Una espada legendaria

5946

Después de la polémica suscitada acerca de su distribución o no en nuestras fronteras, por fin ha sido la propia Nintendo la que se ha animado a traernos este juego de rol. Y teniendo en cuenta que se trata de uno de los últimos títulos de entidad que vamos a ver en esta consola, su esfuerzo es doblemente meritorio.

Los creadores de juegos tan queridos e influyentes en su género (el del rol) como Xenogears (que apareció en la primera PlayStation) y Xenosaga (que debutó en PS2) dan la campanada en Wii. Sí, porque Xenoblade Chronicles es uno de los últimos grandes títulos que van a aparecer para la consola de sobremesa de Nintendo, máquina que verá cómo el año que viene aparece su sucesora.

El poder de una espada

El título nos sitúa en un mundo en guerra. Y es que los llamados Mekons, unos entes robóticos, quieren tomar el control de las tierras y las colonias donde residen los Bionis, es decir, los seres humanos. Pero dada la avanzada tecnología con la que cuentan los primeros, los Bionis se encuentran en clara desventaja.

Sin embargo, para igualar la contienda los Bionis pueden hacer uso del poder de una espada, la Monado. Dicha espada es capaz de hacer frente al poder del bando opuesto, y en la aventura es empuñada por el héroe principal: Shulk. Dicho personaje, con la ayuda de otros protagonistas como Fiora, Reyn o Dunban tiene que abrirse camino a través de múltiples escenarios para conseguir derrotar a los altos cargos de los Mekons. Y para conseguir tal fin, será necesario estar pegados a la pantalla durante más de 20 horas, cifra nada desdeñable.

Combates y exploración

El desarrollo que nos brinda esta aventura es de lo más variado. Uno de sus ingredientes principales, los combates, están diseñados con acierto. Estas batallas tienen lugar en tiempo real y nos ofrecen multitud de posibilidades. Tantas, que consiguen aportar un interesante puntito de estrategia al global de la aventura.

La exploración de los decorados también nos llevará mucho tiempo y dedicación. Y es que en los fondos encontraremos multitud de enemigos a los que eliminar, objetos que recoger, tesoros que descubrir… y personajes con los que interactuar. Y mucho ojo, que gracias a estos personajes no controlables podemos vivir una cantidad muy elevada de misiones secundarias, aspecto que dota al título de una profundidad y libertad de acción muy a tener en consideración. En este sentido, pocos juegos de rol disponibles en esta consola pueden competir con esta creación de Monolith.

Y algo parecido ocurre con los niveles de producción del título. Tanto los gráficos -nítidos, sólidos y brillantes- como la banda sonora (tan extensa como inspirada) dotan al título de una calidad audiovisual muy considerable, y más teniendo en cuenta los estándares de Wii.

Por citar algún defecto, es posible que el argumento de la aventura no sea tan complejo como a muchos nos hubiera gustado pero, dejando este pequeño tema al margen, es difícil criticar ningún otro aspecto de Xenoblade Chronicles.

Publicaciones relacionadas

Cerrar