Donde pongo el ojo, pongo el proyectil

10388

Fue en el año 2011 cuando Wargaming ponía a disposición de todos los usuarios de PC World of Tanks, un juego que bebe de numerosos géneros como por ejemplo el MMO, con un modelo de juego “free-to-play”. Ahora, un par de años más tarde, Wargaming vuelve a sorprendernos, aunque en esta ocasión en Xbox 360, con una adaptación de World of Tanks para la consola de sobremesa de Microsoft, en la que además de seguirse el modelo original de juego, se incluyen diversos cambios dispuestos a mejorar la experiencia con el mando. Poneos a los mandos de vuestro tanque y acompañadnos en el análisis de World of Tanks Xbox 360 Edition.

Después de haber sido anunciado en la conferencia de Microsoft del pasado E3, Xbox 360 recibe World of Tanks Xbox 360 Edition, una adaptación del juego homónimo para PC. Como todos sabréis en el año 2011 Wargaming apostó por un juego free-to-play en el que los jugadores amantes de los tanques de época encontrarían su sitio, gracias a un título lleno de acción, en el que la estrategia y la planificación de todos y cada uno de nuestros movimientos son fundamentales para salir airosos del campo de batalla. Esta nueva versión del juego ha sido adaptada a las características de la consola, aunque eso sí con algunas ausencias respecto al original.

Lo primero que tenemos que saber es que, a pesar de que World of Tanks para Xbox 360 sigue el modelo free to play, será necesario contar con una suscripción al servicio Xbox Live Gold para poder disfrutar del juego. De todas formas os avisamos de que si no contáis con esta suscripción, el juego permite a los usuarios Silver un periodo de prueba de siete días con el que tendrán acceso completo al juego, además de ofrecernos suculentas bonificaciones si nos decididos a ascender a Gold.



Una vez que puestos a los mandos del juego nos encontraremos en el Garaje, el lugar en el que los jugadores tendrán acceso a todo el abanico de posibilidades que ofrece el juego, y donde podremos prepararnos para la acción. Aquí lo primero que deberemos de hacer, bajo nuestra recomendación, y más si no hemos jugado antes a la versión para PC, es realizar el entrenamiento inicial. Gracias a este tendremos la oportunidad de conocer las nociones básicas de World of Tanks, además de tener una primera toma de contacto con los controles. Decimos esto porque meternos de lleno en el campo de batalla sin saber a qué nos estamos enfrentando, ni cómo debemos de resolver la situación, puede ser un auténtico suicidio, ya que World of Tanks ha modificado su sistema de control para adaptarse al mando de Xbox 360.

De esta forma nos encontraremos con que el movimiento de nuestro tanque se realizará con los sticks analógicos; con el izquierdo guiamos a nuestro vehículo, mientras que con el derecho podemos dirigir la mira del cañón. El movimiento de nuestro tanque puede parecer brusco, e incluso demasiado exigente en los primeros compases del juego, más aún cuando el usuario se aventure en terrenos más complicados que las tradicionales llanuras. Es por eso que serán numerosas las ocasiones en las que nuestro tanque se dirigirá, a veces sin nosotros quererlo, hacia diferentes obstáculos desperdigados por el escenarios, tales como vallas, árboles o edificios.

Por otro lado nos encontramos con el gatillo izquierdo, que será el encargado de disparar los proyectiles, después de que hayamos fijado nuestro objetivo en la mira. Para los jugadores menos experimentados, o todo aquel que prefiera empezar desde abajo en la curva de dificultad, tendrá la oportunidad de activar el auto apuntado, aunque no recomendamos esta opción para aquellos usuarios que quieran disfrutar de la verdadera esencia que nos propone World of Tanks. Por otro lado los tanques cuentan con la posibilidad de hacer zoom con nuestro cañón, algo que será indispensable para localizar, y aniquilar, a los enemigos que se encuentren en distancias largas.



Una vez que hayamos completado este primer paso que nos propone el tutorial, los usuarios tendrán la oportunidad de seguir curtiéndose gracias a una amplia lista de vídeos a modo de aprendizaje que nos enseñan otro tipo de opciones del juego. Para todo el que no desee recibir más consejos, la siguiente misión será meterse de lleno en el campo de batalla.

De nuevo en el Garaje será donde decidamos qué queremos hacer con nuestro carro de combate. Durante los primeros compases de juego el número de tanques disponibles para utilizar será escaso, y es ahí donde entrará el factor free to play y la pericia del jugador para conseguir monedas de cambio para conseguir mejorar su tanque, o bien hacerse con otros nuevos.

La versión para Xbox 360 de este MMO cuenta con tres facciones de tanques diferentes, procedentes de los Estados Unidos, Alemania y Reino Unido, que se podría antojar bastante inferior si lo comparamos con la versión de PC, aunque por supuesto no dudamos de que nuevos tanques lleguen con el tiempo gracias a las actualizaciones. Esto lleva a los jugadores a la posibilidad de elegir entre más de 60 tanques diferentes, todos ellos inspirados en reales máquinas vistas en el periodo de la Segunda Guerra Mundial, algo que sin lugar a dudas será un reclamo para los amantes de la historia de esa época.

 




A pesar de que World of Tanks es un título free to play, podemos aseguraros que el modelo de juego está adaptado perfectamente para aquellos jugadores que no deseen invertir dinero real, ya que adquirir tanques o mejorarlos mediante la vía rápida de nuestra moneda real no nos asegura una victoria en el campo de batalla. Es cierto que aquellos jugadores que inviertan este dinero en el juego conseguirán progresar de una manera más rápida, además de tener la oportunidad de hacerse con carros más devastadores, pero a fin de cuentas lo que importa en este título es la estrategia que tanto el jugador, como los restantes componentes del equipo, lleven a cabo a la hora de la verdad. De esta forma será posible conseguir nuevos vehículos a medida que vayamos jugando partidas, y sobre todo, que seamos el equipo ganador de cada ronda.

World of Tanks Xbox 360 Edition permite a los usuarios partidas de hasta 30 jugadores simultáneos, en concreto de quince contra quince, algo que asegura acción a raudales y diversión en el campo de batalla. El problema estará cuando en ciertas partidas este cupo de jugadores no se cumpla, por lo que podrían tener lugar batallas en las que simplemente nos enfrentemos en grupos de cinco contra cinco, algo que resta bastante diversión a lo que de verdad supone World of Tanks. Tenemos que admitir que nosotros hemos tenido que participar en algunas batallas con escaso número de jugadores, aunque todo podría ser debido a que el título se encuentra en un periodo reciente desde su lanzamiento y a que la hora a la que juguemos también es un factor fundamental.



Una vez que nos encontremos en el campo de batalla, y como hemos dicho ya varias veces, la cooperación con los restantes integrantes de nuestro e quipo será de vital importancia, y en definitiva inclinará la balanza hacia la victoria a aquellos jugadores que cooperen entre sí. Para poder comunicarnos tenemos el sistema tradicional del b que podemos utilizar en Xbox 360, aunque también está disponible un sistema con el que podemos acceder a una ruleta que nos sirve para comunicar al resto de integrantes de nuestro equipo diferentes situaciones, como por ejemplo pedir ayuda, o bien indicar donde se encuentra un tanque enemigo avistado.

Además de la cooperación, la elección de nuestro tanque también repercutirá en el transcurso de la partida, ya que existen diferentes clases de tanques, y cada uno de ellos adaptados a unas condiciones diferentes, o con unas características únicas que lo hacen ideal para cada ocasión. Por ejemplo, los tanques ligeros, como su nombre indica, tendrán la capacidad de moverse por terrenos anfractuosos con más soltura, además de ser más rápidos, por lo que son ideales por ejemplo para ser utilizados como vehículos espías que pueden delatar la posición del enemigo. Eso sí, un enfrentamiento directo de este tipo de tanque con otro de características más devastadoras puede ser un suicidio. Así nos encontramos por ejemplo con otros de peso medio, o finalmente los pesados, que cuentan con cañones de mayor envergadura y cuyos proyectiles pueden causar la destrucción de un tanque enemigo en un abrir y cerrar de ojos.



En cuanto a los modos de juego con los que cuenta World of Tanks Xbox 360 Edition son tres, aunque por desgracia estos serán elegidos de forma aleatoria en cada partida, por lo que los jugadores no tendrán más remedio que jugar al que se elija en cada ronda. De esta forma nos encontramos con; Batalla Estándar, aquí los jugadores tendrán que acabar con el equipo contrario o bien hacerse con la base enemiga, de una forma muy similar a las tradicionales “Capturar la bandera”, Encuentro, en el que los jugadores compiten por poseer las bases del mapa y por último Ataque/ Defensa, en el que un equipo tiene que sobrevivir defendiendo su base, mientras que el otro tiene que intentar capturarla. Los modos de juego, además de que no pueden ser seleccionados tienen el problema de que pueden llegar a caer en la monotonía cuando hemos disputado diversas batallas, más cuando el sistema nos vuelve a poner una y otra vez el mismo modo de juego.

En cuanto a los mapas disponibles, son de variadas dimensiones; así nos encontraremos con algunas zonas con edificios, que pueden tener una menor extensión, o bien con grandes extensiones de campo en la que los jugadores tendrán que ingeniárselas para encontrar una zona bien resguardada y en la que además se tenga un buen campo de visión. Aquí es de vital importancia encontrar por ejemplo matorrales, árboles o edificios, ya que estos nos permiten escondernos del cañón de los enemigos, y además nos dan la posibilidad de tener a tiro a los enemigos desprevenidos que pasen ante nuestros ojos. Aunque eso sí, no podemos olvidarnos de que controlamos tanques, algo que dificulta en cierta medida la búsqueda de un lugar ideal donde resguardarnos.

Al finalizar cada una de las partidas, que terminarán cuando nuestro tanque haya sido destruido, los jugadores tendrán la oportunidad de seguir disfrutando de la batalla, o bien regresar al Garaje sin ningún tipo de penalización. Sea cual sea la opción que hayamos elegido, una vez que termine la partida, que tienen una duración máxima de 15 minutos, serán cuando los jugadores, tanto vencedores como vencidos, reciban sus recompensas. Existe la posibilidad de adquirir una especie de suscripción Premium que otorga a los jugadores recompensas mucho mayores, que a fin de cuentas serán necesarias para mejorar nuestros vehículos o hacernos con otros diferentes. 



Gráficamente existen diferencias entre la versión de PC y la que ahora nos ocupa, la de Xbox 360. Los tanques, que son el plato fuerte de este título free to play, lucen de forma correcta, aunque en ciertos momentos podemos sufrir de cargas de texturas, sobre todo en los mapas de mayor envergadura. Los juegos de luces en el juego también son acertados, y están bastante cuidados. Además, y debido a que estamos controlando un vehículo de dimensiones y características titánicas, tendremos la oportunidad de destruir casi todo lo que se nos cruce en nuestro camino, aunque tenemos que admitir que las animaciones que reproducen estas destrucciones pueden ser bastante toscas en ciertos momentos.

Otro de los problemas a destacar en el juego son los excesivos tiempos de carga que tendremos que aguantar en el Garaje. Por ejemplo, visitar la tienda del juego supone un tiempo de carga, y echar un vistazo a todos los tanques disponibles también nos lleva a unos momentos de espera, a que pesar de no ser muy largos, son muy abundantes entre unos cambios de menús y otros.

En cuanto al sonido World of Tanks no cuenta con una banda sonora propiamente dicha, sino que todo el peso de este apartado recaerá en los efectos de sonido que tendremos la oportunidad de escuchas durante el fragor de la batalla. Así, será común escuchar sonidos ambientales, como el canto de los pájaros o el rugir de los motores de los tanques que se encuentran cercanos a nosotros. El sonido de los proyectiles y el estallido que sufren los tanques al ser destruidos están también representados fielmente.

Mención especial merece el doblaje al castellano, que aunque no es muy importante en el juego, se agradece sobre todo en el entrenamiento del título. Además el título se encuentra completamente traducido a nuestro idioma.

Rubén Moyano


———————————————————————————————————–

Valoración final

Jugabilidad: Se mantiene fiel a lo visto en su versión para PC, aunque en esta ocasión los controles han sido adaptados al mando de Xbox 360. Es cierto que en las primeras partidas será complicado hacerse a los mandos de un tanque, ya que tenemos que tener en cuenta que nos encontramos con un tanque de grandes dimensiones, aunque a medida que vayamos adquiriendo más experiencia los movimientos se realizarán de forma natural. El juego además supone un reclamo para los amantes de la historia que hay detrás de la Segunda Guerra Mundial, y sobre todo, de estos vehículos protagonista del juego; los tanques.

Gráficos: El juego no consigue estar a la altura de lo visto en la versión para PC, pero sí sabe mantener el tipo de forma correcta en Xbox 360. Algunos problemas de carga de texturas son lo más destacable en este juego que hace un buen uso de los efectos lumínicos y que cuenta con grandes detalles en el diseño de los tanques.

Sonido: Ausencia total de banda sonora, que aunque no es algo que tenga que ser negativo, hubiera ayudado a añadir un carácter más épico a las batallas. Una gran representación de sonidos ambientales, y sobre todo, una gran fidelidad a la hora de emular los sonidos que emiten los tanques y los proyectiles al llegar a un rival. Es de agradecer además que el juego venga doblado al castellano.

Duración: Infinita. Aquí es el usuario el que decide cuándo quiere poner punto y final a su experiencia en World of Tanks. Tenemos tres modos de juego disponibles, que se pueden antojar a la larga bastante escasos, y un gran repertorio de tanques disponibles para nuestra elección. Además existe la posibilidad de mejorar y personalizar nuestros tanques, algo que nos invitará a seguir jugando para conseguir hacernos con estos añadidos.

Conclusión:
World of Tanks Xbox 360 Edition se mantiene fiel en muchos de los apartados a su hermano mayor para PC. Cuenta con los ingredientes que ya han supuesto un éxito para Wargaming en PC, aunque en esta ocasión destinados para Xbox 360. Variedad de tanques, fidelidad con los originales, unos grandes efectos de sonido y por encima de todo, una jugabilidad a prueba de proyectiles. World of Tanks es un free to play que agradecerán los usuarios de Xbox 360 amantes de los disparos, y que además llamará la atención de los seguidores de los MMO y de la estrategia. Su sistema de juego se encuentra perfectamente equilibrado, por lo que tanto los usuarios que decidan pagar para mejorar, como los que no, encontrarán su hueco en este título.

Si tienes una Xbox 360 y una suscripción a Xbox Live Gold, World of Tanks es ideal para disfrutar de una experiencia única, y que combina lo mejor de diferentes géneros. A pesar de sus pequeños errores gráficos y en los controles, es un título digno de ser probado. Además, no dudamos de que Wargaming tenga planes de seguir ampliando el universo de World of Tanks con nuevas actualizaciones dispuestas a expandir la experiencia que supone este shooter de tanques.

———————————————————————————————————–

Si te ha gustado te gustará:

No te quedes solo en el juego:

  • Película: La cruz de hierro (1977)
  • Película: El pianista
  • Canción: El pianista (tema principal)

Publicaciones relacionadas

Cerrar