Bienvenidos a la fiesta

La fiesta llama a la fiesta. Descubre en Wii más de ochenta minijuegos pensados específicamente para aprovechar las prestaciones de la máquina de Nintendo.

Mario Party, Rayman Rabbids, WarioWare… los títulos basados en minijuegos aparecidos para Wii no son lo que se dice pocos. Pero aún así Nintendo parece decidida a producir más exponentes del género. En este caso hablamos de un título que puede presumir de haber sido un auténtico éxito en Japón, vendiendo hasta la fecha más de un millón de copias. Parece que la fiesta definitiva se juega finalmente en la consola de Nintendo.

¡Estás invitado!

Como su propio nombre indica, Wii Party es un título “festivo” cuyo desarrollo está fundamentado en una gran oferta de minijuegos muy variados entre sí. En total son ochenta las pruebas a las que podemos jugar, a poder ser en compañía. Pero su generoso contenido no es lo único llamativo del juego. Por ejemplo, en lugar de utilizar personajes conocidos (como Mario y sus amigos, por ejemplo), Wii Party utiliza los propios Miis para que vivamos una experiencia lo más “en primera persona” posible.

El modo principal de Wii Party es el llamado Isla Aventura. En él, al más puro estilo Mario Party, nos encontramos con un tablero, un par de dados y muchos minijuegos para picarnos con los amigos. Este resulta, posiblemente, el modo más completo del título, aunque no es el único. Los hay de todo tipo, partiendo incluso de algunos muy convencionales, como el Bingo, la Ruleta de la Suerte o el Juego de la Oca. Opciones, ya veis, para todos los gustos.

Aunque en Wii Party podemos jugar contra la máquina, que nos reta con hasta tres niveles de dificultad distintos, lo cierto es que está claro que es un título pensado para su multijugador. Es con otros usuarios, un total de cuatro, cuando el juego explota todo su potencial en lo que a diversión se refiere. Por si fuera poco es el propio juego -o su guía, Paco Party (!)- quien se encarga de recomendarnos qué tipo de minijuegos podemos jugar en función al tiempo del que dispongamos y el número de amigos con los que nos encontremos.

Con respecto a los gráficos, hay poco sobre lo que hablar. Nos encontramos ante un juego que se interesa bastante poco por ellos, como es lógico. Simplemente vemos reflejados en pantalla los sencillos Miis, protagonizando cada uno de los desenfadados minijuegos. Siempre partiendo de un estilo tan simpático y caricaturesco como es habitual en este tipo de juegos de Wii. Así pues, Wii Party es un título variado y lleno de opciones que viene a ampliar la gran oferta que presenta la consola de Nintendo en este género.

Cerrar