El mazo de la suerte

Nueva entrega exclusiva para PSP basada en el fenómeno televisivo mundial. Comprueba tus cartas y adéntrate en una aventura en la que tendrás que retarte con todo tipo de rivales. La suerte está echada.

Yu-Gi-Oh! es uno de esos productos japoneses que, poco a poco, ha ido alcanzando fama en todo el mundo. Y no solo se trata de una serie de éxito pasajero, sino que ya lleva dando guerra desde los tiempos de PlayStation (la primera). Lo que nació como una serie de televisión animada ha terminado por evolucionar en juego de cartas y, cómo no, en una franquicia de videojuegos de notable éxito.

La hora de la verdad

Esta nueva entrega de la ya veterana saga japonesa, que cuenta con un generoso número de aficionados en todo el mundo, se basa de nuevo en el popular juego de cartas. Esa es su base jugable. En la aventura tenemos que enfrentarnos a distintos enemigos (o duelistas) a base de combates estratégicos en los que nuestra pericia con las cartas lo supone todo. Cartas de varios tipos diferentes y que hemos de combinar: ataques, hechizos, curación, cadenas, bloqueos, invocaciones… y en dichos enfrentamientos gana quien consigue reducir primero la “vida” del rival, más o menos como sucede en Pokémon.

Como suele ser habitual dentro de esta serie, la cosa comienza de forma sencilla, con cartas no especialmente poderosas o importantes, pero a medida que ganamos combates y experiencia conseguimos también dinero con el que comprar nuevos sobres y obtener mejor material. Y es que el dinero es importante en este Yu-Gi-Oh!, puesto que igualmente podemos adquirir regalos para nuestros amigos.

¿Amigos? Pues sí, porque, tal y como indica su nombre, el juego está claramente diseñado para que combatamos y llevemos a cabo duelos en pareja. Es de esta manera como resulta más interesante. No obstante, si no disponemos de un amigo del que echar mano, siempre puede ser la propia inteligencia artificial de la máquina quien se encargue de pelear junto a nosotros. Una inteligencia artificial que, pese a sus limitaciones, salva la situación con cierta destreza.

Todo ello mientras jugamos un título ambientado en la tercera temporada de la serie. Nuestro papel es el de ser un duelista original (creado para la ocasión, queremos decir) mientras recorremos Neo Domino con la intención de ser el campeón del mundo y, ya de paso, salvar la ciudad de las amenazas que sufre.

Audiovisualmente el título cumple, presentando duelos en tres dimensiones y estando subtitulado a nuestro idioma (no tiene voces). Una aventura que sin duda gustará a los fans de la saga, pero que no por ello deja de ser bastante compleja. Tan compleja y profunda que son necesarios varios tutoriales para cogerle el truco.

Cerrar