El plataformas que todos estábamos esperando

Yooka Laylee nacía como una propuesta destinada a rescatar ese potente género de las décadas de los ochenta y noventa que se ha ido perdiendo con el paso del tiempo en los videojuegos. Gracias al trabajo de los veteranos de Rare, los títulos de plataformas están de vuelta por la puerta grande y con más vida que nunca. Abre un hueco en tu corazón para este camaleón y esta murciélago que vienen pisando fuerte.

13507

Desde hace años, los aficionados a los videojuegos quieren un título de plataformas y aventura que les traslade hasta lo más profundo de su infancia, recuperando un género que parece perdido y abandonado a la deriva tras una época dorada hace ya más de veinte años. La esencia de los títulos plataformeros ha comenzado a escindirse para convertirse en un baile de estilos que no termina por convencer a prácticamente nadie y es algo que los ex trabajadores de Rare, creadores de una joya como Banjo-Kazooie, sabían perfectamente.

Fue en ese momento en el que decidieron que las cosas debían cambiar cuando nacieron Yooka y Laylee, los dos nuevos personajes llamados a ser una leyenda de la industria del videojuego a la altura de sus padres espirituales o de otros colegas de renombre como Spyro, Crash Bandicoot, Jak, Daxter, entre otros. Los videojuegos de plataformas no estaban muertos, estaban de parranda. Y estos dos nuevos y gamberros amigos lo han demostrado con creces en su primera aventura.

Yooka, un camaleón y Laylee, una murciélago, son amigos inseparables. Descansan tranquilamente en su isla de origen hasta que se encuentran con un libro que parece revelar el escondrijo de un tesoro pirata. No obstante, dicho libro les es arrebatado de las manos por la fábrica colmena que regenta el malvado Capital B, quien quiere hacerse con el poderoso libro para hacerse con el control del mundo entero. Sin embargo, las páginas (denominadas pagies) tienen vida propia y consiguen escapar antes de ser atrapadas, distribuyéndose por diferentes mundos para malograr los planes de B. Yooka y Laylee tienen como misión recuperar las pagies y hacer frente a su enemigo para evitar la catástrofe.



Como decimos, Yooka-Laylee consigue rescatar todos los elementos básicos de un buen juego de plataformas y los traslada a la perfección hasta las consolas de nueva generación. A la propuesta de su argumento que invita a explorar todos los terrenos que le sea posible al jugador, hay que sumar diferentes objetivos que va añadiendo el título a lo largo de su progreso. No obstante, hay que destacar que si bien todo lo que propone el juego es una maravilla, puede antojarse un poco corto, ya que solo cuenta con cinco mundos diferentes; eso sí, muy variados y diferentes entre ellos. Lamentablemente, en esto también sigue las directrices de los grandes juegos de plataformas del pasado.

Así pues, con Yooka-Laylee tenemos la oportunidad de explorar cada rincón de cada uno de los mundos para descubrir multitud de secretos, retos, puzles y objetos coleccionables que incluyen en su interior. Es una tarea de lo más divertida, entretenida y alocada lanzarse a por todos los objetos de cada uno de esos emplazamientos. Entre ellos se encuentran las plumas, que sirven a modo de “dinero” dentro del juego para desbloquear grandes habilidades al comerciar con la serpiente Trowzer. Estos poderes van aumentando a medida que se avanza en la historia y permiten realizar movimientos combinados entre los dos personajes o adquirir habilidades que les ayuden a alcanzar objetivos que parecían imposibles, derrotar a enemigos más fuertes o alcanzar lugares inaccesibles. Por lo tanto, la evolución y rejugabilidad de los mundos es una pieza a tener muy en cuenta en este juego.

Otros coleccionables de los mundos son, por supuesto, las pagies. Hay un número determinado en cada uno de los territorios y son necesarias para desbloquear nuevos lugares o incluso ampliar los mundos ya existentes, algo que aumenta las variables y ofrece nuevas vertientes en un terreno conocido. Además, en cada uno de los mundos hay un guardián a modo de jefe que protegerá una pagie y al que habrá que vencer para conseguir avanzar y conseguir los objetivos. Otras de estas páginas especiales se obtienen a través de minijuegos de lo más variados. Yooka y Laylee pueden transformarse gracias a la doctora Puzz. Con ello se pueden superar algunos de los retos o interactuar con diferentes personajes que aportan pistas sobre el emplazamiento de algunas pagies o de los tesoros piratas. Además, también hay minijuegos de recreativas (regentadas por Rextro) o carreras de vagonetas del clásico Kartos. En la variedad está el gusto y desde luego la combinación de estos elementos son una absoluta locura en cuanto a entretenimiento.

Otro de los coleccionables indispensables son los escritores fantasma. Se tratan de cinco seres fantasmales que están repartidos por cada uno de los mundos y que al obtenerlos (no sin antes superar los retos necesarios para ello), consiguen desbloquear nuevos bibliómanos para ampliar los mundos jugables. Algunos son muy fáciles de obtener, mientras que otros obligan a devanarse los sesos para encontrar la fórmula necesaria para conseguirlos. Sin embargo, una vez se ha repetido el proceso un par de veces es fácil identificar dónde pueden situarse y el modo de atraparlos.

Las batallas contra los jefes son de lo más entretenidas y exigentes. En su máximo esplendor, obligan a los usuarios a exponer toda su habilidad para superar los obstáculos que imponen los guardianes de cada mundo. En definitiva, cumple lo prometido respecto a lo que debe ser un jefe de un territorio, sin duda, es el enemigo más difícil de vencer en cada uno de estos emplazamientos. De hecho, en ocasiones es necesario recurrir a algunos tónicos que potencien la velocidad la fuerza o incluso la salud (definidas en mariposas. Spyro, ¿eres tú?). Estos tónicos se obtienen al cumplir diversos objetivos a los largo del juego y en principio solo puede equiparse uno de ellos, por lo que hay que elegir muy bien cuál puede ser el más beneficioso para cada momento.

En definitiva, Yooka-Laylee es todo lo que espera cualquier amante de los videojuegos de plataformas y más. Saltos, golpes, giros y una enorme diversión es lo que espera a todos aquellos que quieran adentrarse en este mágico mundo nacido de unos genios como los ex miembros veteranos de Rare. Además, este nuevo universo esconde muchos secretos que quieren ser descubiertos, algunos incluso a modo de divertidos easter eggs. Si no, que se lo digan a Shovel Knight. Bienvenidos a la casilla de salida hacia el éxito, Yooka, Laylee.

Juan Montes



Jugabilidad: Una auténtica delicia para todos aquellos que nacieran en la década de los ochenta y los noventa. Yooka-Laylee rescata todos los elementos característicos de los clásicos plataformeros y añade nuevas fórmulas a base de guiños y técnicas propias que hacen del título un producto único e imperdible para cualquier aficionado al género. La combinación de todo lo mencionado es un cóctel maravilloso para disfrutar de un título delicioso y entretenido a partes iguales. Un must have.

Gráficos:
Se adapta perfectamente a lo que pide la generación actual de consolas. A pesar de tratarse de un título destinado a rememorar los grandes tiempos de los videojuegos plataformeros, cumple con creces las características técnicas que suelen aportar los juegos de los tiempos modernos con un acabado brutal en cada uno de sus personajes y unos entornos muy cuidados, coloridos y variados. Cada bibliómano es un mundo completamente distinto al anterior en el que cada uno de sus detalles está minuciosamente tratado. Además, rinde perfectamente en términos de tasa por segundo.

Duración: Posiblemente es el aspecto en el que más flaquea Yooka-Laylee. Si bien es cierto que conseguir todas las plumas, las pagies y el resto de coleccionables puede tornarse una tarea ardua, lo cierto es que completar la historia principal no debería llevar más de 12-15 horas, aunque es un tiempo que se disfruta por completo.

Sonido: La banda sonora que acompaña a este camaleón y esta murciélago también bebe directamente de lo que cualquiera podría esperar de un plataformas de estas características. Melodías movidas, melódicas y que pueden arrancar una sonrisa y ayudar a afrontar los retos con la alegría y el desenfreno que piden. Cumple que todo lo que se le puede pedir, por lo que, por supuesto, también es una sintonía muy pegadiza. Cabe destacar la ausencia de doblaje en los personajes, que hacen pequeños sonidos identificativos con el animal en el que están basados.

Conclusión:

Yooka-Laylee es ese videojuego de plataformas que todos estábamos esperando. Consigue aunar todos los elementos que hicieron grande al género entre los ochenta y los noventa y los dota de una identidad propia e intransferible que apunta a un éxito potencial. De hecho, no extrañaría ver una segunda entrega en el futuro si el público responde como se espera, dado el éxito de su campaña en Kickstarter. Los viejos rockeros han vuelto, aunque en esta ocasión sea a través de dos nuevos colegas que rinden tributo a sus mejores temas.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…

Yooka-Laylee cuenta con cameos de lo más especiales que tocarán la fibra sensible de algunos de los mayores aficionados a los videojuegos de plataformas.

Nacho Castañón

Editor y PR en Andro4all. Licenciado en Periodismo y Comunicación Integral. Formado en El Referente, Agencia Colpisa y AlfaBetaJuega, y escribiendo sobre el mundo de la tecnología, videojuegos y deporte desde 2013. Mi perfil en LinkedIn.
Cerrar