Arena), una variación del MOBA enfocado a la vertiente deportiva. Y es que en este título, que tienes completamente gratuito durante unos días si eres de PlayStation Plus en España, encontrarás una propuesta similar en estilo jugable al popular Windjammers, pero ahora mejorada, modernizada y más profunda.

Como su propio género indica, Way of Redemption es un título cien por cien enfocado al terreno online, aunque también permite hasta a cuatro jugadores darse cita y jugar partidas de forma local. Pixel Cream pretende que su nuevo juego se convierta en un fenómeno de los eSports a nivel internacional. Es imposible prever el futuro, pero le vemos el suficiente dinamismo y potencial como para poder conseguirlo.

Nada más accedamos a Way of Redemption nos daremos cuenta de dónde está lo verdaderamente importante en el videojuego: en hacer partidas tan rápidas y dinámicas que queramos enganchar muchas seguidas. Para ello desde el primer momento podremos decidir si queremos jugar online uno contra uno, dos contra dos o si queremos hacer lo propio en la mencionada faceta local, con amigos en la misma televisión.

La gran particularidad del título de Pixel Cream es que nos presenta un variado elenco de personajes jugables que no solo son distintos en lo estético (muy diferentes, de hecho), sino que cada uno goza de sus propias habilidades que hay que dominar para llegar a ser un as en Way of Redemption. Los héroes son los siguientes: Darcey, Zythrall, Ylwa, Pryckon, Mendelae, Ryunosuke y Korban. Siete en total.

Algunos de los héroes restarán mucha salud del oponente con cada punto que consigan anotar, mientras que otros no quitarán tanta pero irán regenerando la suya propia. Lo bueno de Way of Redemption es que es necesario dominar a cada uno de ellos para saber cómo puedes jugarle al rival y cómo te jugará él a ti. Cada personaje tiene sus propios atributos (fuerza, agilidad, inteligencia y aguante) que también son determinantes a la hora de decidir cómo se resolverá un enfrentamiento.

Pero vayamos al meollo de la cuestión: cómo es jugar a Way of Redemption. Como comentábamos la mecánica de juego es muy similar a títulos ya conocidos como el clasicazo Windjammers. En este título cada equipo (o individuo, si es un uno contra uno) ocupa una parcela de campo dividida por una línea central. Jugamos con una pelota que debemos hacer llegar al fondo del campo rival, para restar salud al oponente.

Al contrario que en otros juegos del mismo estilo aquí la puntuación no se contabiliza por el número de goles, sino por el daño que somos capaces de infringir a nuestro contrincante. Para ello tenemos diferentes tipos de golpes: recto, con efecto, contra la pared para buscar rebotes endiablados o globos para sorprender por arriba a un rival que, por ejemplo, se haya adelantado en demasía a la hora de atacar en su turno.

Lo peor del título es que no se nos cuenta cómo jugar en ningún momento ni existe un modo de entrenamiento, de manera que deberemos experimentar e ir descubriendo los entresijos de cada personaje practicando contra otros jugadores, ya sea online o (preferiblemente si quieres mejorar) con amigos en el multijugador local. Aunque tenemos una barra de salud considerable las rondas suelen ser rápidas y cortitas, por lo que siempre tenemos ganas de más, y son partidas al mejor de tres.

Los enfrentamientos individuales son tremendamente divertidos, pero la locura, la estrategia y donde podría estar la chicha en un salto a los eSports o deportes electrónicos sería en los duelos por parejas. Y es que allí no solo debemos rendir nosotros, sino que tenemos que compenetrarnos con nuestro compañero de equipo y complementarnos en la elección de los personajes para beneficiarnos mutuamente.

A las partidas online cabe añadir las partidas competitivas (las llamadas rankeds), que son las que nos permiten subir de rango y realmente vivir la pura experiencia Way of Redemption. Lo mejor de todo es que el título de Pixel Cream tendrá crossplay con PC, por lo que cuando el videojuego vea la luz también en compatibles dispondremos de una piscina de usuarios activos mucho mayor que nos permitirá encontrar partida más rápidamente, si bien ahora ya podemos comenzar a jugar en unos pocos segundos.

En nuestras partidas en el juego hemos comprobado, eso sí, que en los duelos individuales se pueden producir desequilibrios si nuestro oponente tan solo necesita seis anotaciones para ganarnos la ronda mientras que nosotros hemos escogido a un personaje que hace muy poco daño y, aunque se regenere, necesita el doble de goles. Sin embargo, desde Pixel Cream han señalado que pretenden estar en permanente contacto con la comunidad para ir mejorando la propuesta poco a poco.

El juego constante y la progresión son importantes, pues en Way of Redemption podemos ir especializando a nuestro héroe favorito a medida que vamos jugando: podemos elegir entre diferentes habilidades o modificar sus atributos ligeramente para que se adapte a nuestra forma de juego. Pero todavía hay una forma de personalización más, pues en el modo Ligas iremos consiguiendo fantásticas recompensas para presumir ante nuestros amigos, aunque no será nada fácil llegar hasta lo más alto.

Joel Castillo

Jugabilidad: El clásico apartado jugable de títulos como Windjammers se ve adaptado en este Way of Redemption, en el que contamos con diferentes tipos de lanzamiento de la pelota, pero también con héroes con muy diversas habilidades, lo que dota a cada partida de una personalidad única y de una profundidad que promete ir en crecimiento.

Gráficos: El título de Pixel Cream luce tremendamente vistoso. Es colorido, simpático y tiene unos héroes perfectamente diferenciados no solo a nivel de habilidades y particularidades, sino también a nivel estético.

Sonido: El apartado sonoro no se queda a la zaga y llega con un tema principal muy potente y recordable y una banda sonora, en líneas generales, muy acorde al resto de la propuesta jugable.

Duración: Como cualquier título de corte multijugador, la duración dependerá de lo que logre engancharte. Si lo hace te mantendrá horas pegado a la pantalla, pues nos permite jugar enfrentamientos individuales, por equipos, en modo local e incluso ligas que nos ofrecen la oportunidad de ir consiguiendo recompensas solo aptas para los grandes jugadores.

Conclusión: El objetivo de Pixel Cream con su Way of Redemption es lograr encaramarse al mundo de los eSports con una propuesta del estilo Windjammer pero renovada. Por lo que a nosotros respecta, la meta ha sido conseguida, pues estamos ante un título divertido, frenético, adictivo y que podría perfectamente llegar a tener proyección internacional en los deportes electrónicos. Ahora solo queda que el título nunca se detenga y vaya añadiendo contenido poco a poco para ir enganchando cada vez a más usuarios.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Windjammers

Existe la opción de jugar con hasta tres amigos más en multijugador local.

Cerrar