Comienza la leyenda

La conocida serie de PlayStation 3 hace su debut en PSP. Una aventura que mira de cerca a la primera parte de la saga, aunque adaptándola a la portátil de Sony.

Como es habitual en muchas entregas para PSP de sagas conocidas, estamos ante una precuela. White Knight Chronicles Origins se lleva a cabo diez mil años antes de los acontecimientos del original, y nos presenta un mundo en guerra lleno de reinos enfrentados. La vieja lucha entre tecnología y magia resurge de nuevo.

La hora de la verdad

Lo primero que es necesario llevar a cabo en la aventura es, una vez más, crear a nuestro propio personaje (que también podemos importar del original). Para ello es posible seleccionar entre un amplio número de opciones físicas: cabello, rostro, tono de piel… e incluso tipo de voz. Una vez hecho esto, pronto conocemos un tren que, desde el principio, se convierte en una pieza clave del juego.

Teniendo en cuenta que en White Knight Chronicles no tenemos libertad para ir de un lugar a otro del mundo, este tren se convierte en nuestro medio de transporte, de la misma manera que a lo largo de la aventura es el “epicentro” de todas nuestras acciones. En los distintos vagones encontramos sitios tan importantes como una tienda, un gimnasio o, incluso, habitaciones para que permanezcan los guerreros que no llevamos con nosotros durante las misiones.

Dejando esto a un lado, White Knight Chronicles es un juego de rol en toda regla. Los combates, su gran esencia, nos permiten llevar a cabo muchas acciones, divididas en distintas barras que, según su naturaleza, tenemos que ir rellenando previamente. Por supuesto, la magia forma un componente imprescindible en la aventura. No sólo podemos utilizarla para derrotar enemigos mediante hechizos, sino que también nos permite transformarnos y llevar a cabo ataques especiales.

Por lo demás, el título se desarrolla a través de un sistema de misiones, que en muchos aspectos recuerda al incorporado en el súper éxito de PSP Monster Hunter. Es decir, que en White Knight Chronicles Origins el argumento pasa a ser algo secundario, dejando el camino libre a un desarrollo que deja mucho margen a la personalización.

A lo largo del título estamos acompañados por otros dos guerreros, que la propia inteligencia artificial de la máquina se encarga de controlar durante los combates. No obstante, siempre es posible cambiarlos por dos amigos mediante las posibilidades inalámbricas de la portátil.

Hablando ya de los gráficos, nos encontramos con personajes y escenarios bien definidos. Y en ocasiones algunos enemigos alcanzan un tamaño semejante a los del ya citado Monster Hunter. Eso sí, cuando los combates se vuelven un poco multitudinarios el juego sufre bastantes ralentizaciones, lo cual terminar por molestar un poco.

Cerrar